La legislatura de Hércules y Sísifo

Inauguración del edificio del Museo Íbero de Jaén por el Felipe VI y la presidenta andaluza, en diciembre del año pasado. /IDEAL
Inauguración del edificio del Museo Íbero de Jaén por el Felipe VI y la presidenta andaluza, en diciembre del año pasado. / IDEAL

La X legislatura autonómica, de salida de la crisis, acabó proyectos 'eternos' como el Museo Íbero o la Autovía del Olivar, mientras otros suben y bajan, como el tranvía o la Ciudad de la Justicia

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Ahí está, en el escudo andaluz, joven, vestido con la piel y tocado con la cabeza de un león mientras sujeta por las guedejas a otros dos domesticados, y enmarcado todo por las dos columnas que separó en el Estrecho, a un lado el Peñón de Gibraltar y al otro el monte ceutí Hacho, o el marroquí Musa, en un momento mítico como él, cuando le encargaron hacerse con el ganado de Gerión en el décimo de sus doce trabajos. Es el Heracles griego, el Hércules para los romanos, el héroe de los héroes, símbolo de la fuerza, del trabajo, de la vitalidad y de la valentía, y por eso quería Blas Infante que estuviera en el escudo de Andalucía, inspirándose por cierto en el de Cádiz. De ahí que se llame hercúleo a lo que cuesta mucho y por eso en Jaén se sabe mucha mitología.

Con la convocatoria de elecciones para el próximo 2 de diciembre, hecha esta semana por la presidenta andaluza, Susana Díaz, acaba la décima legislatura autonómica (2015-2018), de salida de la Gran Recesión en cuanto a grandes cifras económicas se refiere, después de un trienio negro (2012-2015) de profundización de la crisis que estalló en el cuatrienio anterior (2008-2012).

Una legislatura que en la provincia de Jaén ha visto hechos realidad por fin proyectos hercúleos, por la cuantiosa inversión y por las paralizaciones y retrasos, como la Autovía del Olivar o el Museo Íbero, mientras que otros han visto subir año tras año, como el castigado Sísifo, otro personaje mitológico, la piedra de su inclusión en los presupuestos, para verla caer en los doce mese siguientes. Es el caso de la Ciudad de la Justicia, del tranvía, el IES del casco histórico (APA III) o el Conservatorio Superior de Música en la capital; o por fin iniciados, como el ramal ferroviario de Linares a Vadollano, o ya próximos a su terminación después de no pocos anuncios, como el 'chare' de Cazorla.

Y todo ello en medio de un resurgir de plataformas ciudadanas que han reclamado más inversiones, una vez superados los años duros de ajustes y recortes, en un provincia acuciada por el paro y que en los últimos años se enfrenta a la pérdida de población, un mito más propio de otras latitudes y al que era ajeno que hasta hace poco.

Autovía del Olivar | Aunque queda aún queda

Fue la principal apuesta del Gobierno andaluz en Jaén durante los años malos e incluso así sufrió paralizaciones y ralentizaciones. Fue en 2005, antes de la crisis, cuando propuso unir las ciudades medias del interior andaluz, en lo que primero llamó el Eje Diagonal Intermedio, que en la provincia ya tenía algún tramo construido con anterioridad, como el de Martos a Jaén. En 2007 fue bautizada como Autovía del Olivar, a iniciativa del entonces todopoderoso consejero de Presidencia, Gaspar Zarrías. Ese año se inauguró el tramo Úbeda-Baeza y se puso la primera piedra de la Variante de Macha Real. Hasta que llegó el tiempo de la austeridad. En 2015, año de las anteriores elecciones, se reactivaron a la vez todos los tramos iniciados con unos presupuestos ya menos restrictivos y, a finales de ese año, se inauguró el de la Cuesta de Baeza, quedando unidas, ya sin intermitencias Úbeda y Martos. En estos casi tres años ha crecido de forma importante el número de usuarios de la autovía y de visitantes a los municipios por donde pasa, en especial las ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Actualmente, la Consejería de Fomento lleva a cabo obras de emergencia, mayores de lo previsto (400.000 euros), por el deslizamiento de una de las calzadas en la Cuesta de Baeza debido a las lluvias de primeros de año. Está previsto que acaben el mes que viene y que por entonces empiece la construcción del enlace de Baeza con la autovía A-32 (Bailén-Albacete), que construye el Ministerio de Fomento.

Pero incluso proyectos tan importantes y tan esperados no están terminados del todo. Ahora mismo son 75 kilómetros hasta Martos y quedan su continuación hacia la provincia de Córdoba y su final en la sevillana de Estepa. Queda en torno a la mitad de la Autovía del Olivar.

Museo Íbero | Edificio pero sin colección

Es otro de los proyectos largamente esperados y que vio la luz en la legislatura que se va, si bien tampoco está completo puesto que aún queda la exposición permanente, cuya conclusión la Consejería de Cultura ha fijado para 2021, si bien no descarta aperturas parciales conforme avancen los trabajos museográficos. Propuesto en 1998, tras innumerables tiras y aflojas entre administraciones y posteriores escollos en torno al proyecto técnico, la primera piedra se logró poner en septiembre de 2009 en el espacio de la antigua prisión provincial, de la que se quiso conservar una parte para integrarla pero al final hubo que tirarla entera por las grietas.

Las obras fueron bien hasta que llegaron las dificultades presupuetarias y de adaptación del proyecto técnico a nuevas normativas. En la anterior legislatura estuvieron paralizadas, entre 2012 y 2014, y fueron reactivadas en el «punto de inflexión», como llamó el propio Gobierno andaluz a los presupuestos de 2015, inicio de esta legislatura, cuando se planteó acabar los proyectos ya iniciados en lugar de plantear otros nuevos. El Museo Íbero, único en el mundo de sus características y que tiene un ámbito andaluz, ha sido otro de los proyectos que en mayor o menor grado ha mantenido vivos la Junta durante estos años, hasta su conclusión a comienzos de 2017 y su inauguración por el Rey Felipe VI en diciembre pasado.

El tranvía | El cuento de nunca acabar

El sistema tranviario jienense fue en cambio la apuesta de la Junta en la octava legislatura, la de comienzos de la crisis, con una inversión global de 120 millones de euros, incluida la adquisición de los cinco tranvías, ahora objeto de la enésima pelea. Diseñado junto a otros proyectos similares antes de las vacas flacas, su ejecución en tiempo récord - entre mayo de 2009 y enero de 2011 - coincidió con los inicios de la Gran Recesión. El cambio de gobierno municipal en Jaén, en junio de 2011, llevó a su paralización, salvo el intento en 2012 de que lo explotara Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), antes del 'procès'. La empresa pública catalana hizo el estudio de costes y declinó hacerlo una vez que el Ayuntamiento de Jaén dejó claro que no destinaría «un solo euro» a su puesta en marcha.

El relevo en la alcaldía hace ahora casi tres años abrió al menos un escenario de negociación. Pero durante 2016 y 2017 surgió el escollo, esgrimido por el Ayuntamiento y la Cámara de Cuentas de las facturas de los trenes, con un cobro indebido. La situación encalló pese a la buena disposición, hasta que en este año se desencadenaron los acontecimientos. En febrero se buscó el concurso de la Diputación para reducir la aportación municipal al 40%, aunque ya la Junta tenía en mente una propuestas más ambiciosa, visto el buen resultado del metro ligero de Granada, los siete años transcurridos y las dificultades técnicas del Ayuntamiento para ponerlo en marcha. Así que en mayo se llegó a un acuerdo, escenificado en un apretón de manos, para que la Junta asuma el 75% del déficit, pero sobre todo la explotación del transporte.

Ello suponía un cambio sustancial respecto al convenio firmado en 2008, cuando la Junta asumió la construcción en solitario de toda la infraestructura y el Ayuntamiento, los trenes, la explotación y el 100% del déficit. El Gobierno andaluz declaró al mes siguiente el carácter metropolitano del tranvía jienense e incluso se habló de que a finales de este año podían estar los tranvías fuera de las cocheras en pruebas. Pero desde entonces Sísifo sigue haciendo de las suyas y los famosos 'flecos' del nuevo convenio no terminan de atarse, con el pago de los cinco tranvías como telón de fondo.

Así que el tranvía tendrá que esperar a la próxima legislatura para echar a andar y también al próximo mandato municipal, a partir de junio de 2019, pues antes hay que firmar el convenio, licitar el servicio, adjudicar, reparar los desperfectos y hacer las pruebas. Todo ello, confiando en que los actores que salgan de ambos procesos electorales, sean los mismos u otros, mantengan lo avanzado ya.

IES del casco histórico | El decano de los proyectos

Si hay un proyecto longevo es el uso público que se dará al solar de San Andrés (APA III), en el casco histórico jienense: más de veinte años. Al final se decidió que fuera un instituto, en concreto la ampliación de IES San Juan Bosco, más FP Dual. La parcela es propiedad de la empresa pública AVRA (Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía). El Ayuntamiento, para adquirirla y ponerla a disposición de la Consejería de Educación ofreció a AVRA una permuta por otros terrenos en el Polígono del Valle, y ahí encalló durante años por desencuentros jurídicos y políticos, a pesar de la reivindicación de los vecinos para revitalizar el casco histórico. El IES del APA III ha aparecido innumerables veces en los presupuestos autonómicos. En los de 2018 hay consignados 4,7 millones para hacer el instituto. La novedad es el acuerdo reciente en la permuta, aprobado en el último pleno municipal. Salvo que el proyecto vuelva a rodar ladera abajo por la empinada calle San Andrés.

Conservatorio Superior de Música | La flauta sigue sin sonar

Otro asunto desbrozado en los últimos meses es el conflicto urbanístico en la parcela del Bulevar donde irá la sede del Conservatorio Superior de Música. EPSA construyó en su día mal un vial que pasa por dicha parcela, afectando a los solares privados aledaños. Sus propietarios ganaron el pleito. Al final, la Junta ha decidido financiar la modificación del vial (300.000 euros en los presupuestos de este año) y el Ayuntamiento agilizará los trámites urbanísticos de la parcela resultante del Conservatorio. En el último pleno aprobó también el estudio de detalle y resta el proyecto de reparcelación. Entonces la Junta podrá licitar el proyecto, en el que invertirá 7 millones de euros. Mientras tanto, las enseñanzas musicales superiores se imparten desde su implantación, hace ocho años, en el Conservatorio Profesional, en la calle Compañía, ahora también en obras de reforma parcial.

La Ciudad de la Justicia | Veinte años no son nada

Es un proyecto que acumula también más de dos décadas y que durante los años malos había desaparecido de los presupuestos andaluces. En los del presente ejercicio, 2018, figura una partida de 58.000 euros para estudiar una ubicación alternativa, una vez descartado el solar de Expansión Norte debido a los importantes restos arqueológicos del Calcolítico que aparecieron en este lugar, que forma parte de la Zona Arqueológica de Marroquíes Bajos (ZAMB). Por lo que la concentración de juzgados, que evite la actual dispersión y gasto en alquileres, será asunto de próximas legislaturas, pues veinte años no son nada y estamos como al principio.

La Ciudad Sanitaria | Tan lejos que no se ve

El Gobierno andaluz insiste cada año en que no la descarta, pero no da pasos en esa dirección sino en invertir en las instalaciones de los dos principales hospitales de la capital, como las urgencias del Médio-Quirúrgico o las de esta legislatura para los aceleradores de partículas, El Jardín de los Sueños o las recién iniciadas en la séptima planta del Neuro-Traumatológico para descongestionar el primero y eliminar las habitaciones con tres camas. En la capital también, el año pasado inauguró el centro de salud de Expansión Norte, largamente esperado y de grandes dimensiones para atender al populoso barrio, así como los nuevos centros de salud de Bailén, Alcalá la Real y de otros municipios.

Y otros de los fijos en los presupuestos año tras año, el Centro Hospitalario de Alta Resolución (Chare) de Cazorla está a punto de abrir sus puertas, tras reanudarse las obras en 2017 y tras años anunciándose.

Geolit | Nuevo acceso al Parque

En esta legislatura, la Consejería de Fomento ha hecho las gestiones con el Estado para construir un acceso directo al Parque Tecnológico desde la autovía A-44 (Bailén-Motril), que evite el largo rodeo actual y para impulsar Geolit, una vez que la Diputación Provincial ha cogido las riendas.

 

Fotos

Vídeos