Los españoles consumen más aceite de oliva del mejor y más caro pese a tomar menos en general

Un joven introduce una botella de aceite en su carro de la compra. /IDEAL
Un joven introduce una botella de aceite en su carro de la compra. / IDEAL

El consumo de virgen extra crece hasta 2,5 litros por persona al año de los 7,5 en total de zumo de aceituna de media que se ingieren

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

La apuesta por la calidad tiene recompensa. Desde hace años es la máxima de buena parte del sector oleícola en la provincia de Jaén y los resultados, poco a poco, se dejan ver. El aceite de oliva virgen extra, el de mayor calidad y que requiere más esfuerzo e inversión, es el que sobrelleva menos mal la caída de precio en origen del oro líquido y cada vez está más presente en los hogares españoles, algo que tiene mérito en un contexto en el que la economía en muchos de ellos sigue lejos de ser boyante y en el que además el consumo de zumo de aceituna en general cae. Así lo señala el Informe del Consumo Alimentario en España 2017, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el que se recogen los datos de consumo y gasto doméstico de los españoles en alimentación y bebidas, incluyéndose este año información detallada sobre el consumo fuera del hogar.

¿Con qué grasas cocinan los españoles y cuáles toman más? ¿Qué peso tienen los diferentes tipos de aceites en su alimentación? ¿Sale bien parado el de oliva? ¿Mejor o peor que el año anterior? A todo ello responde el informe oficial, con múltiples lecturas. Los españoles consumieron de media entre 11,7 litros de aceite por persona y año en 2017, casi un litro menos que en el ejercicio anterior.

El de más calidad, a más

De esos, casi 7,5 litros fueron de aceite de oliva en sus distintas variedades. De girasol fueron 3,4 litros, de semillas (coco, almendra, avellana o nuez, entre otros), 0,14 litros, de orujo 0,14 litros, y de otro tipo un escaso 0,02.

El que mejor parado sale en su evolución es precisamente el de mayor calidad, el aceite de oliva virgen extra. La ingesta media por persona y año es según el informe del Ministerio de 2,5 litros, un 2,9% más que lo ingerido durante el año anterior. En volumen, con un 21,4%, es el tercer tipo de aceite más consumido. Su presencia aumentó en los hogares españoles un 6,9%. El fuerte incremento de su precio (+5,2%) le llevó además a a aumentar su facturación un 12,4%. Este tipo de aceite es el que tiene el precio más alto, situándose la media del pasado año en 4,47 euros/litro (un 49% más que la media).

El aceite de oliva virgen también crece. El consumo por persona es de 1,15 litros al año, una cantidad mayor en un 9,1% en relación con lo ingerido en 2016.

El de oliva, el lampante, sigue como el más consumido por los hogares, aunque con un descenso en la demanda del 20,5% en comparación con el año 2016. El consumo por persona y año es de 3,84 litros. Conviene aclarar que el denominado 'de oliva', sin más, el lampante, es un producto de menor calidad, que hay que refinar para que sea apto para el consumo humano, añadiendo una cantidad de virgen extra para que tenga sabor, color y olor.

El gran beneficiado del descenso de consumo de aceite de oliva es del de girasol. Con el 31,9% de los litros de aceite consumido, es el segundo en cuanto a volumen.

De girasol, a más por el precio

Durante 2017 su consumo se vio aumentado un 21%, y el gasto también se incrementó un 9,4% a pesar de la variación a la baja del precio medio (-9,6%), situándose en 1,08 euros/litro (0,12 euros menos que en 2016). La ingesta media realizada por persona creció un 16,6%, hasta los 3,74 litros. En cuanto al aceite de semillas, su tendencia a lo largo del último año fue «muy negativa, ya que su demanda por parte de los hogares se redujo un 54,3%», hasta solo 0,34 litros por persona y año.

El informe señala que «el aceite de oliva es uno de los mercados que más decreció en consumo en 2017, y por el contrario de girasol es la materia grasa que más crece. A pesar de ello el mercado total de aceites nota un descenso en consumo 3,8%, y sin embargo el hogar destina más gasto a este sector (1,3%) por el incremento del precio medio del total aceite de oliva del 10,7%».

En el largo plazo se aprecia, recalca el Ministerio, «un descenso continuado en el volumen de compra de aceite desde el año 2010, arrastrado por el aceite de oliva».

 

Fotos

Vídeos