Vecinos toman la plaza Deán Mazas en protesta por las obras de remodelación

JOSÉ M. LIÉBANA

La llegada de maquinaria a Deán Mazas altera los ánimos de los concentrados, que derriban la valla

JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

La protesta de ayer por la tarde contra la remodelación de la plaza Deán Mazas de Jaén, iniciada por la mañana, discurría por la cauces previstos: concentración bajo los soportales del Palacio de los Vilches, malestar porque la valla de obra ocupaba más del espacio necesario para los trabajos, ausencia de actividad porque en esta época del año no se trabaja por la tarde debido a las altas temperaturas, pancartas hechas a mano, fotos antiguas de la zona en un atril, gente que toma el micrófono para dejar patente su rechazo o leer poemas alusivos y mucho calor a esa hora. Hasta que mediado el acto llegó por el otro extremo de la plaza, ante la atenta vigilancia de dos dotaciones de la Policía Local y una del Cuerpo Nacional de Policía, un pequeño camión que descargó una máquina retro excavadora y un operario abrió la valla para que entrara hasta el centro de la plaza.

Los concentrados ven entonces la máquina adentrarse en la zona que quieren proteger, algunos se indignan por lo que consideran una provocación, Lorenza Olivares (comerciante de la zona) deja de leer y la valla es sacudida, acabando en el suelo y pasando por encima el centenar largo de personas congregadas, que toma el centro del espacio al grito de «¡Esta plaza no se toca!», a la vez que rodean la máquina, mientras desde la acera de la calle Cronista Cazabán los agentes observan lo ocurrido.

Dentro continúa el ambiente reivindicativo y pacífico, la lectura de poemas y artículos sobre la historia de la plaza y sus valores medioambientales e históricos, y las alocuciones acusando al Ayuntamiento de falta de sensibilidad y de no escuchar a los ciudadanos, exigiendo a la Diputación que retire su parte de la financiación y a la Junta que retire la autorización.

JOSÉ M. LIÉBANA

Entre los presentes, ciudadanos a título personal en su mayoría y de todas las edades, el presidente de GEA, Manuel Ruiz; el portavoz de Jaén en Común, Manuel Montejo, la concejala también de JeC, Sara Martínez, militantes de Podemos, algunos del PSOE y Ciudadanos, miembros del colectivo Acción Conjunta por el Patrimonio de Jaén, integrantes del MAC (Movimiento Abierto por la Cultura), entre otros. Más tarde se incorporó la presidenta de la federación vecinal OCO, Josefa Alcántara, y el presidente de Torre del Concejo, Francisco Jesús Castro, entre otros.

Todos los que tomaron la palabra rechazaron la eliminación de arbolado y el cambio de fisonomía de la plaza. «Arrasan con lo verde y arrasan con la memoria», dijo el presidente de GEA. Otro pidió un instante de silencio para escuchar «el trino de lo gorriones y de los jilgueros que posiblemente ya no los podamos escuchar en esta plaza», dijo en referencia a las obras iniciadas a primera hora por la mañana. Los congregados se marcharon tras cantar 'Andaluces de Jaén' y convocar a las 8 de esta mañana en el mismo sitio.

Rechazo

El inicio de los trabajos se aplazó una semana por razones administrativas y ayer se comenzó con el vallado y el desmontaje de bancos y pinetes. La remodelación de esta céntrica, emblemática y concurrida plaza ha concitado en los últimos meses el rechazo de una parte importante de la sociedad jienense y de la oposición municipal.

«No queremos que Deán Mazas desaparezca tal y como la conocemos. No se puede tomar una decisión como esta de espaldas a la gente. Que sepamos, nadie ha pedido hacer esto», señaló JeC. El PSOE solicitó la convocatoria urgente del Consejo Local de Participación Ciudadana para que se analice el proyecto de remodelación.

En cambio, el concejal de Hacienda y Contratación, Manuel Bonilla (PP), defendió en nombre del gobierno municipal que las obras «son necesarias, puesto que se trata de cambiar todo el saneamiento de las calles colindantes por los problemas de filtraciones en bajos y cocheras que vienen padeciendo desde hace tiempo los vecinos». No obstante, las obras comenzaron ayer por la plaza.

Proyecto

Las obras fueron adjudicadas a la empresa Peninsular de Contratas por importe de 163.000 euros más IVA y serán financiados en un 71% por la Diputación y el 29% restante por el Ayuntamiento, que incluyó esta intervención en el Plan Provincial de Cooperación a obras y servicios de competencia municipal. La duración de las obras se ha estimado en unos tres meses.

El granito gris elegido para el suelo así como la desaparición de los cuatro parterres con vegetación que hay en la plaza son dos de los motivos más criticados, así como el cambio general de su fisonomía.

Aprovechar

Como ocurriera con la remodelación de la Carrera de Jesús, el gobierno municipal señala que el motivo es el arreglo de las tuberías de saneamiento del subsuelo, en este caso de la vecina calle Cronista Cazabán, que las llevará a cabo la empresa concesionaria Aqualia, y que el Ayuntamiento «aprovechará para remodelar una plaza que cuenta con el visto bueno de la Consejería de cultura de la Junta de Andalucía, ya que solo pretende ampliar el espacio para el ciudadano», apuntó el concejal de Hacienda, quien destacó que el proyecto contempla además una mejora de accesibilidad a este espacio neurálgico de la ciudad, una mejora del pavimento y del mobiliario urbano, «por lo que ganará el peatón y ganarán los vecinos y turistas».

«Lo que se pretende también es mantener toda la vegetación que da más sombra y además implantar los magnolios que en su día se retiraron de la Plaza de Santa María y se encuentran en la actualidad en el vivero municipal» añadió. «Ganaremos todos los ciudadanos», dijo.

Bonilla aseguró que se trata de «revitalizar» aún más este espacio y poner en valor un espacio monumental como es esta plaza tan emblemática del centro de la capital». Y recordó que han cumplido el compromiso de iniciar las obras en verano con el fin de «perjudicar lo menos posible» a vecinos, comerciantes y hosteleros, y que así lo solicitaron.

Oposición

El PSOE se mostró muy crítico con esta reforma desde el principio. Su secretario general y candidato a la alcaldía, Julio Millán, pidió al gobierno municipal que «devuelva el proyecto a los corrales», ya que supone un cambio «radical, sin diálogo y sin consenso». Y la agrupación de Ciudadanos (Cs) Jaén lamentó «la poca sensibilidad» del gobierno municipal con el tejido empresarial, hosteleros y comerciantes de la zona. Un asunto que se vive con intensidad en la calle y en las redes sociales en los últimos años.

Ayer, el PSOE solicitó formalmente al alcalde la convocatoria del Consejo Local de Participación Ciudadana para que se analice el proyecto de remodelación. Su portavoz municipal, Manuel Fernández, señaló en un comunicado que el PSOE registró por escrito esta petición, ya que se trata del órgano con mayor representatividad social del Ayuntamiento. «En la última renovación, el consejo quedó constituido por 57 asociaciones de vecinos y sectoriales, según informó el propio gobierno local, y creemos que este es el mejor termómetro para que el equipo de gobierno del PP teste el sentir ciudadano hacia este proyecto», dijo.

Y añadió que la remodelación de Deán Mazas «ha suscitado demasiadas voces en contra como para mover al alcalde a pensar con sosiego en lugar de tirarse a la remodelación a la tremenda, arramblando con todo». Y que además este proyecto «no tiene una motivación social suficiente» y «no gusta». «Nadie lo pidió y a la mayor parte de los afectados no les convence. Pocas señales más necesitaría un alcalde para entender que no es una obra aceptada y dejar así de navegar a contracorriente», subrayó antes de concluir que hay obras más necesarias y que están pendientes en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos