La Justicia da por falsa «la tablilla íbera más antigua» encontrada

La placa con inscripciones iberas fue decomisada por la Guardia Civil/
La placa con inscripciones iberas fue decomisada por la Guardia Civil

La decisión del juzgado tiene un reverso: si nadie acusa por la tablilla, deberán devolverla a la persona que la tenía, sin que esté acreditada al 100 su falsedad

J. E. P.

El juzgado de Instrucción 3 de Jaén ha instado a la Fiscalía a que presente cargos contra las seis personas procesadas por supuesto expolio Arqueológico detectado en 2017 en la Operación Alfaíbero. Un operativo de la Guardia civil en el que se intervinieron 750 piezas, algunas de ellas «de valor incalculable», según estimó el que era entonces delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz , que se desplazó a Jaén para felicitar personalmente a los agentes que habían actuado. La joya de la operación era de una tablilla de plomo con caracteres iberos que podía ser el ejemplo más antiguo conocido de escritura de esta cultura. Hoy la Justicia ya la da por falsa. Y el juez instructor pide a la Fiscalía que considerándola como falsa acuse a quien estime de los seis procesados.

Cinco meses después de la operación arqueólogos con mucha experiencia en temas iberos en la provincia de Jaén adelantaron en un informe preliminar requerido por el juzgado que no se podía certificar que las piezas principales intervenidas en la operación fueran auténticas. El juez pidió entonces a la Junta que dijese quien podría acreditarlo. La administración dio los nombres de dos expertos: uno que podía peritar las tablillas con inscripciones latinas o otro las iberas.

El juzgado ya tiene el informe del experto en latín: la tablilla no es buena. Pero el experto en escritura ibera no hará el informe. Ha fallecido. Así que dado el tiempo transcurrido desde la operación, el juzgado estima que hay indicios de que la tablilla ibera no es buena, y le pide al Fiscal que pese a esta circunstancia acuse si lo estima conveniente, y si no que pida el archivo.

La decisión del juzgado tiene un reverso: si nadie acusa por la tablilla, deberán devolverla a la persona que la tenía, sin que esté acreditada al 100 su falsedad.