Las 'etiquetas trampa' se ceban con en el aceite de oliva

Una tortilla que presume de aceite de oliva, penúltimo ingrediente en realidad./M. Á. C.
Una tortilla que presume de aceite de oliva, penúltimo ingrediente en realidad. / M. Á. C.

Tortillas, salmorejos, salsas de tomate, patatas fritas y multitud de productos usan de reclamo el 'oro líquido' cuando en realidad están hechos con otros

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

La jarra tradicional de aceite de oliva brilla como saliéndose del envase de la tortilla, con un lugar destacado dentro del frontal del producto, con un texto que enaltece su presencia: «Con aceite de oliva». Entonces uno da la vuelta al envoltorio, lee los ingredientes y descubre el 'truco': aceite de oliva lleva, sí, pero en una cantidad ínfima, mientras que muy por delante en la lista (cuanto antes aparece más cantidad lleva de ese ingrediente) puede leerse aceite de girasol, utilizado para freír la cebolla, y aparte también para hacer la tortilla. El de oliva es el penúltimo, muy por detrás de la cantidad de almidones modificados, de la de conservantes, de la de fermentos o de la dextrosa. En el de la misma marca, con cebolla, sí recoge la cantidad de aceite de oliva, que se presupone mayor: un 3% del producto. De girasol lleva casi tanto como patata y hasta la cebolla se fríe con este. No es un caso aislado, sucede en multitud de marcas y productos: gazpachos, salmorejos, patatas fritas, mayonesas, tomate frito... En todos ellos se anuncia con foto y rótulo que lleva aceite de oliva, cuando en realidad están cocinados con otras grasas, principalmente de girasol, y llevan un chorrito de oliva. Lo justo para poder utilizar el 'falso' reclamo de que llevan el zumo de aceituna y poder así en virtud a su buena fama 'in crescendo' de saludable poder engordar su precio, en algunos casos en un 20 o 30% con respecto a sus homólogos, por apenas un 3% del producto de aceite de oliva.

Quejas de la OCU

Son lo que la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) llama 'etiquetas trampa'. «Cuando en un producto se resumen de algún ingrediente ya sea con imágenes aceitunas o un olivo, o con la mención aceite de oliva, es obligatorio indicar en la lista de ingredientes el porcentaje. Pero desde OCU venimos denunciando que a veces se presume de ingredientes en cantidades ínfimas y que ni siquiera son los mas abundantes de su categoría. Esto ocurre a veces en patatas fritas u otros productos que llevan poco aceite de oliva y más de girasol o soja, pro mucho que nos destaquen solo el de oliva en el envase», lamenta la organización.

«Esto ocurre porque no hay un mínimo legal establecido para poder destacar en el etiquetado algún ingrediente. Desde OCU hemos denunciado estas prácticas en nuestra campaña 'Etiquetas trampa'. Nosotros pedimos que si se destaca un ingrediente se indique al lado en el mismo tamaño de letra lo que tiene, y en el frontal, no escondido en la lista de ingredientes», añaden.

En otros casos ni siquiera lleva aceite de oliva, sino de soja u otro, y sin embargo el color y la jarra del dibujo es idéntica a una de aceite de oliva. «El etiquetado no debe ser engañoso y entendemos que estas prácticas sí que caerían en este tipo de incumplimiento, pero es difícil de definir y no todas las administraciones lo interpretan igual», sentencia la OCU. El consejo, mientras tanto, es leer bien la etiqueta antes de decidir entre un producto u otro, aunque lleve un momento más, y no fiarse solo del dibujo o el rótulo. Algunas marcas de patatas, como ocurre con las 'made in' Jaén sí llevan el cien por cien. Otras de multinacionales tienen una línea de '100% aceite de oliva', mientras que las que únicamente lucen un 'con aceite de oliva' tienen un porcentaje que ni llega a la mitad de aceite utilizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos