El futuro se detiene en Cazorla

Opinión | Huesos de aceituna

Este fin de semana se celebra el II Festival '7 Arte en Circuito', un evento en el que se da un paso más en el perfeccionamiento de la palabra 'cultura' para cargarla de futuro

JOSÉ LUIS GONZÁLEZJAÉN

Después de casi tres décadas de furor cultural en Cazorla ya hemos interiorizado que esta es la ciudad del teatro y del blues. Avancemos pues. En ello andamos este fin de semana con la celebración del II Festival '7 Arte en Circuito', un evento en el que se da un paso más en el perfeccionamiento de la palabra 'cultura' para cargarla de futuro. Este es el efecto que el arte de vanguardia –algo más que arte contemporáneo- proporciona a un concepto tan genérico que es capaz de soportar otros tan dispares como el folklore, la artesanía, la gastronomía, la religión,…

Por tanto, es bueno dejar sentado que existen diferentes modos de entender la palabra 'cultura'; o, mejor dicho, que se trata de un término a menudo presentado como un totum revolutum en el que cabe casi cualquier cosa. No hay más que pararse a observar la sección que dedican a esta materia los medios de comunicación. Así que, si hablamos de dineros públicos, no es lo mismo gastarlos en promocionar el Camino de Santiago, por poner un ejemplo, que en la feria de arte contemporáneo ARCO. No es igual invertir en una actividad ligada a las costumbres ancestrales de un territorio que en otra más apegada al progreso.

Ambas inversiones, como no podría ser de otro modo, son plausibles. Pero no se nos pueden presentar del mismo modo, con igual envoltorio. Porque una y otra producen distintos efectos en la población a la que se dirigen. Malo sería que no se tuviera meridianamente claro que toda inversión pública en Cultura se dirige a la ciudadanía en general y, por tanto, se ha de justificar en un beneficio común. El argumento de que determinada partida del gasto se dedica a 'contentar' a un concreto grupo de personas ha de desterrarse de una buena vez. Las administraciones públicas han de fijarse unos objetivos en este ámbito y, teniendo en cuenta lo limitado de sus presupuestos, poner los medios para llevarlos a buen puerto. Está claro que no se puede satisfacer a todo el mundo, así que el cariz de las materias a las que han de dar preponderancia dependerá de si un gobierno estatal, autonómico o municipal mira hacia el futuro, al camino que queda por delante –más incierto con las luces cortas–, o centra su atención en el retrovisor para convertir el pasado en un presente trufado de atavismos.

Que cada cual valore en su municipio, su provincia o su comunidad autónoma cuales son las prioridades en esta materia. Por lo que respecta a Cazorla, casi no hay fin de semana en el que no se celebre una actividad cultural, sobre todo en la temporada estival. Las administraciones públicas se vuelcan en mayor medida con unas que con otras porque, como antes he remarcado, han de elegir cuales merecen un apoyo más robusto en función de sus objetivos y su presupuesto. Teniendo en cuenta estas limitaciones, los impulsores de tales iniciativas se encontrarán con medios económicos dispares y las dificultades, como es lógico, también lo serán. No es lo mismo afrontar la consecución de un programa digno cuando se riega a manta en términos económicos que cuando gotean los euros para poder pagar siquiera los medios materiales que permiten llevarlo a buen fin.

El II Festival '7 Arte en Circuito', ha implicado económicamente a 20 empresas del municipio y ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Cazorla y la Diputación Provincial. Con mucho esfuerzo de parte de sus promotores y participantes está consiguiendo –nunca mejor dicho, por amor al arte– que cazorleños y visitantes conozcan y disfruten de este variado abanico de las vanguardias artísticas. Un lujo para este pequeño municipio cuyo contenido, además, está trufado de mensajes para una sociedad integradora. Y es que vivimos, para quien aún no lo tenga claro, en el siglo XXI, pero el futuro nunca estará aquí porque si estuviera sería presente.

Fotos

Vídeos