Las embarazadas con más de 30 años de edad tardan más en dilatar en el parto

Leticia Molina, Miguel Delgado y Juan Miguel Martínez, investigadores de este trabajo. /DESCUBRE
Leticia Molina, Miguel Delgado y Juan Miguel Martínez, investigadores de este trabajo. / DESCUBRE

Las conclusiones de este trabajo indican además que una edad materna avanzada se asocia a una mayor incidencia de enfermedades o dolencias durante el embarazo como la hipertensión y la diabetes gestacional

IRENE MORALJaén

Investigadores de la Universidad de Jaén han confirmado que las mujeres tardan más en dilatar durante el parto a partir de los 30 años. Tras analizar el perfil sociodemográfico, sanitario y obstétrico de 373 futuras madres primerizas de Córdoba, Granada y Jaén, los expertos han corroborado la existencia de una relación directa entre la edad avanzada de la gestante y posibles incidencias antes, durante y después del alumbramiento. Asimismo, este trabajo de investigación refleja que las mujeres que se convierten en madres sobrepasada la treintena suelen padecer patologías como hipertensión y diabetes gestacional y un parto con unas características similares, entre las que se incluye la necesidad de emplear instrumentación durante la fase de expulsión o la realización de cesárea.

Los principales resultados de este estudio, titulado 'Maternal Age and Pregnancy, Childbirth and the Puerperium: Obstetric Result' y publicados en la revista Journal of Clinical Medicine, reflejaron que la primera fase del parto, denominada dilatación, suele ser más duradera en mujeres de más de 35 años, concretamente 100 minutos más de media. «La razón se debe a que el parto suele ser inducido. Al provocar el parto, que en su mayoría requieren intervención médica, esta fase del alumbramiento se prolonga durante casi una hora y media más», relató a la Fundación Descubre Juan Miguel Martínez Galiano, matrón e investigador de la Universidad de Jaén.

Las conclusiones de este trabajo indican además que una edad materna avanzada se asocia a una mayor incidencia de enfermedades o dolencias durante el embarazo como la hipertensión y la diabetes gestacional, generalmente. «El retraso de la maternidad es un fenómeno común en todo el mundo y cada vez es más frecuente debido en parte a la necesidad y al deseo de establecer una mejor preparación profesional, así como una estabilidad laboral y familiar. No obstante, debemos ser conscientes de que cuanto mayor es la mujer, el parto se hace más largo y también desemboca en un aumento de cesáreas», alertó Martínez.

La edad importa

Según los datos, la edad media de las mujeres que presentaron problemas de salud durante el embarazo rondaba los 31 años, en comparación con los 29 de aquellas que no registraban ninguna patología. «Vimos una diferencia notable y muy significativa para la hipertensión, ya que las futuras madres que padecían esta dolencia superaban los 34 años en comparación con los 30 en el caso de aquellas que no tenían este trastorno», cifró este investigador.