Memoria de sindicalistas de Jaén

Blas Almazán fue delegado sindical de Sanidad en Jaén./L.V.
Blas Almazán fue delegado sindical de Sanidad en Jaén. / L.V.

Tres sindicalistas históricos de UGT recuerdan sus etapas y destacan que antes la sociedad era más activa y protestaba más

L. V.JAÉN

A la inauguración de la exposición de los 130 años de UGT asistieron algunos de los históricos del sindicato, que vivieron tiempos difíciles y que coinciden en que antes la sociedad era más activa. Es el caso de Manuel Muñoz, que fue de 1990 a 1994 secretario provincial de Correos en Jaén. En su opinión, el sindicalismo «ha cambiado muchísimo, porque antes se hacía sindicato a pie de calle, con mucho más ímpetu».

«Hoy en día se sigue trabajando, pero de otra manera. Antes éramos más activos, los que salimos en la Transición a pedir derechos estamos saliendo de nuevo ahora por otros motivos, somos los que movemos el país. Tenemos una sociedad acomodaticia, no todo el mundo, pero sí muchos, gente acomodada que prefiere que otros salgan por ellos. Si no hay sangre nueva los sindicatos no existen», aclaró ayer. En su caso, ya está retirado, pero sigue «dentro del ambiente de UGT». «Me gusta, lo vivo y he tenido siempre esa inquietud», indicó.

«Antes luchábamos de verdad, si había que encerrarse en algún sitio nos encerrábamos» Blas Almazán | Exdelegado de Sanidad en Jaén

Admite que su época en el sindicato «no fue muy buena», pero sí que con los años se agradecen los resultados. «En el momento no se valora, es lo que crees que debes hacer porque será bueno para las próximas generaciones, y después ves que ha servido. Del 1974 al 1976, por ejemplo, se lograron grandes reivindicaciones», apostilló.

«Los que salimos en la Transición a pedir derechos estamos saliendo de nuevo ahora» Manuel Muñoz | Exsecretario de Correos en Jaén

En una línea similar se pronunció Blas Almazán, que fue delegado sindical de Sanidad en Jaén del 1988 al 2002, año en el que se jubiló. «Llevo poquillos años, 42 nada más», bromeó. En aquella época, afirmó, «se luchaba lo que hoy no se lucha, se luchaba de verdad». «Hoy veo a los sindicalistas muy cómodos, arreglan las cosas que pueden, las que no, las dejan a medias. Antes luchábamos de verdad, si había que encerrarse en algún sitio nos encerrábamos, y si había que estar tres días se hacía. Antes se tiraba la gente a la calle, y los que había en la acera que no participaban al final venían. La gente tiene que concienciarse si quiere conseguir algo, si no nos van a dar palos por todos lados, y más con los políticos que han entrado de nuevas», aseguró.

Más información

La sanidad

En su ámbito, la sanidad, recordó cómo lograron que, por ejemplo, hubiera cuadrantes de los turnos trabajo. «Entré en Linares en los años ochenta y no había, el jefe de personal te decía 'mañana o pasado descansas'. Conseguimos cambiarlo, y un día como hoy ya sabía cuándo iba a descansar todo el próximo año y cuándo tendría las vacaciones que me correspondían. Fue luchando y luchando hasta que lo conseguimos», señaló Blas Almazán, que cree que en la actualidad a la sanidad «le falta todavía mucho, están muy crudos». «Hay que darle a cada uno sus derechos», concluyó.

«Hemos currado muy duro»

Por último, otro de los asistentes a la exposición fue Juan Manuel Arévalo, que ostentó el cargo de secretario general de la Federación de Banca, que pasó después a llamarse Federación de Banca, seguros, ahorros y oficinas; y, por último, Federación de Servicios. Estuvo dos mandatos, en los ochenta y luego en el 2000. «Las cosas han cambiado bastante, después de 42 años de militancia sigo colaborando con el sindicato, porque tenemos que seguir en la misma línea. No es por echarle flores a mi generación, pero hemos currado muy duro, lo tuvimos muy difícil», apuntó. Así, recordó que ahora hablamos de «cuestiones laborales», pero en aquella época les tocó vivir la Transición política. «Tuvimos que dejarnos mucho para hacer que el paso a la Democracia se hiciera», agregó.

«Ahora quizás hay más individualismo, entonces había un sentido más unitario» Juan Manuel Arévalo | Exsecretario Federación de Banca

«Ahora quizás hay más individualismo, entonces había un sentido más unitario. Las federaciones de industria como tales existían de forma más conjunta. No es que ahora haya habido un divorcio entre los componentes sociolaborales del movimiento sindical, pero es que entonces éramos más piña», añadió.

A su juicio, hace falta salir más a la calle, ya que precisamente la calle ha sido «el capote para torear muchísimas cosas». «Cuando me jubilé y enseñaba mi vida laboral se veían todos los descuentos por no haberme perdido ni una huelga general ni de mi sector bancario. Los recortes de derechos van a seguir y estamos volviendo a ver cosas que me producen temor y temblor», concluyó.