No eran flecos, son lentejas

Acuerdo de mayo pasado para sufragar el tranvía. /LORENA CÁDIZ
Acuerdo de mayo pasado para sufragar el tranvía. / LORENA CÁDIZ

El concejal de Hacienda contradice al consejero de Fomento sobre el pago del tranvía | Afirma que en el acuerdo de mayo estaba que la Junta también asuma el 75% de la factura de los trenes, pues de lo contrario no sería legal

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Sin los paños calientes que anteayer intentó poner el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, para que no vuelva a descarrilar la negociación sobre el tranvía de Jaén, el concejal de Hacienda y Contratación, Manuel Bonilla (PP), respondió ayer en un comunicado que el coste de los cinco tranvías es un coste de explotación y que, por tanto, la Junta tiene que poner el 75% y el Ayuntamiento, el 25 restante, porque ese fue el acuerdo de mayo pasado. El consejero negó el jueves que fuera así y que se dijera en el acuerdo, alegando que entonces también habría que incluir como costes de explotación los cien millones que pagó la Junta en la construcción de toda la infraestructura.

El consejero apuntó además que la divergencia era solo con un técnico municipal, que en sus conversaciones con el alcalde, Javier Márquez, había bastante entendimiento y que no iba a echar «sal y vinagre para agriar la relación» tras el acuerdo alcanzado en mayo. Pero ayer quien mantuvo la tesis de incluir los tranvías en los costes de explotación fue el concejal de Hacienda, mano derecha del alcalde, quien además esgrimió que de no hacerlo iría contra la «ley de defensa de la libre competencia» pues podría ser impugnado por Autobuses Castillo o los taxistas; que la Intervención Municipal no le daría el visto bueno y que hasta el Ministerio de Hacienda no lo aprobaría porque «ya ordenó y requirió al Ayuntamiento que procediera a una rebaja de gastos de las cuentas municipales». En otras palabras, que los «flecos» de los que se viene hablando desde hace cinco meses, que quedaban para cerrar el acuerdo, no son tales flecos para el Ayuntamiento.

Los tranvías los compró el Ayuntamiento, según el convenio firmado en 2008 con la Junta, por el cual esta construía toda la infraestructura y el Consistorio asumió el pago de los trenes y el 100% de los gastos de explotación. El Ayuntamiento esgrimió sus problemas económicos para no poner en marcha el tranvía y, tras siete años con los trenes en las cocheras, se alcanzó el acuerdo de mayo, asumiendo la Junta el 75% del coste de explotación y también la gestión del tranvía, pero no el pago de los trenes, según indicó el consejero, que desde hace años está pagando el Ayuntamiento, vía retención del dinero que la Junta le transfiere con cargo a la Patrica.

Periodo electoral

Este nuevo giro aleja el acuerdo y más al inicio del curso electoral. De hecho, el concejal de Hacienda apuntó ayer contra la presidenta andaluza y reprochó a Susana Díaz que esté «más pendiente de los cálculos electorales» y que «ahora no quiera cumplir lo que se acordó entre ambas partes», pues el coste asumido por el Ayuntamiento «se elevaría a dos millones de euros, ya que por los vagones pagamos anualmente 1,2 millones», dijo. Y culpó a la Junta de poner «trabas». «No se entiende que pretendan concesionar el sistema tranviario y quieran que los jienenses sigan pagando los vagones del tranvía». «Lo normal es que quien explote el tranvía se encargue del coste y mantenimiento del material móvil», añadió.

El concejal también dijo que «no tiene sentido alguno que la Junta de Andalucía se quede con el sistema tranviario, recepcione toda la infraestructura y también el material móvil, para adjudicarlo a una empresa privada, y ahora le pida al Ayuntamiento que siga pagando los vagones porque es una adulteración del acuerdo alcanzado». «Supondría que el déficit real asumido por el Ayuntamiento sería más del 60%», abundó.

Además, advirtió de que «concesionar el sistema tranviario sin incluir entre los costes de explotación la compra de los vagones, aparte de adulterar el acuerdo con unos costes de explotación 'a la carta' para beneficiar a una empresa privada, sería como decirle a Transportes Castillo que en la concesión de los autobuses el Ayuntamiento tuviera que pagar la compra de los autobuses y que la concesionaria lo explota gratuitamente sin asumir gastos».

«Entendemos que por parte de la Junta se pretende beneficiar claramente a una empresa privada, que ve cómo tiene unos vagones gratuitos para explotar sin pagar sus costes de explotación, que los seguirían pagando los jienenses», indicó.

Fotos

Vídeos