Piden ocho años de cárcel a tres policías por lesiones de una detenida

Comisaría de Policía Nacional en Jaén./IDEAL
Comisaría de Policía Nacional en Jaén. / IDEAL

La denunciante sufrió fracturas y perforación de tímpano tras pasar por Comisaría, y los funcionarios siempre se han declarado inocentes

Juan Esteban Poveda
JUAN ESTEBAN POVEDA

Tres funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía en Jaén serán juzgados por las lesiones que denunció una detenida. Una mujer que ya fue condenada a su vez por atentado tras su arresto, en otro procedimiento penal distinto y en el que quedó acreditado que ella agredió a los funcionarios. Pero ahora acusa a los agentes de golpearla y vejarla. Les pide ocho años de cárcel a cada uno. Los policías siempre se han declarado inocentes. De hecho, el juez instructor les creyó, y decretó el archivo de la causa por no encontrar indicios de criminalidad. Sin embargo, la Audiencia ordenó continuar con el procedimiento. El Fiscal no acusa, indican fuentes cercanas al procedimiento.

El 29 de julio de 2017 cuatro agentes de la Policía perseguían a un joven por el casco antiguo de Jaén. En la plaza de Santiago. Sobre el joven pesaban tres requisitorias judiciales y los agentes lo tenían bien identificado. Según la denunciante, que ejerce la acusación particular, ella se acercó a uno de los funcionarios a preguntar qué pasaba cuando éste, «sin contestarle, le propinó una patada en el pecho tirándola al suelo». Hay una condena dictada por conformidad en la que la mujer admite que agredió en este episodio.

Ambulancia y a Comisaría

La grabación que podía exculpar a los acusados fue borrada «por una confusión»

Se requirió entonces la presencia de una ambulancia dado el estado de nervios de la mujer, a la que pautó la ingesta de pastilla sublingual para prevenir un infarto.

Los policías, por su parte, se llevaron a la mujer detenida a la Comisaría. Siempre según la acusación que pesa sobre los agentes, en la entrada a las dependencias policiales comenzaron a gritarle y a insultarla. Y a golpearla en las piernas, tirones de pelo y porrazos por todo el cuerpo. Uno, según la denuncia, le dio en el oído provocándole una perforación del tímpano, como acreditan partes médicos aportados a la causa.

Cuando la mujer pidió que la llevasen al médico fue trasladada al centro de salud que hay frente a la Comisaría. Allí apreciaron la contusión en la oreja, tímpano perforado y golpes en el hombro. Fue al hospital donde encontraron restos de sangre en el oído.

Tras quedar en libertad la mujer volvió al médico, que detectó fractura de escafoides carpiano derecho.

Grabaciones borradas

En la causa consta también un informe del anterior comisario principal, Jesús Herranz, que confirma que las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la Comisaría en el momento en el que entraba la denunciante en calidad de detenida fueron borradas por una confusión, por lo tanto no pueden ser aportadas para aclarar lo ocurrido.

La acusación entiende que hubo delitos contra la integridad moral, por los que pide cinco años a cada agente, y también de lesiones, por los que suma otros tres.

Reclama 25.000 euros además en concepto de indemnización por los daños físicos y morales.