Denuncian en Jaén la agresión a una enfermera durante una asistencia domiciliaria

La paciente acabó golpeando a la profesional, que se encuentra de baja desde que se produjo este incidente

EUROPA PRESSJaén

El Colegio de Enfermería de Jaén ha denunciado la agresión física sufrida por una enfermera de una localidad de la provincia durante una asistencia domiciliaria, una acción que ha calificado de «un ultraje y un ataque a la dignidad profesional de todo el colectivo sanitario».

Según ha informado este viernes la entidad en una nota, los hechos se produjeron la pasada semana, cuando el equipo sanitario fue reclamado para asistir a una mujer que presentaba un gran estado de nerviosismo. La paciente acabó golpeando a la profesional, que se encuentra de baja desde que se produjo este incidente.

La policía tramitó de oficio una denuncia por esta agresión, lo que motivó la apertura de diligencias urgentes por parte del juzgado competente, desde el que se ha remitido el caso a un juzgado de lo Penal de Jaén, donde tendrá lugar el juicio en los próximos días.

El colegio «ha prestado asistencia jurídica a la colegiada desde el primer momento», asumiendo su defensa y personándose como acusación particular. En este sentido, los responsables de los servicios jurídicos van a solicitar que la agresión sea considerada como atentado a la autoridad, de forma que la pena impuesta a la agresora pueda ser mayor.

Además, van a solicitar una medida de alejamiento, de manera que esta enfermera no tenga que acercarse a la agresora en el ejercicio de su actividad profesional.

El presidente de la entidad, José Francisco Lendínez, ha afirmado que el Colegio va a seguir mostrando «tolerancia cero» hacia este tipo de actitudes y que realizará todas las acciones que estén en su mano para proteger a los profesionales de la enfermería.

«Este nuevo caso de agresión a una enfermera vuelve a poner de manifiesto la desprotección que sufrimos los sanitarios en nuestros puestos de trabajo», ha dicho. Por ello, ha reclamado la implantación de manera urgente y efectiva de medidas contundentes contra las agresiones que sufren los profesionales sanitarios.

Lendínez ha aludido al «elevado número» de agresiones registradas a profesionales en los hospitales y centros de salud de la provincia a lo largo de 2018, lo que incluye denuncias por situaciones de insultos, amenazas y agresiones físicas.

Ha recordado, además, que los enfermeros son considerados autoridad en el ejercicio de sus funciones, tal y como establece el artículo 550 del Código Penal. «Se considera atentado contra la autoridad los casos de intimidación grave, agresión, violencia o acometimiento», ha apostillado.

NO SILENCIAR

Desde el Colegio de Enfermería se ha pedido a los colegiados que no silencien los episodios de agresiones que sufren, ya sean físicas o verbales. Además, se ha apuntado a la falta de recursos humanos como uno de los aspectos que ocasiona ambientes tensos en los centros sanitarios.

Junto a ello, ha precisado que los profesionales cuentan con servicios jurídicos a su servicio las 24 horas del día, los 365 días del año. «Debemos denunciar y hacer visibles las situaciones de riesgo que se viven y se sufren en nuestros puestos de trabajo y acudir a la Justicia para que se tomen las medidas pertinentes», ha concluido.

La denuncia del Colegio de Enfermería ha coincidido con la concentración llevada a cabo este viernes a las puertas del centro de salud Virgen de Linarejos, en Linares, convocada por el Sindicato Médico, para rechazar las agresiones al personal sanitario.

La han desarrollado en este centro de salud en el que en el último mes se han registrado tres agresiones, la última el 26 de noviembre, cuando un paciente que esperaba ser atendido en las urgencias propinó un puñetazo a la doctora que le atendía.

 

Fotos

Vídeos