Un radar móvil intensifica la vigilancia en los accesos a la capital

Agentes en el interior del vehículo especial adaptado. /POLICÍA LOCAL
Agentes en el interior del vehículo especial adaptado. / POLICÍA LOCAL

La Policía Local lo usará «de manera aleatoria» en las principales vías; el lunes la DGT comienza una campaña con especial atención al consumo de drogas

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

«Por tu seguridad. Reduce la velocidad». «Si respetas los límites de velocidad no tienes nada que temer». Con estos mensajes la Policía Local de Jaén anunciaba esta semana la instalación de un radar móvil en zonas estratégicas de Jaén «de manera aleatoria». El martes estuvo en la Carretera de Córdoba y en Ronda Sur, por ejemplo. El radar móvil, cedido por la Jefatura Provincial de Tráfico, vigilará los principales accesos a la ciudad y aquellas vías urbanas más proclives de peligro por altas velocidades, entre las que están las carreteras de Madrid, de Circunvalación y de Jabalcuz, el Camino Fuente de la Peña, la travesía N-323 a Bailén-Motril, las avenidas de Barcelona y Andalucía o la Ronda de los Olivares.

La cuantía de las sanciones a estas infracciones y, en su caso, la detracción de puntos en el permiso de conducción son variables y dependerá de los parámetros en que se rebasen los límites establecidos. En todo caso, el límite genérico de velocidad para el casco urbano es de 50 kilómetros por hora, salvo en zonas en las que la señalización vertical marque un límite de velocidad inferior. El radar se activa si se superan los márgenes de tolerancia establecidos. Así, por ejemplo, para una vía limitada a 50 kilómetros por hora, el radar sólo se activará si se superan los 60 kilómetros por hora.

La Policía Local colaborará con la Dirección General de Tráfico (DGT) además en la campaña que desde este lunes va a poner en marcha de vigilancia y control del consumo de alcohol y drogas entre los conductores, que se desarrollará hasta el domingo día 16. Los resultados revelan que el aumento de los controles preventivos está favoreciendo un cambio de comportamiento de los ciudadanos sobre esta materia, logrando reducir considerablemente el número de los que conducen bajo los efectos del alcohol.

En la última campaña, realizada en junio, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil efectuaron pruebas de alcoholemia a 3.339 conductores en las carreteras de la provincia, de los que tan solo 23 dieron resultados positivos. De forma paralela, los agentes practicaron test salivales para comprobar la presencia de drogas en el organismo a 147 automovilistas, de los que 26 resultaron positivas, es decir el 17 por ciento.

Esta última circunstancia ha motivado que en esta campaña se vaya a prestar especial dedicación a las inspecciones aleatorias del consumo de drogas, que tiene unos efectos más prolongados que el alcohol y unas secuelas mayores.

 

Fotos

Vídeos