El pasado escondido tras los turistas de Jaén

Turistas entrando al Centro Cultural Baños Árabes, situado en la Plaza Santa. Luisa de Marillac. /IRENE MORAL GARCÍA
Turistas entrando al Centro Cultural Baños Árabes, situado en la Plaza Santa. Luisa de Marillac. / IRENE MORAL GARCÍA

Hay visitantes que llegan para buscar a sus ancestros o por el amor a su familia

IRENE MORAL GARCÍAJaén

¿Si supieses que los orígenes de tu familia están en otro país, irías a buscarlos? ¿Si tuvieras un recuerdo de la infancia con una prima que no ves desde que eras muy pequeño, te gustaría volver a vivirlo?

Denise Merino, una chica estadounidense proveniente de California, se ha atrevido a dar el paso. Su motivo de venir a Jaén es encontrar a sus ancestros perdidos, y lo hará a toda costa. Su abuelo Roger Merino decía que su familia provenía de Andalucía, y eso es lo que Denise está buscando. Así, junto con su esposo, se embarcó en un viaje que la ha llevado a recorrer casi toda la comunidad, y, después de visitar Málaga, Cádiz, Granada, Sevilla y Córdoba, cree que es más que probable que sus familiares se encuentren en Jaén. «He descubierto que había un obispo, llamado Esteban Gabriel Merino, que encargó la construcción de la Catedral allá por el año 1534. Creo que puede estar relacionado conmigo, así que me encuentro en Jaén para investigar por esa línea».

Aparte de su apasionante historia, Denise también comentó que la capital «le gustaba mucho» y que «pretendía volver en otro momento, si le era posible», una actitud que desde luego dice mucho del encanto de Jaén.

En 2019, un total de 2.799 turistas internacionales han visitado la capital

Sin embargo, Denise no es la única que tiene historias que contar. Pedro Ferreira, de Paraguay, relató qe la última vez que vio a su prima Anahí, fue a los siete años. «Ella y sus padres se mudaron para España y ya no la vi más. Por problemas familiares perdimos el contacto y ahora no sé dónde vive. Pero lo último que supe es que vinieron a Jaén, así que aquí la estamos buscando.»

Como esas hay muchas otra historias. Ya sea por sus asuntos personales, por la gastronomía, la sierra o el encanto arquitectónico de la ciudad, lo cierto es que, en lo que llevamos de año, un total de 2.799 turistas internacionales han pasado por la capital, para quedarse unos días o para hacer un recorrido acelerado. «Jaén es una ciudad de paso» afirmó una empleada de la Oficina de Turismo Municipal, situada en la calle Maestra. «Muchos de los turistas que van a las playas de Málaga o de Cádiz pasan por aquí y curiosean un poco. Es normal que venga gente que a lo mejor en lugar de quedarse más tiempo, solo pasan aquí un par de horas. Aún así, todo el mundo que viene siempre intenta disfrutar lo máximo posible y ver todo aquello que le dé tiempo a ver. Nosotros casi siempre recomendamos ver todo lo que se pueda, porque Jaén es una ciudad con mucho encanto y desde luego les va a merecer la pena», añadió.

Procedimiento a seguir

Desde luego, la Oficina de Turismo se encarga con creces de orientar a los turistas más perdidos y darles a conocer los monumentos más emblemáticos. Para ello, a su disposición ponen un mapa con un recorrido recomendado en orden de prioridad y cercanía (que incluye la Catedral, los Baños Árabes, el castillo de Santa Catalina y el Camarín de Nuestro Padre Jesús, entre otros) junto con una hoja de información en la que se incluyen los horarios y los precios de cada establecimiento. «Si no tienen tiempo, les recomendamos que vean la Catedral y el Castillo, sobre todo, aunque dependiendo del tiempo les hacemos una visita más personalizada».