«No queríamos que aquello estuviera muerto ni tener que coger la aceituna como ladrones»

Cuadrilla de trabajadores que están estos días en la finca recogiendo la aceituna./SAT JAÉN
Cuadrilla de trabajadores que están estos días en la finca recogiendo la aceituna. / SAT JAÉN

Treinta trabajadores se ganan un jornal en el Cerro Libertad, finca abandonada desde hace años y que el SAT ocupó hasta lograr explotarla legalmente

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

Son las ocho de la mañana en la gasolinera de La Salobreja, el punto de encuentro, y como cada mañana van llegando uno tras otro con cara de más o menos sueño. A simple vista pueden parecer una cuadrilla más, pero no lo son. Están haciendo historia, a su manera. Así lo ven y lo sienten desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Desde hace un par de semanas treinta «trabajadores y trabajadoras se ganan el jornal dignamente en el Cerro Libertad, finca abandonada desde hace siete años y que el SAT ha conseguido poner al servicio de quien lo trabaje durante esta campaña tras un año y medio de ocupación y lucha», afirman desde el sindicato. Es «el primer caso de este tipo en Europa».

La ocupación ya da su fruto. En su mayoría son de Jaén, Pegalajar y Jódar, aunque también hay del resto de Andalucía y hasta de fuera de España, desde Colombia a Bahamas. «La gente que ha ido saliendo, sin discriminación y lo más paritaria posible», explica Curro Moreno, ejerciendo de portavoz del SAT en Jaén. Más de un tercio son mujeres. Cerca de la mitad de la cuadrilla tiene menos de 30 años. El más joven, 17, y los hay más expertos por encima de los 50 años. Algunos es la primera vez que trabajan en el campo.

Tienen por delante seis horas y medio de trabajo en el campo, enganchándose desde las 8:30 horas hasta las 15:30 horas. Están cobrando 55 euros por el jornal de seis horas y media, «prácticamente conforme a convenio, porque hemos decidido que todas las categorías cobren igual. Están dados de alta, con su seguridad social». Los pagos los están haciendo desde que se ha liquidado la primera aceituna y con un bote del sindicato. Cuentan con un todoterreno del sindicato comprado con el fondo común y simpatizantes que han aportado su granito de arena. La aceituna la están llevando a la almazara de Mancha Real, donde «se están portando bien. En sintonía con el proyecto». Los probables beneficios se reinvertirán en la finca y otros proyectos. También podrían destinarse en parte al pago de los más de tres mil euros de multas que acumulan.

Calculan que tendrán unos 30 días de trabajo, «hasta enero, hay muchos jornales, no es comparable con lo del año pasado». «Nuestro objetivo es que aquello no estuviera muerto, ni que el que fuera a coger allí la aceituna tuviera que hacerlo a escondidas, ni como si fuera un ladrón», indica el portavoz del SAT. «Tenemos que recuperar esta tierra y que sea pública y de la Junta, no que esté en manos de los bancos que no son agricultores y solo quieren subvenciones de la PAC, y venderlo al mejor postor y mientras tanto se queda abandonada».

«Esto no acaba aquí»

Por ello, avisan: «Esto no ha acabado aquí. No nos conformamos con esto ¿El año que viene qué? El 28 de febrero acaba el contrato y ¿lo volvemos a dejar a su suerte? La única forma es que la finca esté en manos de los trabajadores el año que viene y el otro y al otro. No solo da trabajo en la recogida, también en la poda y las labores de arreglo», señala. «El objetivo era consolidar el Cerro Libertad y el segundo multiplicar la experiencia. Hay muchas fincas en esta situación», asevera.

Muchas fincas dejadas en Jaén

Solo en Sierra Mágina el sindicato tiene contabilizadas más de mil hectáreas de olivar en manos de los bancos. «Pueblos como Jódar o Torres que cada año mandan a miles de personas a la recogida del espárrago en Navarra o la vendimia a Francia, teniendo tierra a pocos kilómetros de su casa tienen que irse a miles de kilómetros a por un jornal», asevera Moreno.

El SAT ocupó esta finca, a cuatro kilómetros de Jaén capital, el 1 de abril de 2017, cuando se cumplía un año de la entrada en prisión del que fuera portavoz provincial del SAT, Andrés Bódalo, también como una medida más para reivindicar su puesta en libertad. En abril de 2018, la finca el Aguardentero, rebautizada como Cerro Libertad, con 6.500 olivos, fue desalojada por la Guardia Civil.

El pasado 21 de septiembre en Madrid el SAT rubricó el contrato con la entidad bancaria BBVA propietaria de la finca para recoger la aceituna de las 74 hectáreas de olivar de las que dispone la propiedad siendo todo el beneficio «para quien trabaje en ella».

 

Fotos

Vídeos