La incertidumbre frena a los jienenses a la hora de cambiar de coche y deja 'tocados' a los diésel

Dos hombres observan dos coches a la venta en el Salón Factory del Automóvil de Jaén./M. Á. C.
Dos hombres observan dos coches a la venta en el Salón Factory del Automóvil de Jaén. / M. Á. C.

Las matriculaciones de vehículos de gasolina aumentan un 53% en la provincia en lo que va de año; la venta total cae un 14% en el último mes

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

La venta de coches, que se suele utilizar como termómetro para calibrar la marcha de la economía en general de un territorio, está viviendo estos últimos meses sus propios vaivenes. Más allá del poder adquisitivo que favorece o lastra el cambio de vehículo entre particulares y empresas, la incertidumbre existente en torno a este mercado y los combustibles se está dejando notar también en las matriculaciones de vehículos. Así lo reflejan los últimos datos de las asociaciones de fabricantes de automóviles (Anfac, Faconauto y Galvam), así como la Federación Provincial del Metal de Jaén, que reflejan una caída en el mes de noviembre en las matriculaciones provinciales de un 13,66% con respecto al mismo mes del pasado año, con 733 turismos y todoterrenos, por 849.

La cifra es aún mayor en el caso de los particulares, cayendo casi un 17%, con 585 vehículos por 703 del mismo mes de hace un curso. También cabe destacar una «incidencia informática» en la Dirección General de Tráfico (DGT), que impidió que se pudieran matricular vehículos en los últimos días del mes, cuando más gestiones suelen realizar los concesionarios para cumplir con los objetivos.

Destaca además el 'sorpasso' de los coches de gasolina a los de diésel, en un regreso al pasado, inesperado no hace tanto. Hace tres años, el 80% de los coches vendidos en Jaén eran de diésel; en noviembre de este año en cambio fueron el 44%, mientras que los de gasolina representaron el 49%.

En lo que va de año, se han vendido aún más diésel, 3.846 por 3.617, pero mientras estos caen un 16,5% con respecto al pasado curso los de gasolina han aumentado sus matriculaciones un 52,9%. Los híbridos y eléctricos también han crecido hasta las 418 unidades, un 88,2% más. El cambio en la normativa de medición de emisiones WLTP, que entró en vigor para todos los coches matriculados el 1 de septiembre, aún está causando efecto en las cifras de matriculaciones de vehículos.

La venta de diésel ha registrado en lo que va de 2018 un progresivo descenso que está agravando aún más el descenso de matriculaciones de estos coches iniciada en 2015 a raíz de la crisis del grupo Volkswagen para evitar los límites a las emisiones contaminantes a la atmósfera.

Según las cifras de matriculaciones de la DGT, en la provincia de Jaén ocho de cada diez coches que se vendían eran diésel en 2015 y ahora apenas lo son cuatro. La caída, sin embargo, no se está notando en las ventas finales de los concesionarios, ya que los vehículos de gasolina han crecido hasta el 52,9% en lo que va de año mencionado anteriormente, lo que ha permitido compensar el descenso de su «competidor», ya que en términos globales la provincia ha incrementado sus ventas un 9,5% a lo largo de los primeros once meses del año.

Malas cifras en el último mes

Eso sí, tras varios de venta extraordinaria -en agosto la matriculación aumentó un 32%-, en septiembre se cerró el ciclo expansivo. En octubre la tendencia fue negativa tanto a nivel nacional como regional aunque en la provincia las cifras resultaron positivas, gracias al aumento de las matriculaciones tanto de todoterrenos como de vehículos agrícolas. En noviembre Jaén se suma a la tendencia negativa general.

«Los datos de noviembre muestran que hay debilidad en la demanda de vehículos, sobre todo en el canal de particulares. En parte, porque todavía no se han compensado la demanda adelantada por el WLTP. Y, además, esto responde, sin duda, a la incertidumbre que vive el mercado y los consumidores. Las distintas noticias sobre prohibiciones y restricciones a los vehículos de combustión sumados a las previsiones económicas, que hablan de menor crecimiento para el año que viene, afectan a la decisión de compra. La confianza del consumidor se está deteriorando», valora Noemi Navas, directora de Comunicación de Anfac.

Por su parte, Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, considera que «el retroceso de noviembre ya no es achacable a la entrada en vigor del nuevo protocolo de emisiones, como pasó en septiembre y octubre, sino principalmente a la desconfianza que está provocando en el consumidor el clima negativo alrededor de la automoción».

 

Fotos

Vídeos