La Soledad se queda en su templo