'Helena' deja cortes de luz y de carreteras, ríos desbordados y multitud de incidencias

La crecida del río Guadalquivir volvió a cortar comunicaciones en Coto Ríos. / IDEAL
La crecida del río Guadalquivir volvió a cortar comunicaciones en Coto Ríos. / IDEAL

Muchas carreteras fueron una odisea, hasta con nieve, y el viento azotó Jaén, con caída de tejas en calles muy transitadas

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

La borrasca atlántica bautizada como 'Helena' convirtió ayer Jaén en un territorio azotado por el viento y el agua, lo que provocó multitud de incidencias durante gran parte de la jornada en la capital, donde las sirenas fueron la 'cantinela' común, y en la provincia, donde se sufrieron cortes de luz, de carreteras, desbordamientos de ríos y accidentes varios. El Servicio de Emergencias 112 Andalucía gestionó 45 avisos, al cierre de esta edición.

Toda la población de Andújar excepto sus pedanías de Los Villares y San José Escobar, se quedó ayer sin luz ni agua como consecuencia de la desconexión de una línea eléctrica originada por el temporal de agua y viento (con rachas de hasta 69 kilómetros a la hora) que azotaron al municipio durante toda la noche.

Según se informó desde Endesa, la avería se registró sobre las 5:20 horas. Operarios de la compañía eléctrica han trabajado durante una hora y han logrado restablecer de forma progresiva el suministro eléctrico.

Fue esta desconexión eléctrica la que ha ocasionado el corte de agua que ha afectado a unos 37.000 vecinos. Y es que la falta de corriente ha paralizado el bombeo que realiza la Sociedad Mixta del Agua Jaén (Somojasa) para llevar el agua a la población de Andújar.

Según Somojasa el corte de agua no fue por igual en todo Andújar puesto que había zonas donde el caudal ha ido llegando con poca presión y otras donde el corte ha sido total. Una vez recuperado el suministro eléctrico, los trabajos de bombeo se retomaron «con toda normalidad», llegando el agua de forma progresiva a todo el municipio, incluidas sus pedanías.

Crecidas de ríos y nieve

La lluvia fue tan intensa que provocó el desbordamientos de varios ríos en la provincia. Así ocurrió en Valdepeñas de Jaén, donde la subida obligó a cortar la carretera hacia Chircales. En enero han caído en la localidad cien litros por metro cuadrado, superando ya los quinientos en el año hidrológico con los precipitados ayer. Según explicó la alcaldesa, Laura Nieto, a este periódico por la mañana volvió a su cauce pero la acumulación de barro era tal que se mantuvo cortada. Técnicos municipales se afanaron en limpiar y retirar los restos para que la vía pudiera restablecerse. La crecida del río Guadalquivir a su paso por Coto Ríos también provocó el corte de vías y el aislamiento.

Caída de tejas en la capital

En la A-317 a su paso por Santiago Pontones se vio afectada parcialmente por acumulación de nieve, la JA-3411 en la capital, por lluvia; la A-311 en el kilómetro 5 a su paso Torredelcampo y la A-306 en Torredonjimeno, presentaban acumulación de barro y en la JA-5012, a su paso por Andújar, se cayeron algunas ramas.

En Jaén capital el viento y la lluvia dificultó el tráfico durante gran parte del día. Por la noche incluso el carril derecho de la N-323, a la altura de la Universidad de Jaén, sentido hacia la Carretera de Granada, se cerró al tráfico «por socavones en la calzada debido a la lluvia, creando riesgo y peligro para los usuarios de la vía», según informó la Policía Local.

El Ayuntamiento de Jaén cerró además parques, como los de Andrés de Vandelvira y Juan Pablo II «por climatología adversa». También se llevaron un susto los viandantes de una de las grandes vías de la capital jienense, la Avenida de Madrid. La Policía Local intervino a la altura del número 12 de Jaén, acotando la zona y dando seguridad a los usuarios de la vía, por el desprendimiento de tejas del edificio. Los bomberos también intervinieron retirando las tejas con riesgo de caída.

La alerta sube hoy a naranja

No fue la única actuación destacada de estos durante la jornada. No pararon, por culpa de «las rachas de viento». Sobre todo efectuaron retirada de elementos en terrazas y balcones con riesgo «de caer a la vía pública y causar accidentes».

Las precipitaciones, junto al mal estado del pabellón de La Salobreja y sus goteras, también provocaron el encharcamiento del pabellón principal y de los pabellones 5 y 6, impidiendo el entrenamiento del Jaén Paraíso Interior Fútbol Sala, «por orden del Patronato Municipal de Deportes del Consistorio».

En la jornada de ayer, al cierre de esta edición, según datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), había puntos de la provincia que habían registrado más de sesenta litros por metro cuadrado. Es el caso del pantano del Quiebrajano, que nutre a la capital entre otras localidades, con 61,3. En el de Pedregoso se recogieron 56 y en Cazorla 55, prácticamente igual que en el pantano del Víboras y Aguascebas.

En los dos últimos días ha llovida más que en los dos últimos meses. Para la jornada de hoy también prevé la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) precipitaciones, pero en mucha menor cantidad.

La Aemet tiene activo para hoy el aviso de nivel naranja por nevadas en las comarcas de Cazorla y Segura de Jaén. En cuanto a las cotas de nieve, el aviso naranja permanecerá activo en las comarcas jienenses de Cazorla y Segura desde la medianoche hasta las 6:00 horas de la madrugada. A partir de esa hora, el nivel descenderá a amarillo en la misma zona. Además, el aviso amarillo se hará extensivo a la capital y montes de Jaén.

Desde el 112 se dejaban ayer una serie de consejos para evitar riesgos, especialmente por el fuerte viento, como «alejarse de las cornisas, muros o árboles que puedan llegar a desprenderse», o en casa «retirar elementos que puedan ser arrastrados: macetas, toldos, mobiliario...».