El proyecto para remodelar Deán Mazas se mitiga por la presión ciudadana

Corte de la verja que separa los parterres en la plaza de Deán Mazas./LIÉBANA
Corte de la verja que separa los parterres en la plaza de Deán Mazas. / LIÉBANA

Técnicos municipales trasladan a los vecinos que la intervención en la arboleda será menor, la escultura permanecerá y buscan volver a colocar los bancos de piedra

JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Las obras de remodelación de la plaza de Deán Mazas prosiguieron ayer por segundo día y comenzaron los trabajos en la red de saneamiento en la vecina calle Cronista Cazabán. Todo ello a pesar de las protestas del día de antes, cuando cerca de doscientos ciudadanos tomaron por la tarde la plaza para dejar claro su rechazo a que este concurrido y emblemático espacio cambie de fisonomía y vea reducida su superficie verde. Concentración que, en presencia de un amplio despliegue policial, se repitió ayer a primera hora, aunque en menor número y colgando mensajes en las valla de obra. Una docena se dirigió acto seguido al Ayuntamiento para intentar hablar con algún concejal del equipo de gobierno o el edil no adscrito Iván Martínez, quien ha informado en ocasiones anteriores del proyecto de remodelación de esta plaza.

«Como era de esperar, no nos ha atendido ningún responsable político, sí los técnicos de la Gerencia de Urbanismo», explicó uno de los asistentes, Miguel Ángel Karames, del Movimiento Abierto por la Cultura (MAC), quien señaló que recibieron información del proyecto por parte de los arquitectos municipales. «Constatamos que el proyecto está sufriendo algunas modificaciones como consecuencia de la opinión pública», añadió.

En concreto, que la intervención en la arboleda de la plaza se mitiga, que se busca dónde recolocar los bancos de piedra, que ya estaban en 1930 cuando en el centro se colocó el monumento costeado por el pueblo de Jaén a Justino Flores (la escultura actual es una réplica, bastante fiel, pues el original pasó después al Museo Provincial) o que este monumento se mantendrá, etcétera.

También solicitaron, sin éxito, el informe favorable a la remodelación emitido en su día por Cultura de la Junta de Andalucía y que con anterioridad fue pedido igualmente por el Grupo Municipal de Jaén en Común y tampoco lo ha obtenido.

Trabajos

Si el primer día los trabajos consistieron en el vallado del perímetro y el desmontaje de bancos, pinetes y otros elementos, en la mañana de ayer se iniciaron las tareas de eliminación de los setos y de la pequeña verja que separa la solería de la plaza de los parterres mediante una sierra radial. El plazo de ejecución de las obras es de tres meses.

Por su parte, Jaén en Común (JeC) emitió ayer un comunicado en el que reprochó a la Diputación Provincial y al Ayuntamiento que «se sigan poniendo de perfil» ante la protesta social que ha generado la reforma de la plaza, recordando que ambas instituciones financian el proyecto - son los ayuntamientos los que deciden a qué destinar los Planes Provinciales de Obras - que, de no pararse, «asolará la plaza y la convertirá en inhabitable», según JeC.

Su portavoz, Manuel Montejo, añadió que Jaén «no merece un alcalde que no da explicaciones sobre por qué y para qué se lleva a cabo este proyecto que nadie ha pedido y que no es necesario». «Francisco Reyes y Javier Márquez no pueden ser meros espectadores, deben actuar con responsabilidad y dar una respuesta a la ciudadanía», inquirió.

Montejo negó que los árboles que no se tocarán sean los que más sombra dan, como dijo anteayer el concejal de Hacienda, y señaló que ecologistas, hosteleros, asociaciones culturales y vecinales, ciudadanía en general, partidos políticos y demás se concentraron el lunes para mostrar su «rechazo e indignación» y exigir explicaciones sobre «quién gana con el proyecto».

Para el portavoz de JeC, ese dinero tiene que ir a atender las «muchas necesidades» de los barrios y agradeció a quienes «están dando la cara en defensa del patrimonio y de la memoria colectiva de Jaén».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos