El retraso de la aceituna tensa los mercados

Un jornalero recoge mantones en una finca de las inmediaciones de Baeza de Oleícola Jaén cosechada en octubre./POVEDA
Un jornalero recoge mantones en una finca de las inmediaciones de Baeza de Oleícola Jaén cosechada en octubre. / POVEDA

En toda España se produjeron en octubre y noviembre 102.000 toneladas que apenas cubrieron la mitad de las salidas, pero ni aún así suben los precios

R. I.JAÉN

La Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) estima que durante el mes de noviembre salieron al mercado 110.000 toneladas de aceite de oliva, según datos provisionales publicados ayer. Las salidas de octubre fueron algo más elevadas, y sumados los dos meses se supera por poco las 227.000 toneladas. La cifra está en la media de las últimas campañas, como destacaron ayer Asaja-Jaén y Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén. Pero en el inicio de esta temporada se ha producido menos aceite del que demandaba el mercado. AICA calcula que en toda España se produjeron durante los dos primeros meses de campaña 102.000 toneladas de aceite (de las que poco más de 12.600 fueron de Jaén). Menos de la mitad de las salidas fueron de aceite nuevo. El año pasado a estas alturas se había producido más del doble de aceite, 234.000 toneladas.

Aún hay enlace, aunque justo. Según los datos de AICA, las disponibilidades de aceite a 30 de noviembre eran de 268.350 toneladas, de las que 126.430 estaban en envasadoras y 136.700 en las almazaras (el año pasado eran de 323.000).

Asaja y UPA

ASAJA Jaén considera que la comercialización de aceite en noviembre fue aún escasa y que se corresponde con el retraso en la cosecha. Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de esta organización agraria, considera que aún es pronto para determinar el ritmo de la campaña y afirma que estas bajas salidas se deben a la escasa producción de noviembre, causada por el retraso en la maduración y por las lluvias.

Valero, considera fundamental que en el mes de diciembre se incrementen las salidas, ya que será en este periodo, y siempre que la climatología lo permita, cuando se podrá comprobar la capacidad comercializadora en una campaña en la que se prevé una excelente cosecha.

UPA Andalucía destacaba el buen ritmo de las salidas y también señala que los datos están condicionados por un retraso significativo y generalizado en la recolección. Las condiciones climatológicas de la primavera y el verano, unidas a las lluvias de octubre y noviembre, no han ayudado tampoco a que el fruto madure de forma adecuada, con los que los rendimientos grasos se están quedando «en torno a dos o tres puntos por debajo de lo que estaba previsto». Esta organización señala que este dato «supondrá una reducción en la producción de esta campaña» sobre lo estimado inicialmente.

Desde UPA Andalucía se reclama a la industria «detener la especulación y, por tanto, frenar la sangría en la bajada de precios en origen que llevan padeciendo los productores en las últimas semanas» (tres semanas de bajadas consecutivas y cotizaciones un 23% inferiores al precio de hace un año) cuando «los precios del aceite de oliva deberían ir inequívocamente al alza y los motivos son muchos y de peso: la menor disponibilidad de existencias con respecto al año anterior, el menor rendimiento graso, que hará que se obtenga a final de campaña una menor producción de aceite, el buen ritmo de comercialización. Se unen otros argumentos como las importantes caídas de producción de los países del arco mediterráneo, que harán que tengan que acudir a nuestro mercado para cubrir sus necesidades y que nuestro país domine los mercados», advierten desde UPA Andalucía.

La organización pide a los agricultores calma para evitar fluctuaciones en los precios, ya que un mercado estable facilita la exportación y la recuperación del consumo interior.

Cooperativas

Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén, por su parte, valora como «normales» las salidas de aceite en el arranque de la campaña con cifras que están en la media de las seis últimas temporadas. Así que se insiste en el mensaje de «normalidad, más aún dado el retraso en el inicio de la recolección este año y la consiguiente demora en la entrada en el mercado de más aceite.

«Se ha vendido todo lo que se ha producido, y se han tenido que aplazar incluso contratos a futuros porque no había suficiente aceite para atenderlos. Con estos contratos las salidas hubieran sido más elevadas», indicó en un comunicado Cristóbal Gallego, presidente del Consejo Sectorial de Aceite de Oliva de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén y también de Andalucía.

En un comunicado la organización -que agrupa a 165 de las 183 cooperativas aceiteras de la provincia- explica que por los bajos rendimientos muchos agricultores retrasaron el inicio de la campaña hasta diciembre. De hecho, no ha sido hasta los primeros días de este mes cuando se ha generalizado la apertura cooperativas, y hasta después del puente de la Inmaculada muchas de estas cooperativas han funcionado por debajo de su capacidad.