Expoliva bate récords para seguir siendo la mejor feria sobre el sector oleícola

Expoliva es otro argumento de peso que refuerza la capitalidad jienense en el sector oleícola mundial./IDEAL
Expoliva es otro argumento de peso que refuerza la capitalidad jienense en el sector oleícola mundial. / IDEAL

Esta muestra es el mejor escaparate de una actividad económica que está al alza, que cada vez es más pujante y tiene más peso no solo en la economía jienense, sino en la andaluza y la española

FRANCISCO REYESPresidente de la Diputación Provincial de Jaén

Si una empresa del sector oleícola quiere mostrarse al mundo, potenciar su presencia internacional o incrementar sus cifras de negocios, no encontrará una opción más propicia que venir a la provincia de Jaén y participar en la Feria Internacional del Aceite de Oliva e Industrias Afines, Expoliva, que este año celebra su décimo novena edición. Esta muestra es el mejor escaparate de una actividad económica que está al alza, que cada vez es más pujante y tiene más peso no solo en la economía jienense, sino en la andaluza y la española.

Esta importancia del aceite de oliva se refleja en cifras, pero también en sensaciones. Cada vez son más los territorios que cultivan este árbol –la olivicultura está presente ya en 64 países– y, sobre todo, que consumen este producto, en torno a 180 de los cinco continentes. El oro líquido conquista cada vez más cocinas y esta circunstancia se debe tanto a sus acreditadas bondades saludables como a su polivalencia en la gastronomía, ya que es un ingrediente que mejora cualquier plato.

Además, no hay más que repasar los datos de exportaciones en los últimos años para comprobar cómo nuestro aceite de oliva se ha abierto paso en mercados emergentes, pero también en otros totalmente ajenos a la cultura y la dieta mediterránea. Sin ir más lejos, Andalucía ha exportado en los dos primeros meses de este año 415 millones de euros, un 9,1% más que en el mismo periodo del año anterior, lo que refrenda la demanda creciente de este producto en los mercados mundiales. Con todos estos mimbres, creo que podemos vislumbrar un futuro prometedor para el sector del aceite, que aún tiene un enorme margen de crecimiento ya que del total de grasas que se consumen en el mundo, apenas el 3% son aceites de oliva.

A la vanguardia

Pese a que cada cierto tiempo aparecen nubes y sombras sobre el sector –ahora sufre los bajos precios que se están pagando en origen y en ciernes está la nueva negociación de la PAC europea–, lo cierto es que este producto ha conseguido trasladar a la sociedad un mensaje clave: su consumo es muy beneficioso para la salud, a lo que agrega sus virtudes gastronómicas, por lo que, insisto, creo que su porvenir es halagüeño.

Y la provincia de Jaén, afortunadamente, está al frente, a la vanguardia de una actividad económica muy prometedora. Muchas veces se ha dicho que el olivar es la cruz de nuestra tierra, pero yo creo que es más bien al contrario, es la cara, porque estoy convencido de que otros muchos territorios estarían encantados de liderar un sector tan bien visto como es el del olivar, que presenta múltiples aspectos beneficiosos en materia de salud, gastronómica o medioambiental, además de ser un factor decisivo a la hora de fijar la población al territorio, algo clave en una provincia rural como la nuestra.

Este liderazgo mundial, que se pone de manifiesto en producción, calidad, investigación, innovación y en prácticamente todo lo relacionado con el olivar y el aceite de oliva, encuentra en Expoliva un espléndido espacio para reafirmarlo. Y, para ello, cada edición esta feria bate récords respecto a la anterior para seguir siendo la mejor del mundo dedicada a este producto agrícola. Esta de 2019 no va a ser una excepción. La XIX Expoliva será la que más espacio ofrezca a los expositores, la que cuente con más expositores (380) y con más aceites de oliva virgen extra en el Salón de los Aceites (unos 185) y, sin duda, la más internacional gracias a la presencia de profesionales de unos 60 países.

En definitiva, Expoliva es otro argumento de peso que refuerza la capitalidad jienense en el sector oleícola mundial, un sector con un futuro positivo que la provincia de Jaén debe rentabilizar mucho más, quedándose con buena parte del valor añadido que genera el envasado y la comercialización de este producto. Cada vez estamos dando más pasos en esta línea, y esta muestra debe servir para avanzar en la internacionalización de nuestros aceites de oliva, porque Jaén sigue siendo el gran depósito mundial de oro líquido, y esa posición dominante debemos hacerla valer para lograr unos precios razonables que permitan a los productores cubrir gastos y contar con unas explotaciones rentables.

Ese es nuestro principal reto ahora, pero hay otros muchos que también se pondrán sobre la mesa entre el 15 y el 18 de mayo en esta feria, que volverá a convertir a Jaén en epicentro mundial del aceite de oliva.