Compromiso municipal para eliminar los tornos de los autobuses a primeros de 2018

Autobús urbano en la parada de la plaza de la Constitución. /José M. Liébana
Autobús urbano en la parada de la plaza de la Constitución. / José M. Liébana

El equipo de Gobierno asegura que llevan meses probando un nuevo sistema de conteo de viajeros, mientras que la oposición asegura que es solo para controlar a sus empleados

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZJAÉN

No será de manera inmediata, tal y como pedía Jaén en Común (JeC), pero será a «primeros de 2018» cuando desaparezcan los tornos de los autobuses urbanos de Jaén. Ese fue el compromiso con el que se cerró ayer la Comisión de Transparencia y Empresas Concesionarias, reunida de forma extraordinaria tras el informe hecho público por Jaén en Común, y elaborado por Veiasa, y en el que, según el portavoz de Jec, Manuel Montejo, queda demostrado que es «ilegal» que los autobuses circulen con los tornos.

Durante la comisión, el teniente de alcalde y concejal de Personal y Comunicación, Miguel Contreras, insistió en que la empresa concesionaria del servicio de transporte público en la ciudad, Castillo, lleva meses haciendo pruebas para establecer un nuevo sistema de control de acceso y «cuantificación efectiva de usuarios de este servicio, distinto al de los tornos». Es más, según dijo ahora mismo hay autobuses que ya están circulando sin torno y probando esos nuevos sistemas, aunque aún no está claro como será, si mediante cámaras de vigilancia con un novedosos sistema mediante láser.

La idea es que de aquí al mes de diciembre la empresa encuentre el sistema que mejor se adapte a sus necesidades, para que a «en los primeros meses del año que viene sea una realidad», según palabras de Contreras, por tanto se eliminen definitivamente los tornos.

En la comisión estuvieron presentes tanto la empresa encargada de las inspecciones técnicas de vehículos (Veiasa), cuyo informe en el que aseguraba que los autobuses no podían pasar la inspección con los tornos, fue el que hizo público Jaén en Común, y la concesionaria Castillo, además de los representantes del resto de partidos.

Contreras aseguró que a pesar de los tornos, «todos los autobuses que prestan servicio en la ciudad cumplen con la normativa que facilita el acceso a las personas con movilidad reducida, ya que todos los vehículos disponen por la puerta central de plataforma baja y por lo tanto no hay ningún problema que impida que puedan acceder».

«Ya existe un sistema de conteo de viajeros, que cada día le dice a la empresa cuántas tarjetas se han pasado y cuántos billetes se han vendido en metálico. Lo que ellos están buscando es un sistema antifraude, para evitar, y lo han dicho claramente en la reunión, que los trabajadores les roben». «Ese sistema antifraude es para la empresa, y no impide quitar los tornos mañana mismo. Además, el Ayuntamiento se tiene que creer las cifras de viajeros que la empresa le da cada año, pero la empresa no se cree las cifras de viajeros que les dan sus empleados», criticó el portavoz de Jaén en Común, Manuel Montejo.

Por todo esto han anunciado que continuarán con la campaña que están desarrollando en los últimos días , 'Autobuses Castigo: ¡Reclama! y la recogida de firmas para retirar los tornos. «No es solo una molestia, es un problema grave para las personas que no pueden acceder, es una humillación impropia de un servicio público y es un elemento de inseguridad», insistió Montejo.