El nuevo alcalde de Jaén: «Si somos valientes podemos ganar el futuro»

Julio Millán pronuncia un discurso institucional centrado en «dar la vuelta» a la ciudad | Tuvo palabras cariñosas para su rival Márquez y no citó para nada a sus socios de gobierno con los que negociará a partir del lunes

JUAN ESTEBAN POVEDAJaén

Julio Millán empezó su discurso cuando aún resonaban en el salón de plenos los ecos del 'tiroteo' entre Adelante, Vox, Ciudadanos y PP. Y el nuevo alcalde mantuvo un perfil muy institucional, en un discurso pausado y calmado. «No hay mayor honor que representar a tus vecinos con el respaldo de la ciudadanía», dijo. Empezó su discurso el nuevo alcalde agradeciendo a todo el equipo y a los concejales que se marchan. A Francisco Reyes por darle la oportunidad siendo muy joven. Un recuerdo a todos los alcaldes y alcaldesas anteriores, «especialmente a ti Javier, por tu trabajo y desvelos, por tu cercanía». Curiosamente no mencionó para nada a sus nuevos socios, y sí a su principal opositor.

Destacó el honor que es para él acceder a la Alcaldía. «Un vecino de San Juan, una persona humilde de un barrio obrero que tiene esta oportunidad. Creo en la posibilidad de darle la vuelta a la ciudad, creo en sus recursos y en su gente frente a la situación actual Pido la implicación de toda la ciudad. De sus hombres y mujeres, de los colectivos vecinales, sindicales, de nuestra juventud. Si creemos en nosotros, si somos valientes y si ponemos por delante el interés general podemos ganar el futuro. Que Jaén sea una ciudad que nos sintamos orgullosos, con servicios públicos de calidad. Una ciudad acogedora, que tenga políticas sociales para quienes más necesitan. Nos preocupan la baldosas, pero también la dignidad de los barrios, sobre todo de los más castigados».

Habló de Jaén como «ciudad de oportunidades donde los empresarios tengan posibilidad de crear riqueza y el empleo, tenemos suelo y recursos humanos».

Habló de la Universidad y de impulsar programas con otras administraciones públicas, de la importancia de centros docentes, y ejes como el olivar y turismo, donde «tenemos mucho camino que recorrer, aunque no tenemos mucho que envidiar a otros».

Y pidió un Museo de la Ciudad de Jaén, seña de identidad local. Y el olivar, capital mundial, cuestión para la que reclama que un organismo nacional o internacional instale su sede en el antiguo Banco de España. Al resto de fuerzas políticas, lanzó un mensaje de respeto, diálogo y lealtad. «Que nuestros deseos de lo mejor para esta ciudad sea lo que nos guíe».

Lanzó un mensaje de esperanza a los vecinos. «Jaén tiene futuro si todos nos comprometemos». Al resto de administraciones ofreció mano tendida para colaborar.

Y acabó con una frase de Juego de Tronos: «¿Qué une al pueblo? ¿Las huestes, el oro, las banderas?. Las historias. Nada es más poderoso. Vamos a escribir juntos la historia de Jaén».