«Dijimos pilota en un informativo de TVE, que es correcto, y se lió»

Alicia G. Montano./IDEAL
Alicia G. Montano. / IDEAL

Alicia G. Montano, editora de Igualdad en TVE | La exdirectora de Informe Semanal imparte esta tarde en el Museo Íbero la conferencia 'Los Medios de Comunicación ante el desafío de la igualdad'

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

¿Violencia machista, de género o doméstica? ¿Toda muerte de una mujer a manos de un hombre se debe tratar como tal o no? ¿Los jóvenes están más cerca de la igualdad real o más lejos? Estas y otras preguntas las responderá hoy en el Museo Ibero de Jaén Alicia G. Montano, periodista, exdirectora del programa Informe Semanal de RTVE y desde septiembre editora de igualdad de TVE. Será a las 19:30 horas en la conferencia 'Los medios de comunicación ante el desafío de la igualdad', organizada por la Asociación de la Prensa de Jaén.

-Editora de igualdad ¿en qué consiste exactamente su trabajo?

-En fomentar que haya contenido que ayude a romper la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres. Y que los contenidos que damos tengan eso que llamamos perspectiva de género. Si la sociedad es 50% hombres y 50% mujeres, que no tengan solo la mirada del hombre. Eso se consigue con los que participan en hacer esa información. Por ejemplo, a la hora de buscar expertos, que antes eran todo hombres. También con contenidos en las redes y en consumo tradicional que trate de generar una sociedad más equilibrada.

-¿Existe la figura en otros medios?

-Existe en El País, en eldiario.es y en el New York Times, con un equipo muy amplio. En Radio Nacional de España también. Aunque debería tener fecha de caducidad, al igual que no existe para el hombre, todavía hay unos años con labor por hacer.

-¿Qué hacemos mal los medios en materia de igualdad?

-Lo que hacemos mal y hablo también del medio en el que yo estoy, es que formamos la agenda pero no hacemos temas propios para acabar con la brecha. Me explico, cuando hay un asesinato se aborda y cada vez mejor, no como crónica de sucesos. Pero una vez que pasa parece que esperamos a que suceda otro caso cuando entre medias se pueden hacer muchas cosas. Ver cómo está el entorno de las personas que fueron asesinadas hace cinco años, qué pasó con los hijos, el asesino salió de la cárcel o no, los actos de la marea violeta o analizar la brecha salarial en las grandes empresas y la conciliación, que es el gran reto que atrapa a las mujeres. Y cuidado con el lenguaje.

-¿Por ejemplo?

-En Deportes si una mujer va al París Dakar nunca decimos el nombre. Con un hombre sí. Decimos tres mujeres logran la medalla de plata, es la primera vez que una mujer hace esto o aquello. Tenemos que aprender qué palabras podemos usar. La palabra pilota está en el diccionario (lo correcto según el de la Fundéu BBVA, la Real Academia Española de la Lengua ya ha dicho estar estudiándolo). A mí me suena raro, pero pasa como con diputada, que no estábamos acostumbrados a decirlo y decíamos la diputado y ahora ya nos suena bien diputada. El 24 Horas dijo la primera pilota que iba al rally y no sabes cómo nos pusieron en las redes y hasta algún medio nos dijo que nos estábamos 'podemizando' por ello. No se molestaron ni en buscarlo. La igualdad no es de izquierdas ni de derechas ni de hombres ni de mujeres, es universal.

«Lo importante es que nos convenzamos de que el machismo no es cosa de hombres»

-¿Todo asesinato de una mujer por un hombre se debe tratar de violencia machista o solo en los que hay o hubo una relación sentimental?

-Violencia es cuando te matan por ser mujer. Si parece que sí, lo apropiado es decir 'aparentemente se trata de un nuevo caso de violencia machista'. No hay por qué tener prisa para decir que es un crimen de violencia machista. Si lo ha dejado por escrito, hay denuncia por medio o lo dice la policía, guardia civil, los jueces... ¿Es violencia machista cuando su mujer enferma le pide a su marido que quiere morir? Ahí estamos hablando de otra cosa. Los errores que se producen cada vez son menos.

-¿Machista, doméstica, de género?

-Doméstica no, parece que nos remite a algo que sucede dentro del hogar, a esas cosas privadas. En mi casa donde vivía se decía hoy ha vuelto a haber gritos en el quinto, pobrecilla, pero nadie llamaba a la policía ni existía número aún. La estábamos victimizando doblemente, creías que no te tenías que meter. Te hablo de cosas que pasaron hace más de 40 años.

-Ahora las estadísticas hablan de un repunte en los jóvenes.

-Eso es muy preocupante. La generación de mis padres si tenían un marido maltratador no tenían más remedio que seguir con él, luego con la independencia económica de la mujer ya no era así. Lo mas llamativo es cómo los y las jóvenes tienen un sentido romántico del amor, de la posesión, los celos, saber qué haces, que forman parte del juego del amor y no se dan cuenta de que eso se vuelve en su contra.

-¿Por dónde pasa la igualdad real?

-Esto es una pequeña revolución pacífica y maravillosa. O contamos con la ayuda de los hombres o no funcionará. La revolución de negro funcionó porque los hombres se pusieron la camiseta negra los viernes con nosotras pidiendo igualdad. Lo importante es que nos convenzamos de que el machismo no es cosa de hombres, es de aquellos que quieren mantener el patriarcado y su supremacía. El feminismo no es lo contrario al machismo, es la igualdad. Nos conviene a todos por igual, de verdad.