Una gran noche para la gastronomía

El público asistente disfrutó de todos y cada uno de los momentos especiales que se vivieron a lo largo de la noche del jueves; en la foto disfrutan de una canción interpretada por Charanda ./JUANDE ORTIZ
El público asistente disfrutó de todos y cada uno de los momentos especiales que se vivieron a lo largo de la noche del jueves; en la foto disfrutan de una canción interpretada por Charanda . / JUANDE ORTIZ

Verónica Toledano se alzó el pasado jueves con la III edición del Concurso Jaén Chef de IDEAL

ANTONIO ORDÓÑEZJAÉN

Cuando se suma el talento, la gastronomía y un gran número de gente entregada, las cosas no tienen más remedio que salir bien. Y eso fue precisamente lo que sucedió la noche del pasado jueves, cuando más de un centenar de personas se dieron cita en el Hotel HO Ciudad de Jaén para contemplar en directo la final del III Concurso Culinario Jaén Chef, que organizaba Diario IDEAL, con el patrocinio de la Diputación Provincial de Jaén, Hoteles HO, TodoHotel y Alvic. Un ambiente agradable, una excelente cena y la oportunidad para compartir grandes momentos fueron la atmósfera perfecta en la que se desarrolló este certamen, que ganó la jienense Verónica Toledano; quedando en segundo lugar Chelo Berna (Elche, Alicante), y en tercer lugar Mariví Cano (Mengíbar).

La gala de la final del Concurso Jaén Chef se ha convertido en una cita ineludible para todos aquellos que valoran la gastronomía y el talento en los fogones, y que consideran que el evento organizado por IDEAL se ha convertido en un gran punto de encuentro culinario de primer orden. Además de administraciones, representantes de colectivos, profesionales de la cocina, etc., la noche contó también con una amplia representación de la industria agroalimentaria, como es el caso de las firmas colaboradoras, como Grupo Damn, Comercial Jaén', Freiduría Marteña, Granja San Juan 'Huevos de Jabalquinto', Horno Puente Tablas, Cárnicas J. Chica S. L., Frutas Sánchez Mora, Comercial Juan Domingo-Delité o Alimentación o Cárnicas Jiennenses, entre otras.

Arropadas por ese cálido público que disfrutó de una cena en el hotel jienense, las tres finalistas tenían que enfrentarse al reto final de esta tercera edición. Todo estaba listo para comenzar, pero todavía hacía falta saber un dato muy importante, el producto, la materia prima principal con la que elaborar sus recetas y optar así a la victoria. Como ya es habitual, la sorpresa rodeaba esta primera parte de la final. El presentador de la gala, Fernando Argüelles, les lanzó unos acertijos a las finalistas. En función de por cuál de ellos se decantasen así se desvelaría el producto con el que tendrían que cocinar. Tras la decisión, todo se aclaró. Chelo Berna tendría que cocinar con conejo, y Verónica Toledano y Mariví Cano lo harían con bonito. Pero aún había una particularidad que dificultaba la cosa, el bonito estaba entero, con sus tripas, escamas, etc.; y el conejo estaba tal cual, con su piel y sin destripar. Con esa realidad tenían que enfrentarse cada una de ellas a hora y media de tiempo para elegir y elaborar sus recetas. Y con esa incertidumbre comenzó el concurso, mientras el público disfrutaba de agradables conversaciones, en una velada amenizaba por la música del grupo Charanda.

Generosidad

Algo que quedó patente durante la final, y que destacaron los miembros del jurado, fue el compañerismo y la generosidad de las tres finalistas, que demostraron que más rivales eran compañeras, y no dudaron en ayudarse las unas a las otras cuando fue necesario. El tiempo fue pasando y las tres finalistas ya tenían claro cuáles serían sus elaboraciones. Verónica Toledano optó con su bonito por una elaboración con claras influencias asiáticas, donde tras macerar el pescado con remolacha y diferentes condimentos, preparó un arroz con verduras y berberechos. Mariví Cano se decantó por un gazpachuelo con el bonito, setas, etc., donde brillaba además una crema del propio bonito de un intenso e interesante sabor. Chelo Berna, la única que tenía conejo como materia prima principal, preparó su lomo y costillas, con hummus, foie y un caldo de jamón, hinojo y otras hierbas. Cuando quedaba solo media hora para concluir la prueba, una nueva sorpresa. El presentador llamó a un acompañante de cada una de las finalistas, y durante cinco minutos tomaron el relevo en los fogones, ante la mirada atenta de las tres cocineras, que solo podían lanzarles indicaciones. Tanto las cocineras como sus acompañantes afrontaron esta prueba con humor, y trabajaron durante ese corto espacio de tiempo como un equipo bien engrasado.

Así se entró en la recta final del concurso. Llegaba el turno de probar los platos. La decisión estaba en manos del jurado, compuesto por Juan Pablo Gámez, del Restaurante Los Sentidos, en Linares; Montserrat de la Torre, de Cantina de la Estación, en Úbeda; Marcos Reguera, miembro de la Academia Andaluza de Gastronomía; Ana María Gutiérrez, del blog Cocinando entre Olivos; Rafael Fernández, en nombre de la Escuela Casería de las Palmeras de Jaén, de la Fundación Cruzcampo; Rubén Horno, de Jaén Gastronómico; y Salvador Blanco, responsable de eventos de Diario IDEAL. Tras degustar las tres elaboraciones, y la correspondiente deliberación, los encargados de valorar la labor de las finalistas decidieron dar el primer premio, de 1.200 euros, a Verónica Toledano; el segundo, de 600 euros, a Chelo Berna, y el tercero, de 400 euros, a Mariví Cano. La alegría de las tres al conocer el fallo del jurado fue el fiel reflejo de todo ese buen rollo y del compañerismo que se había vivido durante toda la final. Esa noche habían ganado las tres profesionales, cada una con su galardón, pero la victoria fue también para la cocina, la jienense en particular, y para todas aquellas personas que se dieron cita en la gala y que demuestran desde sus distintos estadios su apoyo incondicional al mundo de la gastronomía.

Fotos

Vídeos