El consumo de aceite de oliva en los hogares españoles cae un 25% en solo siete años

Un joven introduce una botella de aceite de oliva en su carro del supermercado./EL CORREO
Un joven introduce una botella de aceite de oliva en su carro del supermercado. / EL CORREO

A pesar de ello, casi nueve de cada diez consideran que el oro líquido es un «indispensable» en su cocina

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Una economía todavía muy débil en muchos hogares y un cambio en los hábitos de consumo, en especial de los jóvenes, han llevado a una reducción notable en el consumo del aceite de oliva en España. «El mercado nacional está muerto. Estamos compitiendo bajando el precio», lamentaba Manuel Parras, presidente del Consejo Económico y Social de la Provincia de Jaén, hace unas semanas en un cónclave para analizar el presente y sobre todo el futuro del olivar. «Jaén tiene que evolucionar», apostillaba. Las cifras le dan la razón. El consumo no es que haya tocado techo en nuestro país, es que mengua.

Así lo señala el informe sobre el sector oleícola presentado recientemente por la escuela de negocios EAE y que utiliza datos del Ministerio de Agricultura y de su Agencia de Información y Control Alimentario. En una década su consumo doméstico ha caído cerca de un 20%. En 2008, entraron 425 millones de litros en los hogares frente a los 342 de 2017. La diferencia es aún mayor con respecto a 2010, cuando fueron 446 millones, casi un 25%. La caída, salvo un año, ha sido continua. Ni la recuperación económica le ha servido para levantar el vuelo, yendo aparejado una subida de precio. Eso sí, el virgen extra y el virgen sobrellevan mucho mejor el descenso.

Además, las previsiones del consumo interior para este año -que incluye el consumo industrial y de hogares - se estima que sea prácticamente idéntico al de la última campaña, no superando las 475.000 toneladas.

En valor, no obstante, el aceite ha experimentado la evolución inversa: de los 1.256 millones de euros del año 2008 se ha pasado a los 1.373 millones de euros en 2017. Este incremento se debe al aumento de los precios por un aumento de la demanda, debido a las exportaciones. «El aumento de la demanda internacional y de las exportaciones españolas han provocado una subida de los precios que están afectando negativamente al consumo interior», señala el estudio en sus conclusiones.

Según los autores del informe, el principal factor, más allá del aumento del precio, se encuentra en el cambio en los hábitos de consumo que alejan a los jóvenes de la dieta mediterránea. Al cocinarse menos y recurrir más a comidas precocinadas, baja el uso del aceite de oliva, básico en las recetas de la dieta mediterránea.

A pesar de ello, la mayoría de los hogares españoles siguen dando un valor notable al zumo de aceituna en su cocina. Así lo señala el informe 'Percepción e imagen del aceite de oliva según los hogares compradores', realizado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, que cifra en el 86,2 por ciento los españoles que lo consideran un «indispensable».

Etiquetado y envase a mejorar

Este estudio busca demostrar que el hogar español está satisfecho con el aceite de oliva que compra pero aún puede ser mayor la valoración si el etiquetado y el envase mejoran. En este sentido, recomienda invertir en campañas corporativas o del sector para educar al hogar más joven y explicar los beneficios del consumo de aceite de oliva en su dieta.

En cuanto a la etiqueta, insta a contar con información detallada, clara y concisa ya que es clave para el comprador, indicando variedad del aceite y procedencia. Además, llama a explorar otros tipos de envase, ya que el plástico es el peor valorado. El estudio destaca que el 86,7 por ciento de hogares valora poder comprar aceite de oliva en España, teniendo en cuenta que más de la mitad de los hogares siempre se fija en el origen.

También señala que cuatro de cada diez compran marcas en promoción y por eso deciden en el punto de venta, siendo el precio un factor relevante solo para uno de cada cuatro.

El estudio también destaca que los hogares españoles están satisfechos con el aceite que compran, consiguiendo una puntuación notable de 8,3 y significativamente superior a otros productos. Las propiedades saludables del aceite a nivel cardiovascular y antioxidante destacan como un elemento de alta satisfacción para el 91 por ciento de los hogares.