Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

Juicio al 'procés'

Este juicio es vital para la defensa de nuestra democracia y de las libertades, porque los secesionistas han confundido el ejercicio de sus derechos legítimos con una patente de corso para cometer, sin límite alguno, cualquier tipo de acción

Juicio al 'procés'
JAVIER PEREDA PEREDA
JAVIER PEREDA PEREDA

A juzgar por la reciente historia democrática, da la impresión como si nuestro sistema constitucional estuviera sometido cada cierto tiempo a un test de estrés, para comprobar su estado de salud. Así ocurrió al poco tiempo de aprobarse la Constitución, con el juicio del 23-F por el golpe de Estado de 1981, perpetrado en la sede de la soberanía nacional por los militares Tejero, Milans del Bosch y Armada, que fueron condenados a un pena de 30 años de prisión. Ahora, cuando se conmemora los cuarenta años de la Carta Magna, comienza el juicio ante la Sala Segunda del TS, contra doce políticos y activistas independentistas catalanes (otros están fugados y en rebeldía), para quienes la Fiscalía y la acusación particular solicitan elevadas penas por los gravísimos hechos acaecidos el 1-O de 2017, constitutivos de los delitos de rebelión, sedición, desobediencia y malversación de caudales públicos. Quizá sea el juicio más importante de la democracia, porque los separatistas a través de la propaganda victimista que ha comprado la mayoría de los medios nacionales e internacionales, arguyen que se persiguen penalmente sus ideas soberanistas, dentro de un sistema plural y democrático.