María Cantos: «No hemos llegado para calentar sillones o gobernar sin ganas»