Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

Manda la actualidad

Manda la actualidad
ISABEL RECA
ISABEL RECA

Corta me quedé la pasada semana al tratar Andújar Flamenca y su repercusión. Celebrado ya el certamen, que no feria, no cabe mayor éxito de público ni de nivel en lo que en la pasarela se ofreció con el beneplácito de la concurrencia que aplaudió a tope. Pero quizás, o sin quizás, la prueba más que evidente de que el acontecimiento era de un interés popular fue la presencia de la clase política en la afamada carpa. La convocatoria de elecciones en fecha más que señalada vinculada con el traje de flamenca, como es la Romería de la Virgen de la Cabeza, ha disparado los memes y comentarios en redes sociales; y además a políticos de todas las ideologías, con cargos o ya sin ellos, les han entrado un enorme regusto por esta moda, ellas por los faralaes y ellos, porque no, por el traje de corto, que también se exhibieron. En la tarde noche del sábado hubo más políticos por metro cuadrado que diseñadores y modelos, y eso que hasta se encontraban los galardonados en esta edición Victorio y Lucchino, pero la actualidad manda y había que aprovechar una convocatoria, como esta, multitudinaria, para hacerse presente, tanto con vistas a recuperar el sitio, como los nuevos cargos darse a conocer. No voy a citar nombres, vayamos a que se me olvide alguno y la liemos, pero allí estuvieron todos, en primera fila y haciendo declaraciones a los medios. Espero que no se enfade, ni derecha, ni izquierda. Observando la primera fila se observaba la incombustible presencia de Eduardo Criado, que no sé yo si como antaño al verse rodeado de tanto cargo de distintas administraciones aprovecharía, como entonces para sacarle y sonsacarle algún que otro beneficio para la ciudad; tablas no le faltan.