La Semana Santa de Jaén es solo el pico del iceberg

Traslado del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno a las cocheras de la cofradía./IDEAL
Traslado del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno a las cocheras de la cofradía. / IDEAL

Las cofradías realizan una intensa labor los 365 días del año, con cultos, visitas o proyectos de caridad | El día de después de la estación de penitencia es de intenso trabajo, y los cofrades tardan incluso días en completar las tareas de desmontaje y limpieza

Laura Velasco
LAURA VELASCO

Cuando el incienso deja de balancearse, las cornetas paran de sonar y las mantillas se quitan la peineta, comienza la segunda procesión de las cofradías: la que dura todo el año. El trabajo de estas es constante y no se limita a la Semana Santa, aunque quizás la sociedad desconozca a qué se dedican los otros meses. Antes de los días grandes de los cofrades hablamos con cuatro hermandades que relataron sus expectativas y novedades. Ahora hacen balance y explican cuáles son los siguientes pasos a seguir. Y por si a alguien le queda aún 'resaca cofrade' y nostalgia, ayer los operarios ofrecieron un choque de realidad con el desmontaje de las vallas y palcos de Carrera oficial. La Semana Santa 2019 está finiquitada.

La procesión estrella de Jaén, la de El Abuelo, fue todo un éxito. Así lo explica Ricardo Cobo, hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que habló ayer de la «madurez cofrade» que demostraron con las inclemencias del tiempo, tomando decisiones sobre la marcha y acortando el recorrido ante las amenazas de lluvia. «En la procesión ha habido muchos más claros que oscuros, la salida de la Virgen de los Dolores fue excepcional, los hermanos de luz perfectamente vestidos, un comportamiento disciplinado y un discurrir dinámico. Estoy satisfecho por todo», aclaró.

El sábado repartieron los claveles de los pasos en el Camarín a los que se acercaron, y también acudieron a ofrecerlos a hospitales y residencias. El domingo realizaron una Misa de Pascua y por la tarde realizaron el cambio de túnica de Nuestro Padre Jesús en presencia de varias personas enfermas. «Ese día acabamos a altas horas de la madrugada desmontando tronos, poniéndolo todo en su sitio, etc. Todo está en perfecto estado y una empresa se encargará de la limpieza a fondo del templo durante dos días. Después volveremos a la rutina», comentó.

Las hermandades quieren que la sociedad conozca el trabajo que realizan todo el año

Viva todo el año

Según Ricardo Cobo, en Semana Santa la actividad se intensifica, pero «la cofradía está viva todo el año». El próximo sábado celebrarán una misa de acción de gracias «para entrar de lleno en el tiempo de gloria, donde habrá muchas visitas de hermandades». Además, seguirán fomentando sus cimientos, «el culto, la formación y la caridad», y prepararán las elecciones a la Junta de Gobierno, que se celebran en septiembre. «El viernes tenemos la visita de Ciegos Españoles Católicos (CECO) y la ONCE, porque somos la primera cofradía con templo en Jaén accesible para los invidentes. Hemos desarrollado relieves de la cara de nuestras imágenes titulares para que puedan verlas con su lenguaje, el tacto», concluyó.

En la 'Madrugá' coincidió con El Abuelo otra procesión por segundo año consecutivo: la del Gran Poder. Su hermano mayor, Alberto Amate, explicaba que en 2018 salieron alrededor de 190 hermanos de luz, aumentando este año la cifra a alrededor de 220. La experiencia, aseguró, fue «impresionante». «La respuesta que recibimos fue impresionante, con gran apoyo del barrio, especialmente en la calle Gran Capitán, donde hubo una gran 'petalá'. El acompañamiento hacia el centro de los vecinos fue exagerado, y el pueblo de Jaén también nos apoyó mucho. Nos sentimos muy respaldados en Carrera oficial, donde era la primera vez que una hermandad pedía la venia a esas horas en la 'Madrugá'», comentó

Según apuntó, ahora toca «cambiar el chip». Para empezar, la próxima semana montarán una cruz de mayo en la calle de detrás de la puerta de salida de la hermandad - la Parroquia de la Santa Cruz-. «Tendremos un escenario, actuaciones y una barra para una jornada de convivencia entre los hermanos. Después nos centraremos en nuestro gran proyecto: acondicionar la nueva casa hermandad para abrirla en los próximos meses», añadió.

Un año antes que esta, en 207, se estrenó la Hermandad del Divino Maestro. Juan José Armijos, vocal de Comunicación de la hermandad, comentó que disfrutaron de «un Martes Santo ideal, porque el tiempo acompañó al cortejo, que estuvo muy ordenado pese al cambio de recorrido» -ya que recuperaron el original del primer año, y después de calle Álamos giraron a la izquierda para pasar por calle Almenas, al revés que el año pasado-. «El estreno de las imágenes causó sensaciones muy positivas en la gente, que abarrotó el templo a la salida y en el encierro. Nos sentimos muy arropados», agregó.

El día de después de la salida fue de «mucho trabajo», para dejarlo todo listo en una mañana «como si se fuese a dar clase ese día en el colegio Divino Maestro». En unas horas las imágenes se encontraban en la capilla y los pasos en la cochera de la agrupación.

Su próxima actividad programada también será la cruz de mayo, además de avanzar con el expediente de regulación para la adquisición de la virgen, María Santísima del Amor, para incorporarla a la hermandad y, algún día, a la estación de penitencia. «Queda mucho trabajo, queremos tenerla para finales de diciembre, porque incorporándola físicamente empezaremos a trabajar el sentimiento de devoción», aclaró. Además, se centrarán en su Proyecto Alma, que realizan conjuntamente con Cáritas para dar asistencia escolar a niños de familias con necesidades, ofreciéndoles apoyo educativo y meriendas. «Pensaremos en lo que nos hace falta para la próxima estación de penitencia, fomentaremos la convivencia entre hermanos y seguiremos luchando por ello», concluyó.

Por último, Francisco Javier Molina, hermano mayor de la Hermandad de la Caridad y Salud, destacó que el acogimiento del barrio y de Jaén en general fue «muy bueno». Tras la estación de penitencia invirtieron un par de días en el desmontaje, llevar las imágenes a su sitio, dejar los pasos en la nave, devolver los enseres prestados y las túnicas alquiladas y limpiar. Casi nada.

Las cruces serán la próxima parada de la hermandad, y cuando termine el curso cofrade, toca hacer balance. «Valoraremos el año y comenzaremos a +encarar el próximo curso», indicó. También les queda la sabatina en honor a la Virgen de la Salud, el segundo sábado de cada mes, el Rosario dedicado a ella en junio y el Corpus el mismo mes. En los actos que no son Semana Santa, afirmó Molina, a los cofrades «les cuesta más implicarse», algo que tratan de fomentar. «La gente de Jaén solo conoce que salimos el Lunes Santo y poco más, pero poco a poco se va dando a conocer el trabajo que realizamos todo el año», concluyó.

Celebración Pascual

Por otro lado, la celebración pascual reunió a numerosos fieles el pasado domingo en la Catedral de Jaén desde las 22:00. El obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, bendijo el fuego en el trascoro, donde comenzó la celebración, para de él encender el cirio pascual, símbolo de vida y resurrección. Con él encendido y en procesión, se acercaron hasta el presbiterio, con el templo a oscuras, el obispo, sacerdotes, diácono y seminaristas. Del cirio se prendieron las velas que fueron iluminando el templo, mientras se cantó el pregón pascual. También se leyeron las siete lecturas y los siete salmos que recorren la historia de la salvación. Antes de la proclamación del Evangelio, las campanas voltearon, anunciando que Cristo había resucitado, a la vez que se iluminó la Catedral.