Mueren electrocutadas más de 70 aves en la zona del vertedero de la Diputación

Dos de las aves encontradas muertas esta semana en la zona próxima al vertedero de la Diputación./ECOLOGISTAS EN ACCIÓN
Dos de las aves encontradas muertas esta semana en la zona próxima al vertedero de la Diputación. / ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Utilizan los postes para posarse, y como estos no están adaptados a la normativa «caen fulminadas»; el tema ya ha sido denunciado ante el Seprona

LAURA VELASCOJAÉN

Ocurre desde hace años, pero en estas semanas las cifras no dan tregua. La zona del vertedero de la Diputación, donde existen varias líneas eléctricas con postes, es un cementerio de aves. Dos son los motivos: se electrocutan o se golpean con ellos al no verlos. La semana pasada, la Sociedad Ibérica para el Estudio y Conservación de los Ecosistemas (Siece) contabilizó 54 aves muertas en el perímetro alrededor del vertedero. El pasado jueves, Ecologistas en acción Jaén encontró otras 15 cigüeñas blancas y dos milanos negros en apenas 300 metros. Más de 70 aves en dos semanas. El tema ya está denunciado ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

Según explicó Javier Ramírez, de Ecologistas en Acción Jaén, en la zona se concentran miles de aves migratorias, otras tantas residentes en la zona y hasta aves rapaces para cazar. «Utilizan los postes para posarse, y como estos no están adaptados a la normativa se electrocutan. No tienen protección, así que el ave toca el cable y el hierro del poste y cae fulminada», recalcó. Es problema, aseguró, se ha intensificado con el cierre del vertedero municipal, ya que ahora se concentran muchas más en el de la Diputación, situado en el kilómetro 4 de la carretera de Fuerte del Rey.

Asimismo, Javier Ramírez explicó que es un tema que sufre «toda la provincia». «Líneas eléctricas hay en todas partes, Endesa las está adaptando en distintos sitios, pero el problema es que en este caso en concreto se están produciendo demasiadas muertes, así que deben adaptarlos lo antes posible», agregó. Por último, señaló que será el Seprona el encargado de ponerse en contacto con los propietarios de las líneas eléctricas, que puede ser Endesa o particulares. «Cuando son particulares es más complicado, porque requiere de una inversión privada», destacó.

Titularidad privada

En esta misma línea se pronunció Francisco Pulpillo, secretario en Jaén de la Sociedad Ibérica para el Estudio y Conservación de los Ecosistemas (Siece), que cree que Endesa «va aislando» las líneas poco a poco, pero el problema reside en las que son de titularidad privada. «Los particulares no están haciendo nada, tienen que aislarlas y gastar 10.000, 12.000 o 20.000 euros y es mucho dinero. La administración debería darles ayudas», admitió.

Francisco Pulpillo concretó que el problema es que las aves se posan «en las cabezas de las torretas que sostienen los cables», que tienen aisladores de cristal donde van enganchados estos. Las distancias son tan cortas que si tocan la torreta y el cable se produce la descarga eléctrica. «Ha pasado siempre, solo que ahora ha salido a la luz. Hace siete años encontramos cinco águilas», apostilló.

Una de las especies más afectadas son las cigüeñas. «Cada dos o tres días hay una nueva que ha fallecido», insistió. Igualmente, resaltó que los cadáveres de los animales se están recogiendo «muy poco a poco», porque los incendios concentran la mayor parte del personal y están «cortos de efectivos».

Indicó que los responsables «tienen conocimiento» de que esto ocurre, pero «no se han seguido los trámites oportunos para que se aíslen» las líneas. Pulpillo explicó que en 2015 comenzaron el proyecto 'Pon un tendido en tu punto de mira', a través del cual revisan las líneas eléctricas de la provincia, llegando a analizar 6.000 kilómetros de ellas. En 2016, contabilizaron 800 fallecimientos de aves electrocutadas. Comenzaron a darle visibilidad al tema, y aunque admite que aún queda mucho por recorrer, son varios los logros adquiridos. «En 2016 se han conseguido algunos aislamientos puntuales, y cada vez estamos haciendo más convenios verbales con Endesa, y se están realizando también convenios administrativos entre Endesa y Medio Ambiente para que se aisle una gran extensión de líneas peligrosas», recalcó Francisco Pulpillo.

El integrante de Siece concreta que tienen controlados los 'puntos negros'. «Estimamos que con el aislamiento de postes se han podido eliminar el 40% de las electrocuciones de la provincia», señala.