Se cae otro muro en el casco histórico y obliga a acordonar la zona por seguridad

Se cae otro muro en el casco histórico y obliga a acordonar la zona por seguridad

Los vecinos denuncian que el solar es de titularidad municipal, y que el mal estado de éste y el que queda contiguo, está afectando a las casas colindantes

LORENA CÁDIZ y MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Apenas una semana después del derrumbe de parte de una vivienda de la calle Elvín otro desprendimiento en el casco histórico de Jaén ha vuelto a inquietar a los vecinos y poner el foco sobre el paupérrimo estado en el que se encuentra. En esta ocasión fue en la calle Soria de San Juan, en el número 21, donde ayer se desprendió parte del muro de un solar, por lo que se ha requirió la intervención de los Bomberos de Jaén para asegurar la zona. Por suerte no hubo heridos. La Policía Local decidió cortar el paso peatonal de manera temporal, por riesgo de otro desprendimiento, según la información que proporcionaron en su cuenta de Twitter.

Desde la asociación de vecinos Torre del Concejo, del barrio de San Juan, lamentaron ayer esta situación, ya que, según su presidente, Francisco Jesús Castro Liébana, el solar en el que se produjo el derrumbe es propiedad del Ayuntamiento, y desde la asociación «le hemos comentado en más de una ocasión al concejal de Mantenimiento Urbano, Juan José Jódar, el mal estado en el que se encuentra»

Según Castro, el problema no es solo de este terreno sino que el que linda con éste, un poco más abajo, y que es propiedad de un banco, también se encuentra en mal estado. Justo debajo de estos dos terrenos «vive una mujer mayor que se vio obligada a intervenir en el solar vecino haciendo una arqueta y unas canalizaciones para evitar una acumulación de agua en su pared y que le afectara a los cimientos».

Desde la asociación consideran que el mal drenaje del agua es el causante de estas situaciones, una problemática que afecta a gran parte de la zona, ya que según Castro, la calle que queda por encima de Soria de San Juan, la calle Inspector Molinos, tiene «un evidente desnivel hacia la izquierda». Y además, «todo el agua que se acumula va hacia las viviendas que quedan más abajo».

Castro reivindica de nuevo la necesidad de que el Ayuntamiento solicite a la Junta de Andalucía la declaración del casco histórico como área de rehabilitación integral, y además de ésta, «hace falta el área de rehabilitación urbana pata los barrios de San Juan, La Magdalena y Antonio Díaz, que son la zona cero del caso antiguo».

¿Titularidad municipal?

Desde el Ayuntamiento, el concejal de Mantenimiento Urbano, aseguraba ayer a media tarde no tener conocimiento del derrumbe, ni de que nadie haya tratado con él la situación de ese muro. Además, Jódar aclaraba que el terreno donde se cayó el muro no es de titularidad municipal, sino que el Ayuntamiento es propietario de otro solar que queda más arriba. Según explicó, hoy procederán a la limpieza de los cascotes caídos en la calle.

Hay que recordar que un día después del suceso de la calle Elvín, el alcalde, Javier Márquez, insistió en el argumento de señalar a los propietarios cómo únicos responsables del estado de estos inmuebles. Habló de «la dejadez» de los propietarios: «Son ellos los que en primer lugar están obligados a mantener sus inmuebles»

Por su parte, el dirigente del PSOE, Julio Millán, responsabilizó al alcalde, Javier Márquez (PP), por «dejación de funciones» y carecer de un plan municipal de vivienda pese a tener Somuvisa. La concejala de Servicios Técnicos Municipales, Rosa Cárdenas (PP), lo tachó de «surrealista e increíble» porque el derrumbe fue en una propiedad privada y rechazó que el Ayuntamiento se haya negado a solicitar un área de rehabilitación integrada a la Junta para intervenir en materia de vivienda.

Jaén en Común responsabilizó a PP y PSOE de la situación del casco histórico, pues desde 2009 «no ha habido inversión en rehabilitación por parte de la Junta» y el Ayuntamiento «aún no ha sido capaz de redactar un Plan municipal de Vivienda y Suelo».

Estos nuevos derrumbes visibilizan la 'mala salud' del casco histórico de Jaén. Falta de presupuesto, trabas burocráticas, protecciones inesperadas, vidas truncadas. Una buena parte del callejero de la zona sur de la capital jienense está conformada por una sucesión de puertas y ventanas tapiadas, de candados en las puertas, de paredes desconchadas, de pintadas y de enseres en la calle.

Las viviendas no son de nadie. Nadie las quiere. Ni los propietarios que no pueden o no quieren hacerse cargo de ellas, ni la Administración, que se lava las manos señalando a los propietarios. La infravivienda del casco histórico de la capital es un problema de hace décadas al que nadie ha puesto solución y una queja permanente de los vecinos, que claman cada vez que pasan derrumbes de este tipo.