Proyectos históricos para «desatascar» en una visita «simbólica» del presidente de la Junta

Proyectos históricos para «desatascar» en una visita «simbólica» del presidente de la Junta

El tranvía, la Ciudad Sanitaria, la Ciudad de la Justicia o el APA III salieron a relucir en el encuentro con el alcalde, aunque sin concreciones

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZ

«¡Pero vaya un presidente, andaluz bueno, que tenemos. Eres muy guapo!». No eran ni las diez y media de la mañana y el recién estrenado presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, ya había recibido el primer piropo. Más tarde llegarían más en su paseo entre el hotel Xauen, en la plaza Deán Mazas, y el Ayuntamiento, en la plaza Santa María. «Gracias señora, me ha levantado usted la moral», le respondió Moreno Bonilla, que aproximadamente un mes después de tomar posesión del cargo, realizó ayer su primera visita institucional a Jaén capital, y a la provincia, concretamente a Linares, en una jornada en la que no hubo grandes anuncios, aunque sí muchos gestos.

El primero del día con la plataforma Jaén Merece Más. Se sabía desde hacía días que el presidente mantendría una reunión con la plataforma 'Todos a una por Linares', y a primera hora de la mañana de ayer se anunció que también lo haría con 'Jaén merece más'. Estaba en la agenda, pero en principio se planteó como un encuentro privado, aunque al final se acabó convocando a los medios. «Aquí estoy, he venido a veros incluso antes que al alcalde de Jaén», le dijo el presidente al portavoz de la plataforma, Juan Manuel Camacho, cuando se sentaban a charlar. Apenas 45 minutos de encuentro para una larga lista de peticiones elaborada por la plataforma.

«Ha sido una primera reunión simbólica, quería trasladarles que no me olvido de ellos por ser presidente, sino todo lo contrario», diría más tarde Moreno Bonilla a propósito de esa reunión y de la de por la tarde en Linares. «A partir de ahora vamos a tener reuniones regladas, con un orden del día y de manera periódica. Todo lo que vayamos avanzando lo sabrá la opinión pública», aseguró.

Tras su primer encuentro en el hotel Xauen, el presidente fue a pie hasta el Ayuntamiento. Aunque no tuvo que llegar hasta allí para encontrarse con el alcalde, Javier Márquez (PP). Éste salió a su encuentro a la calle Campanas, y juntos pasearon y posaron ante las cámaras en la plaza Santa María. «¿Pero que pasa aquí?», decía una señora alucinada ante tanta cámara. «Que ha venido Moreno», le respondió otra. «¿De qué Moreno hablas?», continuaba la señora sin enterarse. «¡Del presidente de la Junta!»

Alcalde y presidente entraron juntos al Ayuntamiento, acompañados de la delegada del Gobierno, Maribel Lozano, y del consejero de Hacienda, Juan Bravo. Allí mantuvieron una reunión en el despacho de Alcaldía de aproximadamente una hora. Y después, rueda de prensa ante los medios, que casi no cogían en la sala de prensa.

En los 40 minutos que duró la intervención ante los medios salieron a relucir proyectos históricos en la ciudad de Jaén, que en su inmensa mayoría, siguen siendo solo eso, proyectos: la Ciudad Sanitaria, la Ciudad de la Justicia, el APA III, el conservatorio, el barrio de Las Protegidas, el empleo y, como no, el tranvía.

«No hace ni un mes de mi toma de posesión y ya estoy en Jaén. El objetivo fundamental de esta visita ha sido tomarle el pulso a la ciudad, que necesita un cariño de la administración autonómica porque lleva tiempo olvidada y yo quiero expresarle mi respaldo», dijo Moreno Bonilla. «Vamos a empezar a desatascar proyectos y lo vamos a hacer con realismo. Tenemos que intentar por todos los medios que Jaén progrese y para eso es necesario que se generen empleos para evitar el éxodo de personas jóvenes y formadas. Esa tiene que ser nuestra primera acción, inversiones que tengan retorno y que atraigan el empleo».

«Máxima disponibilidad y voluntad de desatascar», insistió el presidente, que no concretó más allá, sino que aseguró que realizará muchas más visitas a la provincia, al igual que el resto de los consejeros.

Consejero jienense

Cuando se conocieron los nombres del nuevo Gobierno andaluz, en Jaén saltó la polémica por la ausencia de un consejero jienense. Ayer el presidente hizo mucho hincapié en la vinculación del nuevo consejero de Hacienda, Juan Bravo, con Jaén. «Es un consejero con una cartera fundamental: Hacienda, Industria y Energía, con una íntima vinculación con esta provincia y con esta ciudad. Tanto es así que anoche, rechazó dormir en el hotel donde nos alojamos todos y se fue a dormir a casa de sus suegros», dijo ante las risas de los presentes.

«Jaén ha estado bastante olvidada durante cuarenta años y tenemos unas carencias como ciudad y como provincia que no nos merecemos. No espero milagros de nadie, pero sí que haya un ánimo de trabajar», dijo durante su intervención el alcalde.

Fue él quien respondió cuando se preguntó por el tranvía, uno de los proyectos que, en teoría, será de los primeros en «desatascarse». Reconoció que en la reunión de ayer con Moreno Bonilla se abordó «de pasada», pero que es un tema con el que ya ha venido tratando con la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, que está «recabando el convenio». Tras recordar que, a pesar del acuerdo con su antecesor, Felipe López, en mayo de 2018, el tranvía está «en 'stand-by'», dijo confiar en que se pueda firmar el nuevo convenio y se lleve a cabo la licitación del servicio.

«También se ha puesto sobre la mesa el leasing» con el que la Junta compró los vagones para facilitar al Ayuntamiento su adquisición con pagos a plazos. Esta cuestión, la financiación del material móvil, originó el último desencuentro entre la anterior Junta y el Consistorio al defender éste su inclusión en los costes de explotación para definir el reparto del déficit, algo que el Gobierno andaluz siempre rechazó.

Elecciones

En el encuentro ante los medios se traspasaron las fronteras provinciales y fue pregunta obligada al presidente de la Junta, su opinión sobre la convocatoria de elecciones. «Ante las próximas citas electorales, generales y municipales, los partidos políticos y a sus dirigentes no deben trasladar al Parlamento andaluz la excitación ante un periodo electoral tan intenso». «Espero que no provoquen una radicalización de los posicionamientos de las fuerzas políticas» porque esto «sería ridículo y estéril para sus propios intereses electorales».

Ha añadido que si las fuerzas políticas que componen el Parlamento de Andalucía «se dedican a hacer campaña en la institución, probablemente encuentren la desaprobación incluso de sus propios electores».

«Andalucía tiene un nuevo gobierno y tiene que marchar y seguir funcionando porque no podemos permitirnos el lujo de que porque tengamos dos campañas consecutivas tengamos ahora bloqueado cuatro meses el Parlamento de Andalucía y estemos llevando iniciativas más de cara a la galería que de cara a los intereses públicos de los andaluces», insistió.

Junto a esto aseguró que la convocatoria de elecciones es una «dimisión» de Pedro Sánchez y de su «gobierno fallido» y destacó el proyecto político «regenerador» que encabeza el actual presidente del PP, Pablo Casado.

Más