La cifra de universitarios con discapacidad se triplica

UJA. Campus de Las Lagunillas. /IDEAL
UJA. Campus de Las Lagunillas. / IDEAL

Premiado por la ONCE un estudio realizado en la UJA que avala la apuesta por la accesibilidad

A. B.JAÉN

La Universidad de Jaén ha pasado de tener 51 estudiantes con algún tipo de discapacidad en 2005 a tener 150 en el presente curso, lo que constata la apuesta por la accesibilidad realizada por la institución jienense. Otra cifra que avala el esfuerzo de la universidad en este sentido es que la tasa de inserción laboral de las personas tituladas con discapacidad de la Universidad de Jaén sea superior al 61%.

Precisamente un estudio sobre la empleabilidad de este colectivo ha sido premiado recientemente por la Fundación ONCE como mejor comunicación en el marco del IV Congreso Internacional 'Universidad y Discapacidad' celebrado en Madrid.

Premio

Los encargados de realizar este trabajo fueron Trinidad Ortega Expósito y Emilio Ayala Segura, personal del Servicio de Atención y Ayuda al Estudiante de la Universidad de Jaén, concretamente de los vicerrectorados de Relaciones con la Sociedad e Inserción Laboral y el de Estudiantes, que hicieron posible que el proyecto se haya realizado. El estudio 'La inserción laboral del alumnado egresado con discapacidad en la Universidad de Jaén' analiza cuál es la situación laboral de las personas tituladas con discapacidad en el periodo 2005-2017.

En total se egresaron 304 personas con discapacidad en este periodo de tiempo, un 54% hombres y un 46% mujeres, recogiéndose en la investigación una muestra de 158 personas, a las que entrevistaron entre mayo y junio de 2008.

Uno de los principales resultados que se sacan del estudio es que la tasa de inserción laboral de las personas tituladas con discapacidad que han cursado estudios académicos en la Universidad de Jaén entre el periodo 2005-2017 es superior al 61%, lo que significa que seis de cada diez personas egresadas con discapacidad encuentran empleo y al menos estas seis personas lo hacen en un trabajo acorde a sus estudios universitarios

De los entrevistados, el porcentaje mayor de mujeres universitarias con discapacidad tiene una edad comprendida entre los 19 y los 33 años, mientras que el mayor porcentaje de hombres universitarios con discapacidad atiende a una edad superior a 34 años e inferior a 48 años.

Ciencias Sociales

En cuanto a las áreas de conocimiento en las que han cursado estudios universitarios, cabe destacar que son las Ciencias Sociales y Jurídicas las que mayor demanda tienen, siendo el área de Ingeniería y Arquitectura la que menos demandada por el grupo de mujeres, y en el caso de los hombres es el área de ciencias la que muestra una menor demanda. El nivel de estudios que mayoritariamente alcanzaron fue el Grado seguido de los estudios de primer y segundo ciclo correspondientes al sistema Pre-Bolonia. Un 8,5% de las personas con discapacidad entrevistadas realizaron movilidad internacional Erasmus

Valoración

Ortega y Ayala están de acuerdo en afirmar que el premio que les ha concedido la Fundación ONCE es el colofón a la apuesta que en 2005 hizo la Universidad por la accesibilidad a través de la creación de la Unidad de Atención a Estudiantes con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo y al trabajo realizado en los últimos años. En este sentido, señalan que esperan no quedarse en el estudio, que su deseo es seguir contribuyendo a la accesibilidad y a eliminar estereotipos, poniendo de relieve que las personas con discapacidad son igual de productivas que otras personas.

Según explica Emilio Ayala, las demandas de las personas con discapacidad en la Universidad depende del tipo de discapacidad, señalando por ejemplo que este año les han pedido, entre otras muchas cosas, un intérprete de lenguaje de signos para varios alumnos con discapacidad auditiva o la adaptación de ordenadores para personas con discapacidad visual.

Orientación laboral

En cuanto al apartado de orientación laboral, Trinidad Ortega destaca que lo que más solicitan es prácticas en empresas e información global, añadiendo que desde su unidad se apuesta por la adaptación del puesto de trabajo para eliminar la última barrera para que las personas con discapacidad puedan acceder a un puesto de trabajo.

Con respecto a la contratación general de personas con discapacidad en las empresas, Ortega pone de relieve que las empresas suelen tener en cuenta las ayudas que se conceden en estos casos, pero que les cuesta adaptar el puesto de trabajo a la discapacidad que tienen estas personas, por lo que suelen buscar personas con un porcentaje de discapacidad muy bajo, de un 33o 34% para que no sea necesario realizar adaptaciones.

Como conclusión del estudio señalan que promover la autonomía de las personas con discapacidad mediante el entrenamiento de las capacidades, habilidades y actitudes desarrolla las competencias personales y profesionales obteniéndose como resultado el logro de la inserción laboral y el mantenimiento del puesto de trabajo.

 

Fotos

Vídeos