Reaparece la 'Minerva' de Castillo tras 32 años en una caja en el Museo

Reaparece la 'Minerva' de Castillo tras 32 años en una caja en el Museo

Fue hallada en 1986 tras unas excavaciones en el Cerro de Encina Hermosa y tras una exposición temporal en Jaén se le perdió la pista

J. E. P.JAÉN

El alcalde de Castillo de Locubín, Cristóbal Rodríguez, confirmó ayer que la 'Minerva de Encina Hermosa', una terracota romana encontrada en una excavación en el municipio en 1986, ha reaparecido en los almacenes del Museo Provincial, donde ha permanecido los últimos 32 años en una caja no catalogada. Junto a esta escultura hay otras piezas de interés histórico y artístico también procedentes del yacimiento de Castillo. El hallazgo supone un empujón más al interés del consistorio para dar a conocer Encina Hermosa. El próximo miércoles científicos de la Universidad Complutense de Madrid y de la de Jaén van a dar a conocer los resultados de un estudio realizado con un georadar en este monte, habitado desde la Edad del Cobre hasta la época romana.

Cabeza Baja de Encina Hermosa, una meseta sobre un monte, fue objeto de excavaciones en 1986, indica Rodríguez. La Junta acometió una actuación de urgencia en este yacimiento ante las sospechas de que estaba siendo expoliado. Se hicieron catas y los científicos lograron algunos hallazgos: la escultura de Minerva, otras reproducciones de escenas clásicas, monedas, vasijas y todo tipo de utensilios. «Encontraron lo que se cree que era una tienda romana, y allí había muchísimos objetos. Los científicos determinaron que Encina Hermosa era un centro religioso, a donde la gente iba a rendir culto a los dioses romanos. Sin embargo la ciudad sufrió un incendio y después fue abandonada. Así que debajo de las vigas de los tejados quemadas quedaron muchos objetos de interés para los científicos», indica Rodríguez.

Ese estudio determinó que en el cerro existió un asentamiento fortificado por un lienzo de muralla el típico 'oppidum'. Se identificó un complejo termal, una cisterna y restos de una prensa de aceite, esta última datada a principios del siglo I d. C., aunque el hallazgo más importante fue una vivienda romana de planta cuadrada, una 'tabernae'. Este yacimiento, según los datos obtenidos del registro arqueológico, se desarrolla fundamentalmente entre finales del siglo III a.C. y mediados del siglo II d.C., aunque su origen es anterior. Su interés radica fundamentalmente en los datos que puede aportar sobre el proceso de romanización en la comarca, según la ficha de este yacimiento en el registro de Patrimonio Inmueble de Andalucía

Exposición

Con las piezas que se encontraron en la excavación de urgencia se montó incluso una exposición temporal en el Museo, explica en alcalde de Castillo. Y después de la exposición, nada se volvió a saber ni de la 'Minerva' ni de ninguna de las piezas.

En 2004 el cerro fue declarado Bien de Interés Cultural, y el Ayuntamiento de Castillo se hizo con la propiedad. «Yo era por entonces concejal, y además de la adquisición se consiguió vallar la parcela para protegerla», explica Rodríguez.

El pasado invierno científicos de la Universidad Complutense, del Instituto Universitario de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén y del Instituto de Estudios Giennenses estudiaron el yacimiento con un georadar. El Ayuntamiento se interesó entonces por la Minerva y las piezas halladas en 1986, que finalmente aparecieron tras 32 años en cajas en el Museo.