La producción de almendra superará las 2.700 toneladas en la provincia

Almendros en flor./ALFREDO AGUILAR
Almendros en flor. / ALFREDO AGUILAR

Aunque lentamente, la superficie de este cultivo del almendro en Jaén está creciendo en los últimos años fruto de la diversificación agraria y las líneas de ayudas públicas, incluso metiéndose en terrenos de regadío hasta ahora destinados casi en exclusiva al olivar.

A. B.JAÉN

La provincia de Jaén ha tenido una producción de 2.772 toneladas de almendra en la campaña 2018, lo que supone un aumento del 9% con respecto a 2017, en el que se recogieron 2.560 toneladas, y un 85% si lo comparamos con la media de los cinco últimos años.

En toda Andalucía se han producido 82.747 toneladas, un 7% más que la campaña anterior y un 101% más que la media de 2013-2016, lo que muestra que es un cultivo en auge en la región. Por provincias, la que mayor producción ha tenido ha sido Granada, con 27.493 toneladas seguida de Almería, 25.220 toneladas y Sevilla, 17.723 toneladas.

En lo referente a la superficie cultivada, los últimos datos disponibles de 2017, señalaban que en Jaén había 4.669 hectáreas, un 2% del total de Andalucía, en la que hay registradas 191.642 hectáreas. Las provincias con mayor presencia de este cultivo leñoso son Granada con 96.796 hectáreas, Almería con 55.128 hectáreas y Málaga con 16.947 hectáreas.

En toda España hay 660.637 hectáreas de almendro, de las cuales 93.406 hectáreas están abandonadas y 24.852 hectáreas no tienen un uso comercial, según datos de la Encuesta de 2017 sobre superficies y rendimientos de cultivos.

Según datos de la Junta de Andalucía, en esta campaña se ha alcanzado un récord de producción debido a la entrada de un gran número de hectáreas, fundamentalmente en regadío, en las que se han alcanzado elevados rendimientos. A pesar de ello, la superficie en secano en toda Andalucía supone el 92%, destacando las provincias de Granada con un 49%, Almería con un 35% y Málaga con un 12%, el resto corresponde a regadío, dentro del que destaca Sevilla con el 48% de la superficie en riego.

Tradicional y secano

Precisamente sobre este punto, el secretario general de COAG Jaén, Juan Luis Ávila, explica que en Jaén existen dos realidades con respecto a este cultivo, el almendro tradicional de secano que tiene poca producción y las plantaciones de regadío que resultan más rentables y que tienen una gestión más moderna. El primer caso, que es el que mayor superficie representa en Jaén, se da en localidades como Pozo Alcón, Huesa, Quesada, municipios limítrofes con Granada, y zonas donde se plantaron con el objetivo de parar la erosión y la desertificación. Suelen ser árboles viejos en muchos casos, en terrenos de pendiente, con dificultades y variedades muy tempranas en floración que tienen muchos problemas con las heladas.

El almendro en regadío, apunta Ávila, ha proliferado en Jaén en los últimos años, aunque aún está muy lejos del secano en cuanto superficie. «Son plantaciones con marcos más densos y con nuevos patrones, por ejemplo se planta con raíz de melocotonero para que crezca más rápido. Necesita dotaciones de agua muy importantes y están basadas en variedades más modernas, que son más tardías de floración», a lo que añade que esta realidad del almendro va más lenta porque en la provincia de Jaén queda poco terreno cultivable.

Diversificación

Tal y como señala Ávila son muchos los agricultores que eligen plantar almendros para la diversificación de las explotaciones agrarias, ya que es más eficiente para no sufrir las oscilaciones de precios, las condiciones meteorológicas o una mala cosecha. A pesar de ello, en la mayoría de los casos, en la provincia se prefiere apostar por plantaciones de olivar en intensivo o superintensivo.

En la provincia de Jaén se trata de un cultivo interesante porque utiliza la misma maquinaria y la tarea se acompasa con el olivar, completando el trabajo durante el año. Además, la Diputación provincial de Jaén ofrece una serie de ayudas para los agricultores que deciden apostar por este tipo de cultivo.

Con respecto a los inconvenientes del almendro, el responsable de COAG en Jaén pone de relieve que para que sea rentable debe ser de regadío, por lo que se tiene que contar con mucha agua. Asimismo es un cultivo más técnico que el olivar, «necesitas más formación a nivel técnico porque tiene un crecimiento muy rápido, le afectan muchas plagas y enfermedades, en definitiva tienes que esta más pendiente que del olivar» asegura.

Sobre los precios, el secretario general de COAG Jaén subraya que es un cultivo en el que no hay estabilidad ya que tiene mucha oscilación de precios, recordando que en 2010 la almendra se pagó a 3,60 euros a 9 euros hace dos años, o 4,60 euros este año.

Precios

Los precios liquidados al agricultor en la presente campaña han estado por debajo de los de la campaña precedente. Según señala el Observatorio de precios y mercados de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, los precios no han oscilado de forma importante a lo largo de la campaña, reduciéndose el factor de la especulación vivido en años anteriores. En enero del presente año el precio medio del kilo de almendra era de 4,55 euros, en febrero de 4,70 euros, en marzo 4,58 euros, en abril de 4,25 euros, en mayo de 4,50 euros, en junio 4,86 euros, de julio no se registraron datos pasando a finales de agosto, 4,96 euros, en septiembre, 4,89 euros y en octubre, 4,50 euros.

El técnico de Asaja en Huelma, Alfonso Justicia, explica que en líneas generales la presente campaña ha sido mejor que la anterior, especialmente en los almendros de variedades tardías. Justicia asegura que el almendro es un cultivo rentable, ya que está mecanizado, siéndolo aún más en el caso de las plantaciones de regadío que, a pesar de tener más gastos, triplican los beneficios.

Los trabajos que se realizan al almendro son parecidos a los del olivar, se podan, se labran o se mantiene el suelo con productos fitosanitarios, se abonan y se tratan en el caso de verse amenazados por alguna plaga.

Asimismo, Justicia confirma que se trata de un buen cultivo para la diversificación en la provincia de Jaén, sobre todo en zonas frías como la comarca de Sierra Mágina con variedades tardías como Guara, muy implantado en esta zona en los últimos tiempos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos