El diseñador del Paraíso

El técnico jienense es el denominador común y arquitecto de un equipo que año tras año renace para cosechar éxitos en la élite del deporte

El técnico jienense posando ante la Catedral de Jaén en una imagen de archivo./M. Á. C.
El técnico jienense posando ante la Catedral de Jaén en una imagen de archivo. / M. Á. C.
Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Sólo la figura de Daniel Rodríguez Martínez, 'Dani Rodríguez' (Jaén, 1978) puede explicar, sin caer en la locura, la maravillosa rutina de lo que hace nada era un hito histórico en el deporte jienense. Cada año con mimbres distintos (presupuestos obligan) pero es que sabe como nadie hacer cestos. Sus éxitos en el mejor fútbol sala del mundo se repiten cada temporada para asombro y disfrute de una provincia tan necesitada de motivos para creer. Porque todo paraíso tiene un arquitecto. Y el del Jaén Paraíso Interior Fútbol Sala lleva su nombre: el del ganador en esta edición los Premios IDEALES en la categoría de Deportes, que recogerá en una gala que tendrá lugar el próximo 26 de junio, en el Teatro Infanta Leonor de la capital jienense, a partir de las 21:00 horas.

Títulos como entrenador
Dos Copas de España LNFS (2015 y 2018), siendo el primer equipo andaluz que gana una en la historia; dos subcampeonatos de la Copa de SM el Rey (2018 y 2019); play off al título de Liga de Primera División (2015, 2017, 2018 y 2019); dos ascensos a Primera División.
Mejor entrenador del año
Elegido mejor entrenador de la temporada 2017-18 por sus compañeros, la Asociación Nacional de Entrenadores de Fútbol Sala (Anefs).

Sólo el tiempo servirá para poner en perspectiva lo que ha logrado en estos últimos años el barco que dirige Dani Rodríguez. Criado en el barrio de Peñamefécit y unido intrínsecamente al fútbol sala jienense desde siempre, fue jugador profesional durante 17 años y desde los banquillos ha logrado ganar dos Copas de España, repitiendo una gesta que los medios nacionales calificaron cuando la primera de milagro irrepetible, bañado en elogios «el Olivo Mecánico», el único equipo andaluz en ganar esta competición hasta ahora, y tumbando para ello en la final a los todopoderosos FC Barcelona y Movistar Inter (algo así como el Real Madrid del fútbol sala). Esta misma temporada ha sumado un subcampeonato de la Copa del Rey (tiene dos), otro play off por el título de liga (lleva cuatro) y lo más importante: ilusionar a miles de jienenses con el fútbol sala y los éxitos deportivos, siendo un habitual en la recta final por los títulos codo con codo con los tres gigantes nacionales de este deporte (El Pozo Murcia además de los anteriores), renaciendo de sus cenizas año tras año con una enorme capacidad para reinventarse al perder figuras clave (el presupuesto y el apoyo de patrocinadores como la Diputación es vital pero llega hasta donde llega).

El Jaén FS ha ilusionado a miles de jienenses en una provincia tan necesitada de motivos para creer

Con él este Jaén FS está dando razones a los soñadores que creen en que David siempre tiene una oportunidad ante Goliat.

«No soy supersticioso porque da mala suerte», asegura. Sus allegados afirman que lo es hasta extremos insólitos y, sin embargo, los mayores éxitos de su carrera y del fútbol sala andaluz los está logrando con un equipo amarillo, color maldito para artistas y muchos deportistas. El fútbol sala (también) es así. La vida.

Le pirra la Coca-Cola. Además de supersticioso el jienense se cuida mucho y es extremadamente competitivo. Obseso del fútbol sala, capaz de tirarse horas y horas pegado a los editores de vídeo haciendo montajes para el equipo, serio y educado, el menudo técnico todo lo dice con intención. «Es muy analista en lo psicológico», aseguran los que lo conocen en las distancias muy cortas. A los futbolistas les habla siempre de frente.

Cuando deja el balón le tiene 'embobado' su hija Rocío. Su mujer Elisa es su fan número uno y le sigue muy de cerca. Tanto que ha controlado mucho tiempo el acceso de los aficionados en una de las puertas del pabellón de La Salobreja. Su gran apoyo. La gran mujer junto al hombre 'cerebro' de todo esta locura del fútbol sala jienense, convencido de que realmente el amarillo da mala suerte. A sus rivales.