«Jaén necesita un plan especial de inversiones. Yo no voy a ponerle nombre, pero hay que reforzar la industrialización»

Madueño en su despacho durante la entrevista./L. C.
Madueño en su despacho durante la entrevista. / L. C.

Catalina Madueño. Subdelegada del Gobierno central en Jaén

Juan Esteban Poveda
JUAN ESTEBAN POVEDAJaén

«Yo ya conozco bien toda la provincia», dice la nueva subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño Magdaleno (Montoro, Córdoba, 1965). Llegó en 1990 a Andújar para trabajar en un proyecto de riegos en las vegas del Guadalquivir. Profesionalmente ha estado involucrada desde entonces en asuntos agrarios en las vegas del Guadalimar (Torreblascopedro y Jabalquinto), se implicó en temas de aceite y calidad que la llevaron a recorrer prácticamente todas las cooperativas de la provincia para explicar la reforma del reglamento del año 99, y acabó dirigiendo los parques naturales de Sierra Mágina primero y el de Cazorla, Segura y Las Villas después. Su carrera política la llevó a continuación a temas de Vivienda en Sevilla, en un periodo en el que pudo conocer bien los problemas de algunos barrios de las principales ciudades. Y la realidad de proyectos como la rehabilitación de Santa María en Linares, la restauración de Santo Domingo en Jaén o la recuperación del castillo de Villardompardo. Por eso cree que su elección como subdelegada es un asunto de «perfil», más que de afinidades políticas y reparto de cargos. Tampoco cree en cuotas, sino en presencia femenina en todos los aspectos de la sociedad «con nombre y personalidad propia, con una forma de hacer las cosas. Si los perfiles encajan no son necesarias cuotas». De hecho, el día que juró el cargo bromeó con Carlos Toscano (que juraba ese día como subdelegado en Sevilla) diciéndole que no se preocupara, que él estaba ahí por su valía y no por cuota masculina. A las sutilezas propias del cargo de subdelegada se suman las que se derivan de las tensiones internas en el PSOE entre Pedro Sánchez y Susana Díaz.

-Muchas localidades de la provincia, especialmente de la comarca de Linares, esperan fondos de la Inversión Territorial Integrada (ITI). ¿Cómo marcha el proceso?

-La Inversión Territorial Integrada constituye una verdadera oportunidad para la provincia de Jaén, aunque también es cierto que esa inversión, que viene sustentada por fondos europeos, debe ser con fondos adicionales y no como ahora mismo todavía están planteados en Andalucía, donde Cádiz es la única provincia andaluza en la que se aplican, sino que del paquete de fondos que corresponden a las distintas medidas a aplicar se separan unos para la ITI de Jaén. La ITI debe constituir una inversión adicional y una inversión que, además, complemente a la que ya se produce de manera ordinaria en la aplicación de las políticas y de los programas sobre los que se va a incidir, puesto que la finalidad de la inversión territorial es el fomento del empleo y del desarrollo. Aunque también es cierto que, además de una inversión territorial integrada, que constituye una buena oportunidad, es bueno que Jaén, por sus características, por ser una provincia de interior, por tener un alto índice de ruralidad, por tener menos oportunidades que las provincias de costa, también necesita un plan especial de actuaciones y de inversiones, no me voy a atrever a ponerle nombre, que venga a reforzar las capacidades de industrialización y desarrollo de la provincia.

-¿Mantendrá el Gobierno sus compromisos con obras como la A-32?

-Actualmente hay tres tramos en ejecución en esta carretera, y las obras marchan bien. El de Úbeda a Torreperogil marcha mejor. De hecho, hemos pedido una ampliación de cinco millones de euros en el presupuesto de este año para que se puedan invertir casi 17 millones en vez de 11,6 millones. Nuestra intención es anticiparnos incluso a los plazos previstos. Esto es posible porque ese primer tramo se ha llegado ya a la última fase, donde los procedimientos de construcción son más ágiles y es posible gastar más dinero, más rápido. Podemos acabar el tramo en el primer semestre del año que viene. Los otros dos tramos, entre Torreperogil y Villacarrillo y Villacarrillo y Villanueva del Arzobispo, van algo más lentos pero confiamos en que se logrará cumplir con los plazos previstos.

-¿Y desde Villanueva a Albacete? ¿Continuarán las obras?

-Lo primero es ejecutar los proyectos y obras que ya están licitadas. Y ya tenemos licitadas obras de mejora y bacheo de la A-44 y de la A-4, donde también se va a hacer un paso de fauna que ya está a punto de terminar la fase de licitación para que podamos liberar presupuesto. Luego lo más urgente es el semienlace de Baeza, ciudad Patrimonio de la Humanidad que lleva años esperando esta obra que mejora sus accesos. Inmediatamente después está previsto que los otros tres tramos que nos faltan de la A-32 para llegar a Albacete, y que llevan sin avanzar desde 2007, se puedan licitar.

-¿Y con la línea férrea de alta velocidad, se mantienen los compromisos del Gobierno anterior?

-Estamos luchando por el tramo Jaén-Grañena y la doble vía. Mantenemos la reivindicación. Es lo que podemos decir por ahora. Que mantenemos la reivindicación. El compromiso concreto con las obras no lo conozco porque no lo he hablado aún con nadie de ADIF. Pero seguimos pidiéndolo.

-Uno de los temas pendientes es el diseño de la entrada a Jaén de la línea de alta velocidad y la estación intermodal.

-Se ha hablado de manera somera con el Ayuntamiento. Tenemos que sentarnos porque hay criterios que tenemos que afinar.

¿La capital sin tren?

-Las obras ferroviarias actualmente en marcha obligan a cortar la línea en servicio y dejan a Jaén sin tren ¿Corre la ciudad el riesgo de quedarse sin ferrocarril durante mucho tiempo, como ocurre en Granada, donde anunciaron un corte de tres meses que ya dura varios años?

-En la medida de las posibilidades que tenga como subdelegada del Gobierno impulsaré al máximo las obras para que se hagan en el menor tiempo posible. Aunque también es cierto que hay que mejorar las infraestructuras que tenemos, y para ello son necesarias obras y que el servicio se resienta durante algunos meses. Pues habrá que soportarlo.

-Tiene usted en sus competencias obras que están acabadas y que no se están utilizando, como es el caso de la Balsa del Cadimo. ¿Hay al menos ya una solución al suministro eléctrico para llenar el embalse.

-Estamos pendientes de una reunión con Endesa, a ver qué problemas hay, además del dinero, y de qué solución se le pueden dar.

-Hay que constituir además comunidades de regantes antes de acometer la fase de las conducciones...

-Aún no hemos tenido tiempo para hablar con los regantes de la zona. Lo que está claro es que la balsa del Cadimo es una gran infraestructura que habrá que aprovechar al máximo.

-En similar situación está la presa de Siles. Se hizo la presa pero no las conducciones, y tampoco está claro qué superficie se podrá regar.

-Ya hemos tenido contactos con alcaldes, organizaciones agrarias y regantes de la comarca. La clave es definir un modelo de explotación con lo que nos marque la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. No el modelo de explotación que queremos, o el que cada uno quiera, sino el que se pueda. Ha habido distintas posturas en cuanto al recurso disponible. Una cosa es lo que dice la declaración de impacto ambiental y otra lo que pone el boletín. Se debería revisar la planificación de la cuenca del Guadalquivir para incrementar el volumen de agua disponible hasta el máximo que permita la estructura constructiva de la presa de Siles. Ese es el conflicto real que hay. Tenemos que ver el volumen de regadío posible, lo que necesitan aguas abajo y lo que consumen los posibles regantes en la cota del embalse. Y también el volumen real de agua que finalmente hay disponible para así decidir qué infraestructuras hay que construir aguas arriba. El asunto principal es llegar a un acuerdo con Confederación sobre el volumen total de agua disponible para regadío, y planificar de acuerdo a ese recurso. Tenemos una reunión pendiente. No se ha podido antes por las vacaciones de verano.

-¿Y cuál es la postura de la subdelegada ante esa reunión?

-Hablamos de una presa para el desarrollo socioeconómico de la comarca. Vamos a pelear por los máximos recursos, por la máxima superficie de riego. Y luego vamos a ver qué infraestructuras es necesario construir, si es que es necesario, y quién las paga.

-¿Habrá acuerdo entre administraciones ahora que son del mismo signo político, tras años de discrepancias entre la Junta y el Gobierno central sobre quién es competente para construir esas infraestructuras?

-Lo cierto es que las dos administraciones tienen razón. La planificación de una zona regable por interés general o por motivos de planificación económica corresponde al Estado. Pero fuera de ese contexto, si hay un grupo de personas que quiere poner un regadío eso es competencia de la Junta. Hay posibilidad de ambas situaciones. ¿Que podría encajar como planificación económica de una zona y corresponde al Estado? Por supuesto. ¿Que es un desarrollo de regadíos y se podría hacer con recursos de la Junta? Pues también. Hay posibilidad de ambos. Es de los dos. Quién lo paga depende de quién concibe el proyecto y con qué objetivos. Depende de los dos. Las transformaciones de regadío en Andalucía, ¿quién las ha hecho? La Junta. El Estado ha hecho otras transformaciones, como en el Donadío, con más cosas además de regadío, con concentraciones parcelarias, reparcelaciones, redistribuciones, caminos, casas, infraestructuras eléctricas... Hay que ver también el ámbito de influencia de la presa, los municpios con más necesidades ... No es tan sencillo planificar una infraestructura y que la pague el Estado. Tendría que haberse hecho antes, al principio. Si era una presa de regadío tendría que haber estado contemplado y haberse hecho completa. Ahora lo que hace falta es una adecuada planificación del recurso, tener los números claros, ampliar al máximo la superficie regable y actuar.

-Es inminente ya el final de las obras de la sede de la Agencia Tributaria. ¿Hay plazos para que el servicio abandone la sede accidental en la Glorieta Blas Infante y vuelva a la Plaza de la Constitución?

-No se pueden dar aún plazos exactos. Es cierto que la obra acabará a finales de este mes, pero hay que comprobar que todo está correcto, y después hay que hacer un traslado que es complejo. Tal vez para fin de año. Ellos quieren hacerlo antes, pero yo no creo que sea posible.

-También es inminente la obra en el Parador, cuyo inicio está previsto para el 1 de octubre con el establecimiento un año cerrado.

-La obra se retrasó por motivos administrativos, ya solventados. Lo importante es resolver esas cuestiones antes de empezar las obras para que no haya problemas luego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos