Cinco heridos, dos de ellos por caídas de altura, en un incendio en el casco histórico

Bomberos y sanitarios atienden al hombre que cayó sobre el techo de la furgoneta./IDEAL
Bomberos y sanitarios atienden al hombre que cayó sobre el techo de la furgoneta. / IDEAL

Unos electricistas que trabajaban cerca fueron quienes ayudaron a desalojar a una familia atrapada por las llamas

LORENA CÁDIZJAÉN

Un incendio en la calle Hornos Negros, en el casco histórico de Jaén, justo a la espalda del centro cultural de los Baños Árabes, acabó ayer con cinco personas trasladadas al hospital Neurotraumatológico con diferentes cuadros. Según datos proporcionados por Salud, al cierre de esta edición, dos personas habían sido ya dadas de alta mientras que dos hombres seguían en observación, uno por politraumatismos y otro por inhalación de humo. También una mujer seguían ingresada tras ser operada por una fractura de tobillo.

El fuego se hacía visible a las 10.30 horas de la mañana en el primer piso de un bloque de viviendas, con tres pisos de altura. La familia que residía en el lugar donde se originó el fuego pudo salir por su propio pie, pero la del segundo piso se quedó atrapada. Cuando quisieron huir el humo espeso y negro estaba ya dentro de su vivienda. En el interior del piso había tres personas y un perro. Todos se asomaron al pequeño balcón que daba a la misma calle Hornos Negros y comenzaron a pedir ayuda. A esa hora ya eran muchos los vecinos de las casas y los bloques colindantes que observaban con impotencia la imagen.

«Ya hemos llamado a los bomberos, ya los hemos llamado», gritaban algunos vecinos, tal y como se escucha en un vídeo, grabado por uno de esos vecinos y que ayer circuló por las redes sociales.

Esas voces fueron las que alertaron a unos electricistas de una empresa subcontratada por Endesa, que en esos momentos trabajaban reparando una avería en una calle aledaña. Fueron ellos quienes buscaron la forma de salvar a la familia atrapada. Primero trajeron la escalera con la que estaban trabajando, pero al colocarla se dieron cuenta de que se quedaba corta para llegar al segundo piso y pensaron en ir a buscar su furgoneta.

Es en esos minutos fue cuando el hombre, atrapado junto a dos mujeres, y en un estado evidente de nerviosismo, decidió soltar al perro por el balcón. En las imágenes se ve como cae al suelo de pie y sale corriendo.

Al colocar la escalera sobre la furgoneta, comenzó el desalojo. La Policía Local llegó en ese momento y entre los trabajadores y el agente se situaron al pie de la escalera, y sobre las rejas de la ventana del primer piso para guiar en el descenso a cada una de las víctimas. Primero bajó la chica más joven, que consiguió hacerlo sin problema. Después la mujer, que también bajó la escalera sin problema. Cuando estaba llegando al final, el hombre, con problemas de obesidad, comenzó también a descender la escalera, pero no lo consiguió. Nada más empezar a bajarla se cayo a plomo sobre la furgoneta con la mala suerte de que su caída provocó a su vez la caída de uno de los electricistas desde la furgoneta al suelo. En total, cinco personas afectadas, dos de ellas con politraumatismos. Todos ellos tuvieron que ser trasladados al hospital Neurotraumatológico. Fueron necesarias unas 14 personas para bajar al vecino que se precipitó sobre el techo de la furgoneta, según informó más tarde el Ayuntamiento.

Quejas

Fueron varios los vecinos de la zona que, ante lo sucedido ayer, se quejaron de la falta de accesibilidad de la calle y denunciaron que las ambulancias no habían podido llegar hasta la puerta del edificio, al igual que los camiones de bomberos.

Lo cierto es que los heridos tuvieron que ser trasladados en las camillas unos metros, hasta las ambulancias. «A las personas se les atiende en el interior de una ambulancia, no en la calle como a los perros», criticaba ayer una vecina.

«¿Pero cómo no han podido llegar las ambulancias si yo las he visto pasar por aquí varias veces?», decía por su parte la propietaria del tercer piso del bloque de viviendas afectado, que por suerte, en el momento del incendio estaba vacío. Toda la familia había salido corriendo de sus trabajos cuando los habían llamado contándoles el incendio. Ayer contemplaban la fachada del edificio angustiados, sobre todo porque tenían un perro en casa y no sabían cómo se encontraban. Cuando los bomberos, una vez sofocadas las llamas y analizado el estado del inmueble, los dejaron pasar, pudieron comprobar que estaba bien. El incendio también obligó a desalojar a los alumnos del colegio San Vicente de Paúl, cuyo patio da a la parte trasera del edificio incendiado. Los alumnos fueron trasladados a la plaza Santa Luisa de Marillac, también conocida como 'plaza del pato', donde se ubica el Palacio de Villardompardo, ahora conocido como centro cultural Baños Árabes. Allí permanecieron hasta que ya no hubo riesgo y pudieron volver a clase.

De momento se siguen investigando las causas que originaron el incendio.

Fotos

Vídeos