López defiende como «pertinente y legal» la declaración de interés metropolitano para el tranvía de Jaén

López defiende como «pertinente y legal» la declaración de interés metropolitano para el tranvía de Jaén

Explica que algo que va al Consejo de Gobierno «tiene todos los informes jurídicos habidos y por haber para dejar claro que se actúa en base a la legalidad»

EUROPA PRESSJAÉN

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha defendido este lunes que la declaración del interés metropolitano en el tranvía de Jaén por parte del Consejo de Gobierno de la Junta es «absolutamente pertinente y legal».

Así lo ha indicado este lunes a preguntas de los periodistas sobre el recurso que Autobuses Castillo, concesionaria del transporte urbano en la capital, ha interpuesto contra esa declaración, «último compromiso» acordado en mayo con el Ayuntamiento para la puesta en marcha del tranvía y que se traduce en asumir el déficit de explotación al 75 y 25 por ciento, por parte de las administraciones autonómica y local, respectivamente.

Más información

López ha explicado que algo que va al Consejo de Gobierno «tiene todos los informes jurídicos habidos y por haber para dejar claro que se actúa en base a la legalidad», de modo que, «en aplicación de la ley ferroviaria de Andalucía eso es absolutamente pertinente y legal».

Ha apuntado que «no traspasa la frontera del término municipal de Jaén, pero tampoco lo traspasa el metro de Málaga y también tiene declaración de interés metropolitano«. »En base a que en Málaga capital, como en Jaén capital, otra cosa es la escala poblacional, hay servicios de carácter metropolitano o supramunicipal«, ha afirmado para aludir a hospitales, servicios administrativos del Estado o la Junta o la universidad, que »es lo que le confiere carácter metropolitano«.

Al hilo, ha confiado en que «los tribunales acaben dando la razón en este inicio de litigio que plantea una empresa a la Junta», que la semana pasada remitió a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Andalucía (TSJA) la documentación sobre ese acuerdo para responder a la demanda de la empresa.

López ha expresado su respeto a «que cada uno defiende los intereses como puede», si bien «la administración, Ayuntamiento y Junta, deben estar al servicio del interés general» de la ciudadanía. En este sentido, ha destacado que el compromiso de la Junta para que el tranvía funcione es «tan firme e inequívoco» como es «la actitud de bloqueo» por parte del Consistorio.

Se ha referido, de este modo, al planteamiento municipal para incluir en los costes de explotación la compra de los vagones cuando «en ninguno de los documentos --del acuerdo de mayo entre ambas administraciones para firmar un nuevo convenio que permita poner en marcha un sistema que no ha funcionado desde su implantación en 2011-- hay ninguna apelación» a recoger la inversión realizada en su momento para construir el tranvía, sino sobre los costes de explotación.

López, que ha precisado que la Junta asumió el 90 por ciento de esa inversión global de 120 millones y el Ayuntamiento «sólo el diez por ciento», fundamentalmente para adquirir las unidades móviles, ha subrayado que el nuevo argumento municipal «no tiene consistencia» y viene a ser una «maniobra de dilación».

Como ejemplo, ha apuntado que una cosa es la inversión para comprar un coche y otra la financiación necesaria para que circule, con combustible, seguro o impuestos. Así, en el caso del tranvía, por un lado, figura la inversión para implantarlo, con obra civil, catenarias, telecomunicaciones, semáforos y los vagones, y por otro, los costes para explotarlo, que es «lo que se acordó» en mayo.

Coincidencias llamativas

El consejero, además, ha llamado la atención sobre las «coincidencias» con respecto a 2011, año que en que se entregó el sistema al Ayuntamiento para su explotación. Entonces también hubo «un recurso» de Castillo (por competencia desleal por las pruebas en blanco) y «una frase, 'yo nunca me subiré en el tranvía', del exalcalde José Enrique Fernández de Moya.

En 2018 y después del acuerdo de mayo, «aparece una nueva variable no esperada (los vagones) a modo de juego de trileros» por parte municipal «y se produce otro recurso» de la empresa concesionaria. «La posición del Ayuntamiento antes era más contundente, nunca me subiré en el tranvía, y ahora, sobre una supuesta declaración de aceptación, en la práctica es no avanzar», ha indicado López, para el que se está en «el mismo escenario».

Así las cosas, ha dicho confiar en que el Consistorio respete el acuerdo y lleve a pleno el nuevo convenio que haga posible devolver a la Junta el tranvía para que se encargue de su explotación con «una estimación lo más acertada posible de los costes de operación y los ingresos estimados» para concretar el déficit que deben asumir al 75 y el 25 por ciento.

Argumento «surrealista»

Mientras tanto, la Consejería sigue trabajando en la redacción del pliego de condiciones para explotarlo, para lo que la semana pasada se adjudicó la asistencia técnica. Cuestionado por el planteamiento del gobierno municipal por el que no incluir los vagones en el coste de explotación podría suponer un trato de favor a la empresa que lo gestione, ha contestado que es «absolutamente surrealista».

Ha puesto el ejemplo de Granada, donde Junta y ayuntamientos han financiado al 83 y 17 por ciento el sistema en su conjunto, tras lo que hay dos opciones: la gestión directa o sacarla a licitación, algo que «parece mucho más racional sensato y barato». Eso significa, según ha agregado, que «con publicidad y concurrencia universal venga el mejor a explotarlo».

«¿Cómo se puede hablar de un trato de favor? Es desconocer absolutamente lo que representa la Ley de Contratos del Sector Público», ha subrayado no sin incidir en que se hace «con criterios estrictamente técnicos» para valorar la mejor oferta, sabiendo que ningún sistema público de transporte tiene superávit o es equilibrado al fijar precios por debajo del coste real para fomentar su uso.

El consejero ha expresado su «esperanza todavía», aunque «menor» que hace unos meses, para que se pueda cumplir el acuerdo de mayo, si bien ha insistido en que «depende de la voluntad del Ayuntamiento, exclusivamente» para aprobar ese nuevo convenio. De lo contrario, a la Junta no le «quedaría otra que seguir dando a la ciudadanía explicaciones y argumentos y esperar que el Ayuntamiento cambie de opinión o que el cambie el Ayuntamiento».

Giros

Ese convenio, a su juicio, se podría rubricar al margen de las discrepancias que, además, ambas administraciones mantienen con respecto al pago de los vagones que la Junta, «en auxilio» del Ayuntamiento, adquirió directamente dándole 17 años «para amortizar esa deuda en cómodos plazos trimestrales».

Como algunos de esos giros no se pagaron por parte municipal, «la Junta decide cumplir la ley» y aplica recargos, cuestionados por un informe del Tribunal de Cuentas que «interpreta que no se debieron girar como un cargo de derecho público, sino de derecho privado» y que el Ayuntamiento toma como base para pedir una compensación.

Según ha precisado, el Gobierno autonómico «no está de acuerdo» y ha rechazado esta solicitud al no entender de aplicación el criterio del Tribunal de Cuentas. «En cualquier caso, será objeto de aclaración en la esfera, me temo también, de lo contencioso-administrativo. Pero eso nada tiene que ver con la puesta en marcha del sistema tranviario», ha dicho.

López ha detallado que, «a estas alturas, lo pagado por el Ayuntamiento sobre el diez por ciento que le correspondía (de los 120 millones invertidos en total) es de 3,9 millones de euros» y ha hecho hincapié en que una deuda «se paga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos