En libertad con cargos los detenidos por la muerte del joven colombiano desaparecido

En libertad con cargos los detenidos por la muerte del joven colombiano desaparecido

Los cuatro previamente se negaron a declarar en la Comisaría de la Policía Local de Jaén, el quinto implicado está en prisión por otros hechos desde el año pasado

Laura Velasco
LAURA VELASCOJaén

Los cuatros detenidos por la desaparición hace nueve meses del joven colombiano de 32 años, Miguel Ángel López, y cuyos restos mortales fueron localizados por la Policía el pasado martes enterrados en una finca de olivar, quedaron ayer en libertad con cargos, después de pasar a disposición judicial por la mañana. Fuentes policiales confirmaron que los cuatro detenidos pasaron a sede judicial a las 11:30 horas a la espera de que se les tomase declaración y que el juez tomara las decisiones correspondientes. Los cuatro detenidos se negaron previamente a prestar declaración ante la Policía Nacional.

Desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se indicó a Europa Press que el magistrado instructor ha impuesto medidas cautelares a los cuatros detenidos. Por lo pronto, han tenido que entregar su pasaporte, tienen prohibido salir del territorio nacional y además deberán comparecer semanalmente en el juzgado. Los cargos que se le imputan inicialmente en esta causa en la que el juez ha decretado el secreto de sumario es homicidio e inhumación ilegal.

El juzgado encargado de la instrucción de esta causa es el número 4 de Jaén, aunque ha sido el del guardia, el número 3, el encargado de tomarles declaración por encontrarse de vacaciones la titular del número 4.

Además de estos cuatro detenidos, hay una quinta persona presuntamente involucrada en la desaparición de Miguel Ángel López y a la que no ha hecho falta detener porque está en prisión por otros hechos ajenos a este caso. Con este quinto implicado será la autoridad judicial la que decida el momento para tomarle declaración.

Las detenciones se practicaron a lo largo del miércoles, 10 de julio, en Jaén capital, Córdoba y Madrid, una vez que ya se había localizado el cuerpo de Miguel Ángel. Los que fueron detenidos fuera de Jaén eran los compañeros de piso del joven, que en todo momento estuvieron controlados por la Policía tras «marcharse» de la capital a medida que la investigación avanzaba.

Últimas noticias

La última vez que su exmujer habló con Miguel Ángel fue el 14 de octubre para decirle que al día siguiente se quería llevar a sus dos hijos a la Feria de San Lucas, pero nunca llegó a recogerlos. A partir de aquí se pierde la pista de este joven que vivía en una habitación alquilada de un piso del barrio de Peñamefécit, en Jaén capital.

La madre de Miguel Ángel interpuso la denuncia en Colombia después de llevar un mes sin noticias de su hijo. Al día siguiente, el 13 de noviembre, su exmujer también denunció su desaparición en Jaén. Desde entonces han pasado ocho meses de investigaciones hasta que finalmente la Policía ha descubierto el cadáver y ha procedido a la detención de tres personas.

Efectivos del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) de la Policía Nacional desplazados desde Madrid fueron los que, con ayuda de un georadar, localizaron el cuerpo enterrado en una finca de olivar del término municipal de Jaén. El cuerpo se encontraba enterrado a un metro de profundidad. Los restos se encuentran en las instalaciones del Instituto de Medicina Legal (IML) de Jaén.

Lo único que por el momento dicen saber los investigadores es que Miguel Ángel López falleció en el transcurso de una fiesta celebrada en su piso la madrugada del 13 al 14 de octubre y a la que asistieron las cinco personas que están siendo investigadas. Lo que ocurrió en esta fiesta es la incógnita que, según los responsables policiales, toca ahora despejar y para lo que se espera que los resultados de la autopsia arrojen luz. Según apuntó el Cuerpo, fue una fiesta que «se fue de las manos».

Por su parte, la exmujer de Miguel Ángel ya ha comenzado una campaña para recaudar fondos con el objetivo de poder repatriar los restos a Pereira, en Colombia, donde vive la madre y la familia del joven fallecido.