Jaén enlaza seis días con mala calidad del aire en lo que va de agosto

Panel de medición de la Junta situado en la plaza de las Batallas./L.V.
Panel de medición de la Junta situado en la plaza de las Batallas. / L.V.

En los tres últimos meses ningún día ha sido calificada como buena, destacando el ozono y las partículas en suspensión como principales contaminantes

Laura Velasco
LAURA VELASCO

Mientras quema el sol, los medidores de partículas en suspensión de la capital registran los temidos episodios de contaminación del verano. En concreto, de los siete días de agosto en los que hay registro, en seis de ellos la calidad del aire fue mala, y un día, admisible, según el panel de medición que la Junta de Andalucía tiene instalado en la Ronda del Valle.

Por proporción, la situación parece haber empeorado de cara al mes de agosto, aunque en julio la situación no fue mucho más positiva. De un total de 31 días, en 15 la calidad del aire fue calificada como mala, y en 16 días pasó a ser admisible. En junio también hubo más días con calidad admisible que mala, pero esta última se repitió hasta en nueve jornadas. Ningún día de estos tres últimos meses fue registrada la calidad del aire como buena en la capital.

En cuanto a los principales contaminantes, destaca el ozono y las partículas en suspensión. Para el cálculo de los índices de calidad, la Consejería de Medio Ambiente aplica desde el 19 de julio de 2001, los valores límite de la normativa europea, vigentes a partir de 2005 o 2010 según el contaminante.

En julio, de 31 días, en 15 la calidad del aire fue calificada como mala, y en 16 pasó a ser admisible

En cada estación se calcula un índice individual para cada contaminante, conocido como índice parcial. A partir de los índices parciales se obtiene el índice global que coincide con el índice parcial del contaminante que presente el peor comportamiento. De este modo, existe un índice global para cada estación.

Respecto a las partículas en suspensión, el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire, establece unos valores límite aplicables a las partículas en suspensión antropogénicas, no considerándose superación del límite cuando se demuestre que se excede por causas naturales. En Andalucía, un porcentaje importante de las partículas atmosféricas en suspensión corresponden a fuentes naturales, como las debidas a la resuspensión atmosférica o transporte desde regiones áridas. Por tanto, y mientras no se resten estos aportes naturales, se estarán comparando valores de partículas totales, incluyendo también las de origen natural, con un valor límite válido solo para las de origen antropogénico.

Medidas urgentes

Hace unas semanas, Ecologistas en Acción ya pidió la implementación de medidas urgentes, porque las altas temperaturas están «disparando» los niveles de ozono troposférico, por efecto de las emisiones contaminantes del tráfico motorizado de las principales ciudades y carreteras del Estado, del transporte marítimo y de la producción de electricidad en centrales térmicas por el mayor uso de aire acondicionado.

En este sentido, aseguraron que en el interior de Andalucía, la Comunidad de Madrid, las dos Castillas, Extremadura, Murcia, Valencia y Cataluña, las Islas Baleares y el valle del Ebro (de Tarragona al País Vasco, pasando por Aragón) se vienen produciendo a lo largo de la última semana «numerosas superaciones» del objetivo legal establecido para la protección de la salud.

El valor objetivo para la protección de la salud humana está establecido por la normativa en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, medidos en periodos de ocho horas, y no deberá superarse más de 25 días al año.

«En lo que llevamos de primavera y verano, este número de superaciones ya se ha alcanzado en medio centenar de estaciones de control de la contaminación, destacando las de Jaén, Córdoba, Víznar (Granada), Tona (Barcelona), Morella (Castellón), Zarra (Valencia), Cáceres o El Atazar y Orusco de Tajuña en Madrid», aseguraron.

Ante la persistencia de las altas temperaturas, Ecologistas en Acción demanda la adopción de las medidas necesarias de urgencia para reducir los altos niveles de contaminación, como la limitación del tráfico. En este sentido, destaca por primera vez una ciudad española, Valladolid, reitera la restricción durante tres días de la circulación de automóviles para reducir estos niveles. Se trata de una medida pionera incluida en el plan de alerta de esta ciudad, ya adoptada «con éxito» por su ayuntamiento en junio de 2017 y que sin embargo, según la organización, no están incorporando otras ciudades afectadas por el mismo problema.