Luis Parras, 'alma mater' de la Universidad

De izquierda a derecha, José Rodríguez, Luis Parras, Juan Gómez, María Dolores Rincón y Olimpia Molina, ayer./IDEAL
De izquierda a derecha, José Rodríguez, Luis Parras, Juan Gómez, María Dolores Rincón y Olimpia Molina, ayer. / IDEAL

La UJA rinde un «justo» homenaje a su primer rector y a quien la puso en macha de forma colectiva

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANA

«Muchas gracias por quererme. He hecho todo lo que he podido y me han dejado», sentenció con su habitual socarronería Luis Parras Guijosa, el primer rector de la Universidad de Jaén (UJA) y el encargado de ponerla en marcha, allá por 1993 y de forma colectiva, como subrayó durante el sentido homenaje que recibió de la principal institución académica jienense y cuya esencia pudo resumirse en la parte final del himno universitario, 'Gaudeamus Igitur', con el que se cerró el acto: 'Florezca la Alma Mater que nos ha educado y ha reunido a los queridos compañeros que por regiones alejadas estaban dispersos'.

'Alma mater' en un doble sentido: como sinónimo de Universidad y como «persona o cosa que actúa como impulsora o motora de algo».

Un reconocimiento público, coincidiendo con su jubilación y como preámbulo a la celebración de los 25 años de la creación de la UJA en 2018, que incluyó la presentación de un libro sobre su figura, en el aula magna del Campus de las Lagunillas, y la dedicación de la Sala de Grados a Luis Parras Guijosa, en el edificio Zabaleta, acompañado de su sucesor, Manuel Parras Rosa, y del actual rector, Juan Gómez Ortega

Este aseguró que se trata de un homenaje «más que justo» para reconocer la «extraordinaria» labor realizada por Luis Parras al frente de la institución académica y que «supuso asentar los cimientos de la actual Universidad de Jaén».

Tras hacer un recorrido por su trayectoria al frente de la UJA, resaltó como una de sus labores más importantes el «dar sentido y justificar la creación de la Universidad de Jaén, desde su carácter como servicio público hacia la sociedad». «El tiempo ha demostrado de lo acertado de esta decisión», subrayó el rector.

Libro

Por su parte, la vicerrectora de Proyección de la Cultura, Deportes y Responsabilidad Social, María Dolores Rincón, aludió al libro 'Homenaje a Luis Parras Guijosa', editado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad. Se trata de una recopilación de textos escritos por unas 70 personas (amigos, familiares o políticos, entre otros), que conocieron a Parras durante los años que estuvo en el cargo, primero como presidente de la comisión gestora de la UJA y luego como rector. Una labor que resumió en un «¡Gracias!».

Por su parte, el director del Departamento de Estadística e Investigación Operativa, José Rodríguez Avi, hizo una semblanza de la faceta profesional académica de Parras Guijosa, así como de su gestión institucional en los complejos inicios de la Universidad de Jaén, resaltando su pedagogía en el día a día, en lo que denominó «el ejemplo del jefe», y mencionando a miembros de los primeros equipos directivos, como el gerente, Juan Hernández («¿Cómo se las apañaba para pagar las nóminas?», se preguntó). Los primeros vicerrectores y el primer secretario general de la Universidad de Jaén, José González García, encargado de la elaboración de los estatutos y de todo el proceso constituyente, que duró varios años.

El homenajeado

En su intervención, Luis Parras agradeció el homenaje, que esperaba que fuera más modesto, habló de las dificultades iniciales, de la escasez de medios (la tecnología más avanzada, una máquina de escribir electrónica), del crecimiento rápido (la UJA alcanzó los 16.000 alumnos en tres años) y equilibrado del Campus (respetuoso con el medio ambiente y con las personas con movilidad reducida) y de los momentos «delicados» (la incorporación de la Escuela de Enfermería y el Campus de Linares).

Y dijo que sin la comunidad universitaria en su conjunto no habría hecho nada, agradeciendo, expresamente, el trabajo del personal de administración y servicios (PAS), «por su dedicación profesional desde la creación de la UJA»; al profesorado, destacando el avance en la calidad de la docencia y la investigación, a la sociedad jienense «porque desde el principio creyó en nosotros»; a las personas que han formado los distintos equipos directivos que le acompañaron durante su etapa al frente de la UJA, a la Diputación de Jaén, «por su papel trascendental en la historia de la Universidad de Jaén», y a su familia. Y mencionó desde quien le dio el encargo de poner en marcha la Universidad, el exconsejero de Educación Antonio Pascual, hasta su chófer durante los años de rector, Juan de Dios.

Y concluyó haciendo autocrítica, ya que si bien la UJA no es de las últimas universidades, tampoco es de las primeras: «Hay que seguir trabajando, hay margen de mejora», concluyó antes de recibir un largo y caluroso aplauso de los muchos presentes (amigos, profesores y representantes sociales) y de recibir el escudo de la UJA, dedicado «al primer rector de la Universidad de Jaén».