De niño de Pídeme la Luna a voluntario de la asociación

De niño de Pídeme la Luna a voluntario de la asociación

Tras superar una enfermedad, Álvaro acude como voluntario al hospital para ser el barbero de uno de los miembros del colectivo

Laura Velasco
LAURA VELASCO

Todo un ejemplo de que las historias más duras pueden también tener final feliz. De niño, Álvaro fue miembro de Pídeme la Luna, esa asociación que cumple los sueños de los niños con cáncer de la provincia de Jaén. Años después, este «luchador» ya es todo un hombre y ha montado su propia barbería en Arjonilla. Lejos de olvidarse de su vínculo con el colectivo, se ha ofrecido como voluntario para ser el barbero de los niños de la asociación. «No ha dudado en hacer un hueco en su agenda y desplazarse a la tercera planta de oncología del Hospital Materno Infantil de Jaén para cortarle el pelo a uno de nuestros niños ingresados», ha informado Pídeme la Luna.

Así, Pablo le pidió que lo dejara «bien guapo» y así fue. «Como no podía ser de otra manera, ha conseguido sacar a Pablo su mejor sonrisa. Han hablado y reído mientras le cortaba el pelo, porque Álvaro le contaba sus batallas y le ha dado mucho ánimo para que salga del hospital y se vaya pronto a casa. Una imagen vale más que mil palabras», ha concluido la asociación.