Compromiso para la rehabilitación del convento de San Antonio

José Luis García-Lomas, presidente de Caja Rural; Lola Marín, alcaldesa de Baeza, y el obispo Amadeo Rodríguez, posan junto a las monjas . /IDEAL
José Luis García-Lomas, presidente de Caja Rural; Lola Marín, alcaldesa de Baeza, y el obispo Amadeo Rodríguez, posan junto a las monjas . / IDEAL

El obispo y el presidente de Caja Rural de Jaén renuevan ante las madres clarisas franciscanas el acuerdo de colaboración entre ambas entidades

M. S. C.BAEZA

El obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, y el presidente de Caja Rural de Jaén, José Luis García-Lomas Hernández, firmaron ayer en el convento de San Antonio de Baeza, la renovación del convenio de colaboración entre ambas entidades. Dicho convenio se firmó por primera vez hace ocho años, y desde entonces se viene renovando con periodicidad bianual.

La novedad de firmarse en Baeza, con las Madres Clarisas Franciscanas como testigos de la rúbrica, es que el convenio incluye un acuerdo para colaborar con los gastos derivados de la rehabilitación del convento de San Antonio de Baeza, que necesita una urgente intervención, haciendo así patente el compromiso tanto del Obispado como de la Caja Rural de Jaén en favor de este inmueble histórico cuyas religiosas viven gracias a la generosidad de mucha gente. Junto con éste, los aspectos más novedosos y relevantes del acuerdo afectan a los sacerdotes y al personal laboral del Obispado, ya que, a partir de ahora, domiciliando la nómina en Caja Rural podrán beneficiarse de una atractiva oferta de productos y servicios de esta entidad, que incluye anticipos de haberes, préstamos generales al consumo y préstamos hipotecarios.

Tras la rúbrica del convenio el obispo quiso mostrar su alegría y agradecimiento por la gran ayuda que supone este convenio con Caja Rural. «Estamos muy contentos y complacidos con la generosidad y el trato de Caja Rural». En este sentido, el obispo recordó que siempre que han acudido a Caja Rural para alguna obra de mayor necesidad «siempre hemos encontrado la comprensión y la generosidad de la Caja Rural y de su presidente». En lo referente a la rehabilitación que se va a emprender en el convento, Rodríguez Magro explicó que «las contemplativas sois una parte muy importante de la Iglesia y valoramos mucho vuestra misión. Es un gesto de la Iglesia en favor de la vida contemplativa».

Por su parte, el presidente de Caja Rural, José Luis García-Lomas, se mostró muy satisfecho con las condiciones del convenio al que se ha llegado con el obispado y a su vez expresó su deseo para que cuanto antes den comienzo las obras del convento.

Línea de afianzamiento

La Caja Rural, en su compromiso con el Patrimonio diocesano, recoge en este convenio de colaboración Obispado-Caja Rural una línea de afianzamiento mercantil con el Obispado de hasta 5 millones de euros para hacer frente a obras y otras intervenciones en templos y centros parroquiales, así como ayudas para restauración de bienes muebles.

A la reunión asistieron, además, la Alcaldesa de Baeza, Lola Marín; el vicario de Economía, Rogelio Garrido Checa; y por parte de Caja Rural de Jaén, José Márquez y técnicos del Ayuntamiento baezano.