«El Gobierno debe darle a Jaén lo que merece»

Autoridades del PSOE y representantes del partido, arropando a la nueva subdelegada del Gobierno. /L. CÁDIZ
Autoridades del PSOE y representantes del partido, arropando a la nueva subdelegada del Gobierno. / L. CÁDIZ

Los riegos, las infraestructuras o la despoblación, entre los retos de la nueva subdelegada, que ayer tomó posesión

LORENA CÁDIZJAÉN

En un acto de media hora de duración, en el que todos los invitados estaban de pie, excepto Francisco y Manuela, que sentados y en una posición privilegiada, contemplaron como su hija, Catalina Madueño, era investida subdelegada del Gobierno en Jaén. Su nombramiento se conocía desde hacía días. Lo hizo público el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Pero ayer se hizo oficial, con la presencia de éste acompañando a Madueño sobre el escenario, así como del alcalde de Jaén, Javier Márquez.

«Soy una mujer sencilla, de origen rural, nacida en un pueblo de Córdoba hace 52 años, que estudió una carrera de hombres: Ingeniería Agrónoma. Mi primer destino laboral fue en la provincia de Jaén, en 1990 y desde entonces hasta ahora he conocido muy bien esta provincia». Así se presentó la nueva subdelegada a todos los presentes, entre los que estaban el secretario provincial del PSOE, y presidente de la Diputación, Francisco Reyes, la delegada del Gobierno, Ana Cobo, alcaldes de la provincia, el obispo, Amadeo Rodríguez, y representantes de la Guardia Civil y la Policía Local.

Hubo parlamentarios del PSOE y numerosos representantes del partido, entre ellos su secretario local, Julio Millán, así como el reconocido 'sanchista', Valeriano Bermúdez, que trató de disputarle la secretaría general del partido en la provincia a Reyes. En cambio, no hubo ningún representante del Partido Popular. Sí estuvo allí la anterior subdelegada, Francisca Molina.

Madueño repasó su trayectoria profesional, vinculada a la investigación en torno al aceite de oliva, a los parques naturales de Sierra Mágina; Cazorla, Segura y Las Villas, y más tarde en Sevilla, al frente de las Agencia Agraria de Andalucía y la Agencia de Vivienda, más tarde.

«Como el olivo y las sierras, los hombres y mujeres de Jaén son fuertes, nobles, sabios y valerosos y por eso el Gobierno de España debe corresponderles con lo que merecen», dijo, y nombró algunos de los retos que tiene por delante, como «la ordenación de riegos», el despoblamiento del mundo rural, «finalizar las obras en infraestructuras que vertebran la provincia», el empleo, el tejido empresarial o la industria, además de «lo más importante», que los ciudadanos se sientan protegidos.

Dio las gracias a Gómez de Celis, a Pedro Sánchez, «que nos ha ilusionado y dado estabilidad política», a Francisco Reyes y a Julio Millán. «Sin ellos yo no estaría aquí», dijo. A sus padres por hacer de ella una mujer «honesta, franca, laboriosa, cumplidora y leal», y a sus hijas.

«Cati, eres la representante del Gobierno de España en Jaén y de quien lo lidera, Pedro Sánchez. Represesentas los valores de este nuevo Gobierno: el diálogo y la empatía», dijo Gómez de Celis durante su discurso, en el que habló repitió en varias ocasiones las palabras consenso y diálogo, siempre «con la Constitución en la mano».

Destacó el ejemplo de Catalina Madueño como el de una mujer luchadora, y recordó que este Gobierno es el que más presencia de mujeres tiene, y que en Andalucía se han elegido a cinco subdelegadas y a tres subdelegados.

Habló de recuperar la «honestidad y la responsabilidad» que en los últimos tiempos ha sido «arrancada» de lo público y destacó las «convicciones» de un Gobierno que «recupera la sanidad universal», más solidario o que «restablece la dignidad de nuestra historia más reciente».

Tras el acto hubo un cóctel, al que no todos pudieron quedarse. El secretario provincial del PSOE se marchó nada más terminar el acto oficial, y a Gómez de Celis le dio tiempo a proponer un brindis por la nueva subdelegada, antes de marcharse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos