Indicios de mejoría y mucho terreno por andar

Vista aérea de un paisaje característico del olivar de la provincia. /F. J. CANO
Vista aérea de un paisaje característico del olivar de la provincia. / F. J. CANO

El extenso análisis del Consejo Económico y Social de la Provincia huye de victimismos y señala claves para el crecimiento de Jaén, muchas de ellas rápidas de poner en práctica, en apenas un año, y 'baratas'

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

Jaén se recupera del daño de la crisis, pero lentamente. Así lo reflejan la mayoría de los indicadores y así lo pone de manifiesto la Memoria socioeconómica y laboral de la provincia de Jaén, un documento que elabora anualmente el Consejo Económico de la provincia de Jaén (CES Provincial) y que recoge los principales indicadores que arrojó el territorio jienense en 2017 y sus recomendaciones y consideraciones para que este avance. Son 990 páginas en las que el CES, formado por expertos de todos los campos y representantes de los diferentes agentes sociales y económicos de la provincia, como sindicatos, organizaciones empresariales y agrarias, la Universidad de Jaén o las cajas de ahorros, entre otros. Su radiografía ha sido clara: Jaén mejora con respecto a los años más duros de la crisis y debe quitarse de victimismos porque tiene oportunidades y ventajas que otros muchos quisieran para avanzar en su progreso económico y social. Eso sí, necesita 'ponerse las pilas' a nivel interno para mejorar su productividad y necesita de una mano de las administraciones regional y sobre todo estatal para poder ser competitiva, especialmente en el tema de infraestructuras. Una petición añeja pero que circunscribe a medidas concretas que en muchos casos son más «cuestión de voluntad» que de dinero. Con inversiones mínimas se mejoraría de forma notable la situación de Jaén, verbigracia en lo que respecta al ferrocarril.

El presidente de este órgano consultivo de la Diputación, Manuel Parras, llama a «huir del victimismo porque ahuyenta inversores y crea mal clima, pero también de la autocomplacencia, y además incluimos iniciativas que nos parecen adecuadas». Parras pone el foco en que «Jaén notó los cambios macroeconómicos positivos en la Unión Europea y España, unas mejoras que se observan en la creación de empleo, los buenos indicadores en materia de turismo o el crecimiento de la economía». El crecimiento, del 2,8%, supera en dos décimas al del año anterior y está muy próximo al crecimiento andaluz. «Pese a estos indicadores positivos nuestra provincia todavía adolece de una serie de debilidades que se tornan ya en estructurales. Tenemos un diferencial con España de nueve puntos en desempleo, afectando especialmente al femenino, al juvenil y al de larga duración», lamentó.

Parras subraya «las enormes y reales potencialidades de la provincia», pero haciendo hincapié en la necesidad de mejorar las infraestructuras «para ser competitivos». Entre las obras más perentorias para el CES está la de finalizar la autovía A-32, que no solo debe llegar hasta el límite de la provincia, sino continuar con la autovía hasta Albacete, para que realmente acapare toda la comunicación de nuestra provincia con el Levante. También finalizar la autovía A-316. Tramo Martos-Alcaudete-límite de provincia y continuación hasta Estepa (A92) donde se mejoraría la conexión con el Oeste de Andalucía, creando otra diagonal que intersecta con la conexión al Levante. Otras carreteras se cuelan entre las grandes peticiones: convertir en autovía la A-306, Torredonjimeno-El Carpio. Aunque ha sido eliminada esta actuación en el Plan PISTA, se debe volver a incidir en que se incluya, puesto que se corresponde con el vial para conectar la provincia de Jaén con Extremadura; la conversión de la actual nacional 432 en la autovía A81, Badajoz-Granada; y mejorar el tramo de la A-311 Jaén-Andújar.

«Somos realistas sobre lo que la provincia es capaz de dar de sí, ya que tiene elementos singulares que nos permiten diferenciarnos de otros territorios», considera Parras. Con él coincide el presidente de la Diputación, que nutre de fondos al órgano. Pese a la orfandad industrial que dejó el cierre de Santana Motor en su comarca o la pérdida de importancia del sector de la madera en la provincia, el CES defiende el músculo industrial que tiene Jaén y su potencialidad.

Más obra pública

«El sector industrial, aunque nos gustaría que fuera más, es el principal sector económico en la provincia, más que la agricultura. El del plástico supone ya al Producto Interior Bruto (PIB) provincial casi los 1.500 millones de euros que aporta el aceite de oliva de media, estará en 1.300 o 1.400», señaló Reyes esta semana en la presentación de la Memoria.

Para mejorar las cifras de empleo el CES considera «urgente aumentar las licitaciones de obra por la Junta de Andalucía y por la Administración General del Estado en una provincia con un reconocido déficit de infraestructuras, lo que permitiría la revitalización del desarrollo socioeconómico provincial» así como pactar cuanto antes «un nuevo convenio en el sector de la construcción».

 

Fotos

Vídeos