El juez de Matinsreg cita como investigado a García Anguita al dejar de ser ya aforado

El ya exparlamentario García Anguita se defendió de las acusaciones en junio pasado./LORENA CÁDIZ
El ya exparlamentario García Anguita se defendió de las acusaciones en junio pasado. / LORENA CÁDIZ

Dice que hay indicios de que el exparlamentario introdujo en el Ayuntamiento, «fuera de los cauces legales», al entramado empresarial

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

No por esperado perdió su relevancia. El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén, Antonio Valdivia, ha citado a declarar en calidad de investigado (lo que antes era imputado) al exparlamentario andaluz, Miguel Ángel García Anguita (PP) por su presunta vinculación con el 'caso Matinsreg', en el que también son investigadas otras nueve personas, entre ellas el anterior alcalde de Jaén y secretario de Estado de Hacienda hasta junio, José Enrique Fernández de Moya, o la actual teniente de alcalde Rosa Cárdenas. Y es que García Anguita ha sido además muchos años el número dos del PP en la provincia, diputado provincial y concejal de la capital.

Su declaración será el viernes de la semana que viene, día 16, según recoge el auto judicial al que ha tenido acceso IDEAL. García Anguita ha dicho en los últimos meses que deseaba declarar y que, cuando lo haga, se aclarará todo.

3,6
millones de euros como mínimo es el «quebranto patrimonial para el Ayuntamiento de Jaén» que, según la Policía Judicial, supuso la presunta facturación inflada a Matinsreg.
2012
fue el año en que el Ayuntamiento encomendó a Matinsreg, sin contrato, el mantenimiento de las fuentes, semáforos y alumbrado de la ciudad, durante 17 meses.

No había sido citado hasta ahora, pese a que su nombre salió en varios testimonios, porque hasta el día 8 de octubre, en que la presidenta andaluza disolvió el Parlamento, era diputado autonómico y, por tanto aforado. El juez explica en el auto que el aforamiento «no se puede concebir como un privilegio personal», sino que responde al «interés superior de que la representación popular - los parlamentarios - no se vea alterada ni perturbada por eventuales procesos penales» que pudieran limitar su función institucional. Pero que el Tribunal Supremo considera el aforamiento algo excepcional y debe aplicarse de forma restrictiva.

Por tanto, corresponde al juzgado decidir si hay «indicios de incriminación». En este sentido, indica que García Anguita «venía siendo citado reiteradamente por diversos testigos e investigados como principal partícipe y organizador de la actuación aparentemente delictiva consistente en la encomienda a la empresa Matinsreg de la realización de las labores de mantenimiento de las fuentes ornamentales y de beber, del alumbrado y de las instalaciones semafóricas de la ciudad en verano de 2012».

Indicios

De ahí que el 29 de junio pasado, el instructor le otorgase la posibilidad de personarse en el proceso «a fin de ejercitar su derecho de defensa», cosa que hizo. Y ahora justifica su decisión de llamarle a declarar en calidad de investigado por los indicios «que se desprenden de las diligencias policiales» y de las declaraciones hechas por testigos e investigados, algunos de ellos compañeros en el gobierno municipal - García Anguita era en 2012 concejal de Personal - y empresarios del «entramado que, según las actuaciones, habría sido introducido por él mismo en el Ayuntamiento, fuera de los cauces legales administrativos». Y que «habría adoptado personalmente decisiones imprescindibles para que se pudiera consumar la malversación que se viene investigando, que constituyó el fin último de los distintos delitos que son objeto de la presente instrucción».

Los hechos que se investigan podrían constituir, según apuntó el juez instructor en su auto inicial, delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación continuada de caudales públicos, cohecho y tráfico de influencias.

Alegato de García Anguita

El ahora investigado denunció en el juzgado en junio al técnico municipal que declaró que le presionaba para firmar las facturas de Matinsreg cuando era concejal. «Ha mentido a sabiendas en una causa judicial», dijo, y que él nunca vio ninguna de esas facturas y no conocía a Matinsreg. «Me enteré en 2014 cuando el PSOE puso la primera denuncia», explicó. «Yo no era el encargado de firmar facturas, no era mi área», dijo.

El primer auto recogía que Fernández de Moya, como alcalde, «vino ordenando personalmente los pagos a realizar a dicha empresa en contra de los informes y reparos de legalidad que hacía recaer constantemente el interventor del Ayuntamiento». En dichos reparos «se aludía precisamente a la ausencia de todo procedimiento, soporte contrato o relación de toda índole de Matinsreg con el Ayuntamiento».

Fotos

Vídeos