Grandes momentos

Confío en este Gobierno de póster y de televisión plana

ANTONIO AGUDO MARTIN
ANTONIO AGUDO MARTINJAÉN

Dije pá mí: qué güenos ratos vamos a echar con el Màxim de ministro. Lo de la gala de los Goya prometía ser un despiporre con la prometida transición cultureta en marcha y toda la panda dale que te pego por entre las costuras de su tuiter. Te juro que me las prometía muy felices con el Huerta pisando los huertos del fútbol y del básquet pero ¡ay! se me ha ido sin apenas brillar y todo por sus opacas cuentas. Menos mal que nos queda la Calvo que lo mismo un día desempolva su traje de vestal ibérica y se nos viene a Jaén a protagonizar un happening en el Museo Íbero antorcha en mano... qué tiempos aquellos. Ojalá que vuelva para solaz y goce de este populacho al que no le sacan una cuando le meten otra. Ya se sabe que el esfínter público no es de nadie y que ahí se puede apretar de lo lindo. Y qué piensas, ¡oh! vate Medina, de Pedro Duque del Almagesto y de los ingenios que él solía pilotar oscureciendo al mismísimo Ptolomeo poniéndole motes al cinturón de Orión y bromeando con el Céfiro.

Querido Pedro cuídame a estos ministros porque en ellos he depositado mi confianza para evitar las asperezas y remolinos traidores del politiqueo. Ya que no pudo ser Màxim déjame al menos a doña Carmen para que le espete al Iglesias o al Rivera algún dardo hecho de la misma piedra en la que labraron la cabeza de lobo que se halló en el Pajarillo. Querido presidente, sé generoso y que Duque disponga de combustible suficiente para debatir, en atmósfera cero como Sean Connery, con los mineros y diputados del PP que siguen cavando para sanear escaños y escarallos.

Confío en este gobierno de póster y de televisión plana. Deseo que nos dure lo suficiente para que nos dé momentos inolvidables como el sombrero panamá del Huerta que perdió, dice, mientras lo perseguía la jauría.

Ya de derogar la reforma laboral, de subir los salarios, de mejorar la sanidad y la educación, de hacer las tuberías para el agua de la presa de Siles, de que terminen de una puta vez las vías del tren a Madrid y la A-32, ya si eso hablamos otro día. Echaré de menos a Máxim cuando su sustituto reciba a la Selección, otra vez campeona, mientras Lopetegui lo ve por la tele. Pedro, ¡sé fuerte!

Fotos

Vídeos