Los nuevos radares ya multan en Jaén

Un coche pasa por delante de un radar./IDEAL
Un coche pasa por delante de un radar. / IDEAL

Ascienden a dieciséis los que están operativos y sancionando en la provincia

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Los malos datos de siniestralidad vial en las carreteras durante 2017 encendieron las alarmas en la Dirección General de Tráfico (DGT), con un brutal repunte de la mortalidad en suelo jienense (30 fallecidos el año pasado, 27 de ellos en vías interurbanas; en el primer trimestre de este curso han aumentado los accidente, aunque con menos muertes, cuatro). Para combatir la sangría la DGT optó por una serie de medidas, entre las que destacaban los impopulares radares, con la colocación de tres nuevos durante este año, que se sumaban a los dos instalados el pasado verano. Y ya están multando, todos ellos, se acabaron las pruebas, desde la Operación Retorno de Semana Santa, según confirmó ayer la DGT a este periódico, por lo que las primeras sanciones de estos ya están llegando a León, donde se recogen las de todos los radares del país.

Los tres nuevos radares de este año están en el kilómetro 7,700 de la A-319 en sentido decreciente desde Peal de Becerro hacia la sierra de Cazorla; en el km 92 decreciente de la A-316 en sentido Alcaudete en el cruce; y en La Glorieta del Clavijo, en la A-316, en el kilómetro 3,5 sentido Jaén-Úbeda. Este último es uno de los dos puntos negros actualmente de la provincia de Jaén. «Se entra con mucha velocidad y el conductor no tiene suficiente tiempo de reacción», explican desde la DGT (el otro es nuevo, el 319 de la A-4, cerca de Andújar, una doble contracurva, cuya velocidad se va a estudiar para adecuarla a la vía).

Los dos últimos instalados hasta estos están en la carretera A-6050, que une la capital jienense por Jabalcuz hasta Los Villares, que ya está también en pleno funcionamiento, aunque se dijo que en pruebas se avisaría cuando multara. Algo que ha levantado quejas y malestar entre vecinos de Jabalcuz, que señalan además que no aparece en la web de la DGT. «Hay un desfase, pero sí está funcionando, están llegando denuncias. Está perfectamente avisado en la carretera desde un kilómetro antes. Desde que se destapa el cartel de preaviso ya puede multar», indica el jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez.

De 100 a 500 euros

El radar se encuentra ubicado en el punto kilométrico 0,9, a la altura del paraje del Ojo del Buey, a la entrada de la cantera de Fuente de la Peña. También lleva meses multando el de la A-401, en el punto kilométrico 20,100 en sentido descendente. Se trata de la carretera que va desde Úbeda hasta Darro. El nuevo elemento disuasor está colocado a la altura de la localidad de Jódar,

Actualmente «son dieciséis los radares en la provincia de Jaén, quince fijos y uno de tramo)», señala Ramírez, aunque solo ocho pueden multar cada vez. La provincia de Jaén acumuló 105.813 multas (décimo tercer puesto en denuncias del país) en los primeros diez meses del pasado año. Las multas por exceso de velocidad oscilan entre los 100 y los 500 euros.

Jaén lidera el escalafón andaluz, con 1.973 multas por cada 10.000 empadronados (en todas baja la cifra menos en Jaén). Esto invita a tener en cuenta que uno de los factores principales que determina el volumen de sanciones es la cantidad de tráfico que soportan las carreteras del territorio, no solo por sus habitantes sino también del tráfico rodado de mercancías o de paso.

Además se van a instalar bandas sonoras longitudinales avisadoras por si hay un desplazamiento lateral (en los 20 km de la A-316 entre Martos y Alcaudete), cruces inteligentes (ya en funcionamiento en la Yuca, en la N-323) y una señalización que favorezca a los ciclistas, la DGT prevé utilizar drones, con una función de control, es decir, que puedan poner multas, igual que actualmente ocurre con los helicópteros.

 

Fotos

Vídeos