«Dar subvenciones para una casa a quien no tiene ni para comer es absurdo»

Derrumbe parcial en la calle Santiago del casco histórico./LIÉBANA
Derrumbe parcial en la calle Santiago del casco histórico. / LIÉBANA

El alcalde de Jaén, Javier Márquez, defiende un «estudio sosegado» sobre el casco antiguo y el problema «complejo» de infravivienda

M. Á. C.JAÉN

El alcalde de Jaén, Javier Márquez, consideró ayer que la situación del casco antiguo, con numerosos solares e inmuebles en mal estado, debe «ser objeto de un estudio sosegado», ante el problema «complejo» que supone la existencia de infravivienda. La zona ha sufrido varios derrumbes en las últimas semanas (aumentando la inquietud por las lluvias que continúan), que han puesto más de relieve aún su precario estado y suscitado las críticas de formaciones políticas y asociaciones vecinales que demandan actuaciones urgentes. El último fue ayer mismo, en una vivienda en obras en la subida del Tiro Nacional, en el número 10. Bomberos de Jaén acordonó la zona y puso vallas. Según informó el 112, estaba deshabitada y no hubo que lamentar heridos.

Ayer se produjo un nuevo derrumbe, en el número 10 del Tiro Nacional, en una vivienda en obras

Para el regidor, el problema que existe en el casco antiguo con la infravivienda «realmente es mucho más complejo de lo que se está hablando». «Me parece muy bien que todos los partidos y las administraciones digan que van a crear un programa, que van a ayudar financieramente, pero lo máximo que puede, a lo mejor, es una determinada subvención y hablamos de infravivienda, es decir, por debajo de la vivienda, gente que no tiene ni para comer», de manera que por mucho que se le ofrezca el 50, 40 o 30 por ciento de una obra de rehabilitación de una casa, «el restante que debería aportar no tiene de dónde cogerlo y al final pierde sistemáticamente toda posibilidad de subvenciones». «Es como si le das nada, porque no pueden cumplir su parte», subrayó.

7 años y 1,8 millones perdidos

Se refirió así a la «dejadez de los propios propietarios, no ya de los que viven, sino sobre todo de los que abandonan» porque, entre otras cuestiones, «no tienen rentabilidad económica, son herencias envenenadas, por embargos, etcétera».

Por tanto, añadió el primer edil, el tema tiene que ser objeto de un estudio sosegado, porque dar subvenciones a personas que no tienen ni para comer es absurdo. Quedan muy bien los políticos porque somos muy generosos, pero realmente las infraviviendas van a seguir ahí», afirmó. Márquez abogó por «plantearse otro tipo de cuestiones». Aludió a un cambio de actividades en este área «con solares y viviendas escalonadas a las faldas del castillo», pueden tener otro tipo de actividades y que la zona «vaya siendo conquistada también por personas de fuera» y «se regenere, como ha pasado en otras ciudades».

Por su parte, el PSOE de Jaén consideró ayer que el debate sobre la situación del casco antiguo «ya ha perdido siete años, los que lleva el PP gobernando en la ciudad». Así lo indicó el secretario general de la agrupación local, Julio Millán, quien afeó al alcalde «las desafortunadas declaraciones» sobre la infravivienda.

«Ha dejado entrever que es inútil brindarles ayudas a la rehabilitación de sus casas porque son pobres. Los mismos derechos tienen que el resto de barrios de Jaén y de otras ciudades para vivir en un sitio digno», aseveró, apuntando además a «las posibilidades de financiación que ofrece la Junta para la rehabilitación de vivienda», que contempla hasta un 80 por ciento del total de la obra.

También habló Millán de pérdida de «oportunidades», «como el haber tenido que devolver 1,7 millones de euros de un plan de turismo con proyectos de mejora en la zona».

 

Fotos

Vídeos